Uno Love Quotes

We've searched our database for all the quotes and captions related to Uno Love. Here they are! All 195 of them:

- El amor debe ser algo que te haga perder la razón -susurró-. Algo que te ate para siempre a unos ojos, que no te deje respirar cuando no puedas mirarte en ellos... -¿De verdad crees que existe un amor así? -preguntó, aturdida por sus palabras. -Estoy seguro.
Ángeles Ibirika (Entre sueños)
El sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor
Gabriel García Márquez
Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad. ¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada. Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»). Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.
Jaime Sabines (Recuento De Poemas, 1950-93)
Y entonces se hizo el silencio. Un silencio realmente extraño. Nos miramos el uno al otro como si nos estuviéramos viendo por primera vez. Era como si el mundo hubiese dejado de dar vueltas sólo para nosotros. Un silencio extraño y mágico.
Cecelia Ahern (Where Rainbows End)
Que enamorarse es y será siempre eso que me pasó a su lado. Pero amar es mejor.
Amalia Andrade Arango (Uno siempre cambia al amor de su vida)
Ella tiene la clase de amor que puede manchar tu alma, hacerte rogar no tener uno, sólo para escapar del hechizo bajo el que te ha puesto. He tratado de liberarme de ella una y otra vez, pero es inútil. Tengo más de ella en mis venas que sangre.
Tarryn Fisher (Thief (Love Me with Lies, #3))
¿Pero cuándo el amor es propiamente amor? ¿Puede uno amar a quien le acompañó por una hora? ¿Por dos horas, dos meses, dos años, dos minutos? ¿Se ama a quien se conoce, justamente por eso, o es quizás al revés: conocemos para desconocer, y así poder amar sin el estorbo de la realidad?
Xavier Velasco (Diablo Guardián)
Los idiomas hay que saberlos cuando uno va a vender algo. Pero cuando uno va a comprar, todo el mundo le entiende como sea.
Gabriel García Márquez (Love in the Time of Cholera)
Me enamoré de él. Pero no solamente estoy con él por defecto, como si no hubiera nadie más disponible para mí. Estoy con él porque lo elijo, cada día que me despierto, cada día que peleamos o nos mentimos el uno al otro o nos decepcionamos. Lo elijo una y otra vez y él me elije a mí.
Veronica Roth (Allegiant (Divergent, #3))
Mi táctica es mirarte aprender como sos quererte como sos Mi táctica es hablarte y escucharte construir con palabras un puente indestructible Mi táctica es quedarme en tu recuerdo no sé cómo ni sé con qué pretexto pero quedarme en vos Mi táctica es ser franco y saber que sos franca y que no nos vendamos simulacros para que entre los dos no haya telón ni abismos Mi estrategia es en cambio más profunda y más simple Mi estrategia es que un día cualquiera no sé cómo ni sé con qué pretexto por fin me necesites.
Mario Benedetti (Inventario Uno: Poesía completa, 1950-1985)
No podías resumirnos a Olivia y a mí en nostalgia. El día que la conocí bajo ese árbol, es como si respirara parte de ella en mis pulmones. Seguimos volviendo el uno al otro. La distancia entre nuestros cuerpos creció con los años al tratar de vivir separados. Pero esa parte de ella agarró raíces y creció. Y más allá de la distancia o circunstancias, Olivia es algo que crece dentro de mí.
Tarryn Fisher (Thief (Love Me with Lies, #3))
Tú y yo somos una sola criatura, las dos partes de una unidad. No podemos vivir separados, no podemos apartarnos el uno del otro; tú no puedes excluirme, yo tampoco. Cualquier suerte que debamos correr, la correremos juntos. Roger Blackraven.
Florencia Bonelli (El cuarto Arcano II. El puerto de las tormentas)
La gente que uno quiere debería morirse con todas sus cosas.
Gabriel García Márquez (Love in the Time of Cholera)
Se reunían un par de veces al año en cualquier punto del mapa para vivir unos días de ilusión y regresar luego con el cuerpo agradecido y el alma alborozada.
Isabel Allende (Of Love and Shadows)
–¿No está enojado? –Estoy contento, –dijo. –Ellos van a ser capaces de cuidar uno del otro cuando yo me haya ido, o por lo menos puedo esperar eso. Él dice que ella no lo ama, pero seguramente ella llegara a amarlo con el tiempo. Will es fácil de amar y él le ha dado todo su corazón. Lo puedo ver. Espero que no se lo rompa.
Cassandra Clare (Clockwork Princess (The Infernal Devices, #3))
Lanzarme con otro libro es tan grave como enamorarme, un impulso alocado que exige dedicación fanática. Con cada uno, como ante un nuevo amor, me pregunto si me alcanzarán las fuerzas para escribirlo y si acaso semejante proyecto vale la pena: hay demasiadas páginas inútiles y demasiados amoríos frustrados.
Isabel Allende (The Sum of Our Days: A Memoir)
Era uno de esos amores sin pretensiones ni dobleces, tan verdadero que no llevaba en él ni una sola pizca de maldad.
Benito Taibo (Por una rosa)
Compañera usted sabe que puede contar conmigo no hasta dos o hasta diez sino contar conmigo si alguna vez advierte que la miro a los ojos y una veta de amor reconoce en los míos no alerte sus fusiles ni piense qué delirio a pesar de la veta o tal vez porque existe usted puede contar conmigo si otras veces me encuentra huraño sin motivo no piense qué flojera igual puede contar conmigo pero hagamos un trato yo quisiera contar con usted es tan lindo saber que usted existe uno se siente vivo y cuando digo esto quiero decir contar aunque sea hasta dos aunque sea hasta cinco no ya para que acuda presurosa en mi auxilio sino para saber a ciencia cierta que usted sabe que puede contar conmigo
Mario Benedetti
El amor que se profesaban era tan verdadero que no había ninguna necesidad de ponerlo a prueba. El destino los había unido con un lazo tan fuerte que solo es posible encontrar uno igual entre un millón
Haruki Murakami
Para mí un beso es algo más que dos labios que se juntan. Es... el punto álgido de una atmósfera, de unos sonidos, de una cercanía, de unas palabras.
Javier Ruescas (LIVE (PLAY, #3))
Metti chiunque, anche uno scemo, davanti a una finestra, e avrai uno Spinoza.
Nicole Krauss (The History of Love)
Numero uno: you realise pretty quickly that you're never going to get what one of the viler magazines might refer to as a 'bikini body' so, instead of doing a hundred sit-ups twice a day, you can opt out of all that perfectionist malarkey. And you can spend your energy developing other personal qualities. Like being funny. And galloping. And learning complex dance routines, which become suddenly hilarious when you whack on a leotard and try to perform them. All that lovely stuff.
Miranda Hart (Is It Just Me?)
Hadley presiono su cabeza contra la ventana del taxi y se descubre sonriendo al pensar en él. Es como una canción que uno no puede quitarse de la cabeza. Por mucho que lo intente, la melodía de su encuentro suena sin fin en su cerebro, cada vez más hermosa, como una nana, o un himno, y se le ocurre que nunca se cansará de escucharla.
Jennifer E. Smith (The Statistical Probability of Love at First Sight)
Durante toda mi vida he entendido el amor como una especie de esclavitud consentida. Pero esto no es así: la libertad sólo existe cuando existe el amor. Quien se entrega totalmente, quien se siente libre, ama al máximo. Y quien ama al máximo, se siente libre. Pero en el amor, cada uno de nosotros es responsable por lo que siente, y no puede culpar al otro por eso. Nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie. Y esta es la verdadera experiencia de la libertad: Tener lo más importante del mundo sin poseerlo.
Paulo Coelho (Eleven Minutes)
La vida está hecha de tiempo. Los días se miden en horas, los salarios se miden en función de esas horas, nuestros conocimientos se miden en años. Robamos unos minutos a nuestras jornadas para tomar un café. Volvemos corriendo a nuestros puestos, miramos el reloj, vivimos de cita en cita. Y, sin embargo, el tiempo termina agotándose y en el fondo de tu alma te preguntas si esos segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años y décadas se están empleando de la mejor manera posible.
Cecelia Ahern (Love, Rosie)
Superarse a uno mismo es un beso con lengua al amor propio
Elvira Sastre
Cuando uno se enamora las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido la desdicha se llena de milagros el miedo se convierte en osadía y la muerte no sale de su cueva enamorarse es un presagio gratis una ventana abierta al árbol nuevo una proeza de los sentimientos una bonanza casi insoportable y un ejercicio contra el infortunio por el contrario desenamorarse es ver el cuerpo como es y no como la otra mirada lo inventaba es regresar más pobre al viejo enigma y dar con la tristeza en el espejo
Mario Benedetti
De pronto, tuve una horrible certeza. Por más tiempo que viviera, jamás podría esperar una felicidad mayor que la que sentía en aquel momento. Lo único que podía hacer era intentar conservarla para siempre. Me horrorizó la felicidad que sentía. Si la porción de dicha que corresponde a cada uno estaba fijada de antemano, en aquellos instantes quizá estuviera agotando la parte que a mí me correspondía para mi vida entera, Y, algún día, los mensajeros de la luna me arrebatarían a mi princesa. Entonces sólo me quedaría un tiempo tan largo como la vida eterna.
Kyōichi Katayama (Socrates In Love)
Así se reanudó una amistad prohibida que por lo menos una vez se pareció al amor. Hablaban hasta el amanecer, sin ilusiones ni despecho, como un viejo matrimonio condenado a la rutina. Creían ser felices, y tal vez lo eran, hasta que uno de los dos decía una palabra de más, o daba un paso de menos, y la noche se pudría en un pleito de vándalos que desmoralizaba a los mastines. Todo volvía entonces al principio, y Dulce Olivia desaparecía de la casa por largo tiempo.
Gabriel García Márquez (Of Love and Other Demons)
icen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos, esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella. Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderás siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y te impedirá, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejarás de intentarlo. Te rendirás y buscarás a esa otra persona que acabarás encontrando. Pero te aseguro que no pasarás una sola noche sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más. Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estabais leyendo esto os ha venido su nombre a la cabeza. Te librarás de él o de ella, dejarás de sufrir, conseguirás encontrar la paz (le sustituirás por la calma), pero te aseguro que no pasará un día en que desees que estuviera aquí para perturbarte… Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.
Paulo Coelho (The Zahir)
-…Pero contigo… Estoy distraído, fuera de enfoque, preocupado por ti permanentemente, y al mismo tiempo totalmente pendiente de cada uno de tus movimientos, de tus gestos, de tus alientos… Te siento hasta cuando respiras ¿sabes?...
Adri G.M. (La elevación (Los dominios del Ónix Negro, #1))
Regalar un libro es fácil hasta que buscas uno para quien te ha robado el corazón.
Sofía Navarro
No soy uno de esos cínicos que cree que el amor no existe, porque lo he visto en otras personas. Pero yo no puedo sentirlo. Ni por una mujer ni por nadie. Nunca he amado.
Susan Elizabeth Phillips (Kiss an Angel)
Hay ciertos sentimientos que aumentan en el alma cuando se confían, y el amor es uno de ellos - Rafael San Luis
Alberto Blest Gana (Martín Rivas)
El amor no es eternidad; tampoco es el tiempo sucesivo...Es la percepción instantánea de todos los tiempos en uno solo, de todas las vidas en un instante. ¿Qué ve la pareja, en el espacio de un parpadeo? La identidad de la aparición y la desaparición, la verdad del cuerpo y del no-cuerpo, la visión de la presencia que se disuelve en un esplendor; vivacidad pura, latido del tiempo.
Octavio Paz (The Double Flame: Love and Eroticism)
Iba a contaros algo -empezó Mel-. Bueno, iba a demostrar algo. Veréis: sucedió hace unos meses, pero sigue sucediendo en este mismo instante, y es algo que debería hacer que nos avergoncemos cuando hablamos como si supiéramos de qué hablamos cuando hablamos de amor.
Raymond Carver (What We Talk About When We Talk About Love)
En noches así siempre se anda uno preguntado cuánto ha olvidado y cuánto de todo esto va a recordar en el futuro. Después los antidepresivos detienen todos esos malditos neurotransmisores y uno ya no se pregunta nada.
Ray Loriga (Tokyo Doesn't Love Us Anymore)
El amor verdadero no era precisamente uno de esos absolutos; pregunta en la cual la palabra <>, sin embargo, tenía tanto que ver con la empleada por Kant o Hegel como la palabra <> con un descarrilamiento o un terremoto, con sus aullidos y su sangre. Bruno respondía que, a su juicio, la calidad del amor que hay entre dos seres que se quieren cambia de un instante a otro, haciéndose de pronto sublime, bajando luego hasta la trivialidad, convirtiéndose más tarde en algo afectuoso y cómodo, para repentinamente convertirse en un odio trágico o destructivo".
Ernesto Sabato (Sobre héroes y tumbas)
Come gli manca uno sguardo così. Se non lo conosci vivacchi e non ti manca. Ma se una stronza ti ha posato addosso quelle ali lì, ti ha fatto sentire l'eroe di una sceneggiatura temeraria, rimani tutta la vita un mendicante che va in giro a cercare quelle palpebre che si aprono solo per guardarti e si chiudono per imprigionarti.
Margaret Mazzantini (Nessuno si salva da solo)
Es curioso cómo nos pasamos la vida preocupados por cosas que siempre terminan teniendo solución, para bien o para mal. Tememos las malas situaciones como si fueran el final y no lo son. Final solo hay uno y ese... ese sí que no tiene vuelta de hoja.
Elísabet Benavent (La magia de ser nosotros (La magia de ser... #2))
Mentre cominciavano a camminare, si piegò verso di lei, sfiorandole i capelli con le labbra. “Hai il suo odore addosso”. Eloise nascose l’imbarazzo con uno sbuffo poco elegante. “Vorrei ben vedere, visto che si è tanto impegnato a lasciarmelo, sapendo che sarei stata con te. Prima o poi mi stancherò di queste sciocchezze, vi avverto”. "Cose da uomini, ragazzina umana". "Cose da idioti" precisò lei. "Umani o meno".
Virginia De Winter
Uno nunca deja de amar a alguien cuando estás enamorado, tan profundamente.
Tarryn Fisher (Dirty Red (Love Me with Lies, #2))
El amor de un ser humano por otro, es posiblemente la prueba más difícil para cada uno de nosotros.
Rainer Maria Rilke
Con cada uno de sus besos, de sus caricias, de sus sonrisas, el mundo deja de girar por unos segundos.
Marta Lobo (El accidente de mi vida)
lo que uno no esté dispuesto a hacer por amor... no debería hacerlo por nada.
Jordi Balaguer (El retorno de Gryal (El amante de la luna, #3))
Uno solo se enamora de verdad cuando no se da cuenta de que lo está haciendo.
Carlos Ruiz Zafón (El laberinto de los espíritus (El cementerio de los libros olvidados, #4))
Sobre todo, no se enamora uno de quien se le parece.
Marguerite Yourcenar (Alexis ou le Traité du vain combat / Le Coup de grâce)
La distancia llegó lentamente, como el agua de mar llenando un bote, sin que ni siquiera nos diéramos cuenta. Antes de que uno lo sepa, se encuentra bajo el agua.
Jenny Han (Always and Forever, Lara Jean (To All the Boys I've Loved Before, #3))
Cada persona tiene una imagen o una memoria que guarda en secreto. Una que tiene que desenvolver, como un trozo de caramelo, por las noches. Si uno pasa por allí, cae en el valle de la ensoñación.
Alyson Richman (Los amantes de Praga)
El amor consiste en una empatía ilimitada, surgida de lo que el corazón nos revela, que el otro es tan real como nosotros. Y por eso el amor, según lo entiendo, siempre es concreto. Intentar amar a toda la humanidad puede ser una empresa loable, pero curiosamente se centra en uno mismo, en el bienestar moral y espiritual de uno mismo. Mientras que para amar a una persona concreta, e identificarse con sus esfuerzos y alegrías como si fueran propios, uno tiene que renunciar a una parte de sí.
Jonathan Franzen (Farther Away)
There are at least five swear words I like better than fuck. My favorites are compound words like apeshit, craphat or batshit, but above all, my numero uno, all-time favorite swear word is assclown, without a doubt. Asshat runs a close second. I must say, very few things give me greater pleasure than calling someone an assclown when they really fit the bill. I love it more than puppies and baby seals.
Renee Carlino (Sweet Thing (Sweet Thing, #1))
La amistad debe estar llena de admiración mutua, de amor de apreciación. Necesario será recordarla: sentiremos que somos nosotros mismos —nosotros cuatro o cinco— quienes nos hemos elegido unos a otros; al percibir cada uno la belleza interior de los demás, todos iguales, y formando así una nobleza voluntaria, creeremos que nosotros mismos nos hemos elevado por encima del resto de la humanidad gracias a nuestros propios poderes.
C.S. Lewis (The Four Loves)
Ho capito in quell'istante di essere veramente innamorato, ma nel senso della parola inglese: in love. Forse non eravamo nemmeno due persone innamorate l'una dell'altra ma innamorate di ciò che ci univa. Come due musicisti jazz: ciò che li unisce non è l'amore dell'uno per l'altro, ma l'amore che entrambi hanno per la musica. Ciò che creano.
Fabio Volo (Il giorno in più)
Recorrí pasillos y galerías en espiral pobladas por cientos, miles de tomos que parecían saber más acerca de mí que yo de ellos. Al poco, me asaltó la idea de que tras la cubierta de cada uno de aquellos libros se abría un universo infinito por explorar y de que, más allá de aquellos muros, el mundo dejaba pasar la vida en tardes de fútbol y seriales de radio, satisfecho con ver hasta allí donde alcanza su ombligo y poco más. Quizá fue aquel pensamiento, quizá el azar o su pariente de gala, el destino, pero en aquel mismo instante supe que ya había elegido el libro que iba a adoptar. O quizá debiera decir el libro que me iba a adoptar a mí. Se asomaba tímidamente en el extremo de una estantería, encuadernado en piel de color vino y susurrando su título en letras doradas que ardían a la luz que destilaba la cúpula desde lo alto. Me acerqué hasta él y acaricié las palabras con la yema de los dedos, leyendo en silencio. La Sombra del Viento JULIÁN CARAX.
Carlos Ruiz Zafón (The Shadow of the Wind (The Cemetery of Forgotten Books, #1))
Tal vez eso es lo que nos llama a cada uno de nosotros, la promesa de la próxima historia, justo en el horizonte. O la historia patinando por la ventana del frente. O la que late en el interior de nuestros corazones, a la espera de ser puestas en libertad.
Suzanne Selfors (Mad Love)
Marvin: – La necrofilia ce l’abbiamo sepolta dentro. Uno dei miei libri, Storia della tortura e della morte, parla delle atrocità che abbiamo commesso in nome della giustizia e della vendetta. Spesso erano peggiori dei crimini originali. L’uomo è un animale sanguinario.
Joe R. Lansdale (Act of Love)
Lei era tutto. Primo, costituiva una certezza attorno alla quale tutto girava, una certezza di libertà e un senso di sicurezza. E' stata quello che il grande poeta bengalese che cito sempre è riuscito così bene a descrivere, il palo al quale l'elefante si fa legare con un filo di seta. Se l'elefante dà uno strattone può scappare quando vuole, ma non lo tira. Ha scelto di essere legato con un filo di seta a quel palo.
Tiziano Terzani (La fine è il mio inizio)
Es cierto, no hay planes celestiales ni infernales. Pero cuando uno está enamorado busca explicar el rechazo en términos de intriga. El amor es fatal para el pensamiento. La gente empieza a creer en gualichos, en maldiciones, en conexiones mágicas. Siga un consejo: no se enamore.
Alejandro Dolina (Cartas marcadas)
Somos el uno para el otro, no puedes negarlo, tú eres la única persona en el mundo que puede calmarme cuando estoy molesto, y se que yo soy el único que te tranquiliza cuando le temes a algo. Nosotros no… No necesitamos palabras, simplemente con una mirada nos comunicamos, y el mundo entero desaparece. Así que no puedes escapar de esto, al menos se que yo no puedo, porque esto es lo mas real que ha ocurrido en mi vida.
Lolo Mayaya (Innocent Temptation (Divine Temptations #2))
Julie le ha dicho a Faye que cree que los amantes pasan por tres fases distintas cuando empiezan a conocerse bien. Primero intercambian anécdotas y gustos. Después se cuentan las cosas en que creen. Y luego cada uno examina la relación entre lo que el otro dice que cree y lo que hace en realidad.
David Foster Wallace (Girl With Curious Hair)
En noches así siempre se anda uno preguntado cuánto ha olvidado y cuánto de todo esto va a recordar en el futuro.
Ray Loriga (Tokyo Doesn't Love Us Anymore)
Es tan lindo saber que usted existe, uno se siente vivo.
Mario Benedetti
Nos sonreímos el uno al otro, como si ambos supiéramos algo que ninguno de los dos tenía el valor de decir.
Alyson Richman (Los amantes de Praga)
Y uno termina por olvidarse de ese amor que vuelve extraordinaria a la gente común
Federico Moccia
Ella negó con la cabeza. —No podemos gustarnos el uno al otro. No podemos ser amigos. —Me alegro, porque no quiero ser tu amigo. Quiero ser algo más.
Gena Showalter (Intertwined (Intertwined, #1))
Y que no pase el tiempo acumulado / para amar unos ojos y tenerlos / y vivir de la idea y el oficio.
Sigfredo Ariel (Las primeras itálicas)
Sulla parte di me che prende le decisioni si è ormai sedimentato uno spesso strato di placca, una concrezione gessosa che è il paradossale risultato di tanti momenti inconsistenti.
Merritt Tierce (Love Me Back)
Non darmi false speranza per il futuro. Soprattutto se nel profondo sai che non ne avremo uno.
Colleen Hoover (Ugly Love)
Grace me dijo eso de que los abogados no saben de amor, menos uno de divorcios.
Isabel Quintín (LadyKiller)
Se encargaba de que además de los pisos, los arcos y los baños, hubiera unos brazos y unos pies a los que yo considerara mi casa.
Catalina Aguilar Mastretta (Todos los días son nuestros)
No se abrazaron unos a otros, porque donde hay mucho amor no suele haber demasiada desenvoltura.
Miguel de Cervantes Saavedra (Don Quijote de la Mancha)
La amistad surge fuera del mero compañerismo cuando dos o más compañeros descubren que tienen en común algunas ideas o intereses o simplemente algunos gustos que los demás no comparten y que hasta ese momento cada uno pensaba que era su propio y único tesoro, o su cruz. La típica expresión para iniciar una amistad puede ser algo así: «¿Cómo, tú también? Yo pensaba que era el único».
C.S. Lewis (The Four Loves)
Uno de los motivos porque quiero tanto a este perro es por sus ojos. Desde que estoy enfermo la gente me mira de distintas maneras. En los ojos de algunos veo temor, en los de otros intolerancia. En los de la abuela veo lástima. En los de papá enojo y vergüenza. En los de mamá miedo y reproche. En tus ojos curiosidad y misterio, a menos que creas que mi enfermedad no tiene nada que ver con que estemos juntos en este momento. Los únicos ojos que me miran igual, en los únicos ojos que me veo como soy, no importa si estoy sano o enfermo, es en los ojos de mi perro. En los ojos de Sacha.
Antonio Santa Ana (Los ojos del perro siberiano)
Magari qualcosa, una moneta che cade, un piccolo braccialetto che si impiglia alla maglia di qualcuno, uno scontrino che scivola via, cambia il destino di una persona. E quella persona, per un piccolo, banalissimo gesto, non farà più le stesse cose che avrebbe fatto invece se quel gesto non si fosse verificato. E la sua vita prende un altro binario. Magari per sempre. Magari per un po' soltanto. Chissà.
Claudia Pintus (Sotto scacco)
io, mio caro, non credo nell'amore universale. L'amore esiste in dosi modiche. Si possono amare forse cinque fra uomini e donne, dieci magari, talvolta financo quindici. E anche questo solo assai di rado. Ma se uno arriva e mi dice che ama tutto il Terzo mondo, o ama l'America Latina, o ama il sesso femminile, quello non è amore ma retorica. Pura demagogia. Slogan. Non siamo nati per amare più di una manciata di persone.
Amos Oz (Judas)
Florentino Ariza supo en ese momento que también a ella le había llegado la hora de preguntarse con dignidad, con grandeza, con unos deseos incontenibles de vivir, qué hacer con el amor que se le había quedado sin dueño
Gabriel García Márquez (Love in the Time of Cholera)
Y aquí hemos llegado; hace mucho que ya no me ama y donde termina el amor empieza el disgusto. ¿Qué barrio desconocido es éste? Calles que suben sin fin y casas, siempre habitadas por seres que se odian los unos a los otros
León Tolstói (Ana Karenina)
Siempre creí que la clave para encajar en el mundo era tratando de parecerme al resto de la gente, así que nunca me imaginé que encontraría mi verdadero hogar en medio de seres infinitamente distintos los unos de los otros".
Mariana Palova (El Señor del Sabbath (La nación de las bestias, #1))
—Gracias—le dije con una sonrisa, y controlada por un impulso me incliné y lo abracé, pero reaccione después de unos segundos y comencé a apartarlo —Bueno ya puedes soltarme Swanson, no se me valla a pegar el olor de pobre o algo.
Lolo Mayaya (Play With Me)
La visione che si manifestò la lasciò attonita e felice, inquietantemente felice. Davide Ranieri bagnato era infernale, un mostro sacro di bellezza che non sarebbe dovuto esistere. Era Apollo in carne e ossa. I capelli si erano scuriti a causa della pioggia, dalle lunghe ciglia cadevano giù le lacrime del maltempo, i suoi occhi erano vetro trasparente che ustionava. Le labbra non erano il solito spicchio divertito, ma uno sfregio triste che le diede i brividi.
R.M. Stuart (Quel silenzio fra noi)
Y luego se besaron. Algo exploto dentro de su pecho, haciéndolo olvidar la tensión, la confusión y el miedo, borrando el dolor de unos segundos antes. Por un momento sintió que ya nada le preocupaba. Que a partir de ese momento todo estaría bien.
James Dashner (The Scorch Trials (The Maze Runner, #2))
En la amistad —en ese mundo luminoso, tranquilo, racional de las relaciones libremente elegidas— uno se aleja del sistema nervioso y lo animal. De entre todos los amores, ese es el único que parece elevarnos al nivel de los dioses y de los ángeles.
C.S. Lewis (The Four Loves)
Cuando alguien se ha ido durante mucho tiempo, primero guardas todas las cosas que quieres decirles. Intentas mantener un seguimiento de todo en tu cabeza. Pero es como si trataras de aferrarte a un puñado de arena, todos los pequeños trozos se deslizan de tus manos y entonces sólo estás reteniendo polvo y aire. Es por eso que no puedes guardarlo todo así. Porque para cuando se vean el uno al otro, sólo mantendrás las cosas grandes, ya que es demasiado molesto contar las pequeñas cosas. Pero esas pequeñas cosas son las que hacen la vida.
Jenny Han (To All the Boys I've Loved Before (To All the Boys I've Loved Before, #1))
La verdadera felicidad no se encuentra ni en el jardín ni en la cocina, y no viene de los pájaros ni siquiera de este, ni del otro lado de la verja donde parece que la hierba es más verde. Surge del interior de cada uno de nosotros cuando conocemos la verdad de las cosas.
Marcia Grad (The Princess Who Believed in Fairy Tales)
Come potrebbe un uomo prigioniero nella ragnatela della routine ricordarsi che è un uomo, un individuo ben distinto, uno al quale è concessa un'unica occasione di vivere, con speranze e delusioni, dolori e timori, col desiderio di amare e il terrore della solitudine e del nulla?
Erich Fromm (The Art of Loving)
No me acuerdo en qué tiempo, pero en uno pasado, era el amor de mi vida, el viejo de mi vejez, el papá de los hijos que no tengo. Era el agua de mi propio aliento y la memoria que tiene mi piel -entre el cuello y el pecho- lo guardó tan cerca que puede sentir sus dedos recorriéndola.
Catalina Aguilar Mastretta (Todos los días son nuestros)
È curioso il modo che ha il destino di venire sotto forma di tempo. Anzi lo sarebbe, se non fosse che ce l'ha per vizio. Se uno, al momento del fatto che gli cambia la vita, buttasse l'occhio all'orologio, vedrebbe le lancette che ripartono da uno zero fatto apposta per lui. Una risposta, una notizia, un incontro, un certo particolare squillo del telefono, arrivano con l'anteprima. Si fanno vedere e scappano in avanti, mostrando la sequenza fin dove l'occhio la segue. Tutto il futuro non lo conosciamo. Quello più in là soprattutto. Ma il primo sì. Lo vediamo benissimo.
Diego De Silva (La donna di scorta)
Le había enseñado que nada de lo que se haga en la cama es inmoral si contribuye a perpetuar el amor. Y algo que había de ser desde entonces la razón de su vida: la convenció de que uno viene al mundo con sus polvos contados, y los que no se usan por cualquier causa, propia o ajena, voluntaria o forzosa, se pierden para siempre.
Gabriel García Márquez (El amor en los tiempos del cólera)
Dammi il mio giorno; ch'io mi cerchi ancora un volto d'anni sopito che un cavo d'acque riporti in trasparenza, e ch'io pianga amore di me stesso. Ti cammino sul cuore, ed è un trovarsi d'astri in arcipelaghi insonni, notte, fraterni a me fossile emerso da uno stanco flutto; un incurvarsi d'orbite segrete dove siamo fitti coi macigni e l'erbe.
Salvatore Quasimodo
Si ahora están en silencio, si ahora en ese silencio están interrogándose, si no quiebran ese silencio en el que están interrogandose con una sonrisa muda, es porque nada los retiene allí salvo eso, salvo estar sencillamente el uno frente al otro, dejando pasar el tiempo sin más objeto que tenerse cerca, y eso es lo bello de estar en silencio interrogándose
Eduardo Sacheri
Vivimos a ras de suelo, en lo llano, y sin embargo aspiramos a elevarnos [...] Algunos se elevan por medio del arte, otros con la religión; la mayoría, con el amor. Pero al elevarnos también podemos caer en picado [...] Cada historia de amor es en potencia una historia de aflicción. Si no al principio, más tarde. Si no para uno, para el otro. A veces para ambos
Julian Barnes
Yo tengo alguna idea, como todo hombre, de lo que son dos ojos que nos aman cuando uno se va acercando despacio a ellos. Pero la luz de aquellos ojos, la felicidad en que se iban anegando mientras me acercaba, el mareado relampagueo de dicha –hasta el estrabismo–cuando me incliné sobre ellos, jamás en un amor normal a treinta y siete grados los volveré a hallar.
Horacio Quiroga (Cuentos de amor, de locura y de muerte)
Luego la risa cesó y se hizo ese silencio. Ese silencio extraño y cómodo a la vez. ¿Qué demonios fue eso? Fue como si el mundo dejara de dar vueltas en ese instante. Como si todos los que nos rodeaban hubiesen desaparecido. Como si hubiese olvidado todo lo que me aguardaba (...). Fue como si esos pocos minutos hubiesen sido creados sólo para nosotros y lo único que pudiéramos hacer fuese mirarnos el uno al otro. Era como si (...) estuviera viendo mi cara por primera vez. Parecía confundido y al mismo tiempo complacido. Exactamente igual que yo. Porque estaba sentada en la hierba con mi amigo íntimo (...), y aquél era el rostro de mi amigo íntimo (...) con su nariz, sus ojos y sus labios, pero todo ello me parecía distinto. De modo que le di un beso. Me dejé llevar por la magia del momento y le di un beso.
Cecelia Ahern (Love, Rosie)
Sin quitarme los ojos de encima, acercó aún más su pupitre. - ¿Sabes una cosa? - ¿Qué? - Que he entrado en tu blog. Ay, Dios. ¿Cómo lo había encontrado? Un momento; la pregunta que debía hacerme era la siguiente: ¿por qué lo había encontrado? Mi blog no podía buscarse a través de Google...Estaba flipando en colores. - Ya estás acosándome otra vez, ¿no? ¿Tengo que llamar a la poli para que te ponga una orden de alejamiento? - Ni en sueños, gatita - Sonrió - Ah, espera, que ya salgo en ellos, ¿verdad? Puse los ojos en blanco. - Más bien apareces en mis pesadillas, Daemon. (pág.154) - ¿Me estás preguntando si me atraen las humanas? - dijo. El pelo le caía hacia delante en ondas. Unas gotitas de agua le recorrían los mechones y acababan salpicándome la mejilla - ¿O si eres tú la que me atrae? Con las manos apoyadas en la roca, fue acercándose a mí lentamente. Muy pronto nos separaban sólo unos milímetros...Sentía su respiración como si fuera la mía, y cuando movió las caderas abrí los ojos y ahogué un grito. Vaya que si funcionaba la cosa...Me despejó la duda de un plumazo. (pág. 240) - Sí que es importante el helado - dije. - Es mi vida entera.- Dee tiró el monedero a Daemon, pero erró el objetivo - ¡Y tú me lo has quitado! (pág. 258 NUNCA TE METAS ENTRE DEE Y SU COMIDA, Y MENOS SI SE TRATA DE HELADO) - ¿Lo estás pasando bien con...Ash? - ¿Y tú con tu amiguito el pulpo? Me mordí el larbio. - Qué simpático eres, como siempre. ... - Estás...muy guapa, por cierto. Demasiado guapa para estar con ese idiota. Me sonrojé y bajé la vista. - ¿Te has tomado algo? - Pues no, la verdad. ¿Por qué me lo preguntas, si puede saberse? - Porque nunca me dices nada agradable. - Touché. (pág. 303) - Recuérdame...que no te haga enfadar nunca más ¡La leche! ¿Eres agente secreto en tus ratos libres? ... Me recorrió la espalda con sus brazos y hundió una mano en los rizos que se me habían soltado del moño. - No me has hecho caso - susurró contra mi hombro. - Nunca te hago caso. (pág. 327) Daemon murmuró algo en un idioma desconocido. Era una lengua dulce y bonita. Mágica. De otro planeta. Podría haberlo despertado, pero no lo hice sin saber demasiado bien por qué. La emoción que sentía por el contacto con su piel era más fuerte que todo lo demás. Daemon tenía una mano en el borde de mi camiseta, y los dedos encima del pedazo de piel que había entre el borde de la camiseta y la cinturilla de los pantalones de pijama. La mano empezaba a abrirse paso por debajo de la camiseta, a través de mi estómago, en la parte en que este empieza a descender. El pulso se me desbocó. Me rozó las costillas con la punta de los dedos. Su cuerpo se movió y sentí su rodilla contra mí. (pág. 338) O.O o_O OMG - Gatita - Ni aunque fueras el último ser con aspecto humano sobre la faz de la Tierra ¿Ahora lo entiendes? ¿Capiche? ... - Ademñas, no me atraes nada - Mentira podrida - Pero vamos, nada de nada. Eres... De repente Daemon estaba delante de mí, a apenas un centímetro de mi rostro. - ¿Qué soy? - Ignorante -¿Y qué más? - Prepotente, controlador...-...- Y un...cretino. - Venga ya, gatita, seguro que puedes hacerlo mejor - ... - Todavía no me creo que no te sientas atraída por mí. (pág. 360) - Seguro que hasta sueñas conmigo - Bajó la vista hacia mis labios y sentí que se despegaban - Seguro que escribes mi nombre en tus libretas, una y otra vez, rodeado por un corazoncito. Me reí. - En tus sueños, Daemon. Eres la última persona a la que... Daemon me besó (pág.361) Una sonrisa pícara se le asomó a los labios. - ¿Te das cuenta de que me encantan los retos? Me reí entre dientes y me volví hacia la puerta mientras le dedicaba un gesto grosero con el dedo corazón. - Y a mí, Daemon; y a mí. (pág. 414)
Jennifer L. Armentrout (Obsidian (Lux, #1))
Difficile è credere in una cosa quando si è soli, e non se ne può parlare con alcuno. Proprio in quel tempo Drogo si accorse come gli uomini, per quanto possano volersi bene, rimangono sempre lontani; che se uno soffre il dolore è completamente suo, nessun altro può prenderne su di sé una minima parte; che se uno soffre, gli altri per questo non sentono male, anche se l'amore è grande, e questo provoca la solitudine della vita.
Dino Buzzati
Fue como si el mundo dejara de dar vueltas en ese instante. Como si todos los que nos rodeaban hubiesen desaparecido. Como si hubiese olvidado todo lo que me aguardaba en Irlanda. Fue como si esos pocos minutos hubiesen sido creados sólo para nosotros y lo único que pudiéramos hacer fuese mirarnos el uno al otro. Era como si el estuviera viendo mi cara por primera vez. Parecía confundido y al mismo tiempo complacido. Exactamente igual que yo.
Cecelia Ahern (Love, Rosie)
Conozco lo suficiente bien la vida como para saber que no puedes contar con que las cosas permanezcan intactas e inmóviles, por mucho que te gustaría que así fuera. No puedes evitar que la gente muera. No puedes evitar que se marchen. Ni si quiera uno mismo puede evitar marcharse. Me conozco lo suficientemente bien como para saber que nadie puede mantenerme despierto o impedirme dormir. Eso también lo llevo dentro. Pero tía, esta chica me gusta.
Jennifer Niven (All the Bright Places)
Tú como eres, yo como ero. Eso de que dos que se aman han de volverse iguales y han de pensar lo mismo no me cabe a mí en la cabeza. ¡El uno para el otro! ¡Dos en uno! ¡Qué bobadas inventa el egoísmo! ¿A qué esa confusión de los caracteres? Sea cada cual como Dios le ha hecho, y siendo distintos, se amarán más. Déjame suelta, no me amarres, no borres mi... ¿lo digo? Estas palabras tan sabias se me atragantan; pero, en fin, la soltaré... mi doisingracia.
Benito Pérez Galdós (Tristana)
Mi sentido del comercio consiste en saber que la satisfacción que me das la pago con la que te doy a ti. No acepto sacrificios y si me pidieras más de lo que significas para mí, me negaría; por ejemplo, si me pidieras que dejara el tren, te abandonaría. Si el placer de uno ha de ser comprado con el dolor del otro, mejor es que no haya intercambio, pues una operación comercial en la que uno gana y otro pierde es un fraude. En los negocios no se actúa así, Hank. No lo hagas en tu vida.
Ayn Rand
—Dice que hay una piedra dentro de usted. Una piedra blanca y dura. Grande como el puño de un niño. No sabe de dónde ha venido. —¿Una piedra? —dijo Satsuki. —En la piedra hay algo escrito, pero está en japonés y no puede leerlo. Hay trazados unos pequeños caracteres en tinta negra. Es algo muy antiguo, usted debe de llevar muchos años viviendo con ello en su interior. Debe deshacerse de esa piedra. Si no lo hace, esa piedra permanecerá, ella sola, incluso después de que usted haya muerto y hayan incinerado su cuerpo. (Tailandia)
Haruki Murakami (After the Quake)
El secreto del amor es cuestion de gustos: Uno no puede amar a una persona que no le gusta y eso significa que te guste lo que la otra persona es en realidad y no lo que quieres o necesitas que él o ella sean. Otra parte de este secreto es confiar, compartir y ser los mejores amigos. De hecho el amor verdadero significa libertad y crecimiento antes que posesión y limitaciones. Es sinónimo de paz y no de confusión, también de seguridad en vez de miedo, entendimiento, lealtad, estímulo, compromiso, conexión y lo más importante es el respeto. Porque cuando uno no es tratado con respeto, aparece el dolor y nadie lo puede evitar, un dolor profundo y molesto, destructivo, capaz de crispar los nervios y en ningun caso forma parte de la belleza del amor verdadero. Sí, uno puede enfadarse por algo que haya dicho o hecho otra persona sin dejar de gustarle o de tratar mal a quien lo dijo o lo hizo. El amor verdadero significa aceptar los desacuerdos como amigos o compañeros y no como adversarios o rivales, pues el amor verdadero no consiste en ganar o luchar. Y tampoco significa degradación, crueldad, ataque o violencia. Hace de tu hogar tu palacio....no tu prisión.
Marcia Grad (The Princess Who Believed in Fairy Tales)
Ho il cuore pesante, mi sembra di avere dentro di me un alieno che vuole aprirmi il petto e venire fuori. Il ricordo di Giulia che mi guarda con amore infinito e mi bacia per ore non vuole proprio andare via. La fine di un amore rende impotenti e i ricordi sembrano fatti apposta per metterti davanti tutto ciò che vorresti invece dimenticare. Sembra quasi che esista uno spazio nel cervello che si aziona con un input involontario e ti fa rivivere tutte quelle situazioni che vorresti cancellare con un click. I ricordi possono essere invadenti e più vorresti allontanarli più rimangono lì, come un corvo sulla spalla, facendoti sentire un totale cretino
Davide Vinci (Un cielo senza luna)
«Be' sai, non serve che ti sommergano di proibizioni. Spesso basta che ti facciano crescere convincendoti che c'è un modo giusto di essere e uno sbagliato. Che ci sono dei gusti corretti e dei gusti che e meglio non avere. E se ti piace qualcosa di sbagliato, non devi dirlo, lo devi nascondere e sopprimere. Queste convinzioni crescono assieme a te, dentro di te, giorno dopo giorno. Non serve neppure che qualcuno te le imponga. Bastano quotidiani commenti, frasi buttate li, giudizi che si ripresentano in ogni occasione. Tu cresci sapendo che c'è un confine dentro al quale rimanere se vuoi farti amare. Fuori da quello potresti trovarti infinitamente sola.»
Laura Zoe Pace (Nuvole di polvere e diamanti senza nome)
Lo aveva accolto nella sua vita senza riserve. Non gli aveva chiesto rinunce. Gli aveva aperto la casa, l’ufficio, perfino le carte del lavoro. Un altro, al posto suo, e soprattutto lui stesso, pensava, avrebbe fatto i salti di gioia. Invece Livio si sentiva privato di una cosa importante. Ad ogni incontro con lei si accorgeva di dipendere un altro po’ dalla sua bocca chiusa, da quel secondo posto accettato con naturalezza. Come se la certezza che l’assetto della sua vita non fosse minacciato da Dorina, invece di rassicurarlo, gli mettesse dentro l’inquietudine. Quante volte, nel salutarla per andarsene, la guardava cercandole uno straccio di rancore. Quanto avrebbe dato per un’alzata di sopracciglia, una smorfia da niente. Per non sentirsi addosso quella ridicola infelicità.
Diego De Silva (La donna di scorta)
Yo, por ejemplo, quiero sacarme el carnet de conducir este año. Quiero continuar saliendo con mis amigas los fines de semana, sentir que todo sigue igual entre nosotras y que no nos hacemos mayores. También quiero dejar de pensar que debería bajar unos kilos y disfrutar comiendo pepinillos de madrugada como si nada importase. Y quiero salir a cenar con un hombre y ponerme un vestido rojo largo que he visto en una revista de moda. Es muy arreglado y es posible que me haga parecer un botijo, pero quiero ponérmelo por un día y sentirme la chica más guapa de todo el jodido restaurante. Quiero que me saquen a bailar, aunque no se me da muy bien, pero quiero que me vean del brazo de un hombre que me mire con adoración y que la gente murmure: «¿Te has fijado en qué buena pareja hacen? ¿Y cómo la mira él?». Porque nunca me he sentido así.
Andrea Longarela (Amor se escribe con H y otras formas de decirte que te quiero)
Callie se volvió hacia la puerta, dispuesta a salir cuando él habló de nuevo. - ¿Es él uno de los puntos de tu lista? -¿Perdón? -preguntó ella con rigidez, dándose la vuelta con regio desdén. - Nicholas, Callie. Mi hermano -Le aclaró él, como si estuviera hablndo con alguien corto de entendederas-. ¿Es él uno de los puntos de tu lista? Ya sabes: "Número tres: pescar a St. John". Callie agrandó los ojos. - ¿Piensas que he incluido a tu hermano en mi lista? - Es exactamente lo que pienso. -En los ojos de Gabriel llameó una emoción apenas contenida que ella no fue capaz de identificar- ¿Lo has hecho? Ella no pudo contener la risa ante aquella pregunta tan ridícula. - No, Ralston. No lo he hecho. Te aseguro que si quisiera incluir una conquista a mi lista, no sería a tu hermano. - ¿A quién incluirías? "Encontra de mi buen juicio, a ti. A ti, inbécil.
Sarah MacLean (Nine Rules to Break When Romancing a Rake (Love By Numbers, #1))
Per tutta la durata di quella telefonata, aveva avuto un solo pensiero nella testa. Un’idea improbabile, irrealizzabile e stupida. Una gran brutta idea, di quelle che ti tormentano fino a quando non le metti in atto. Iniziò a valutarne mentalmente i pro e i contro. Pro. L’avrebbe rivista. Contro. Lei avrebbe potuto non essere altrettanto contenta di rivedere lui. Pro. Il precedente “contro” era davvero improbabile. Contro. Rischiava di sembrare uno stupido. O uno stalker. Pro. Anche questo “contro” era decisamente improbabile. Sapeva che sarebbe sembrato solo molto romantico, imprevedibile e un po’ folle. Come d'altronde era. Contro. Come faceva a non andare in ufficio dopo essere mancato per due settimane? William si fermò un istante a riflettere. Al diavolo: aveva già deciso al primo “pro” che nessun “contro” avrebbe potuto competere con “l’avrebbe rivista”.
Elle Caruso (Attraverso l'obiettivo)
We're all so happy you're feeling better, Miss McIntosh. Looks like you still have a good bump on your noggin, though," she says in her childlike voice. Since there is no bump on my noggin, I take a little offense but decide to drop it. "Thanks, Mrs. Poindexter. It looks worse than it feels. Just a little tender." "Yeah, I'd say the door got the worst of it," he says beside me. Galen signs himself in on the unexcused tardy sheet below my name. When his arm brushes against mine, it feels like my blood's turned into boiling water. I turn to face him. My dreams really do not do him justice. Long black lashes, flawless olive skin, cut jaw like an Italian model, lips like-for the love of God, have some dignity, nitwit. He just made fun of you. I cross my arms and lift my chin. "You would know," I say. He grins, yanks my backpack from me, and walks out. Trying to ignore the waft of his scent as the door shuts, I look to Mrs. Poindexter, who giggles, shrugs, and pretends to sort some papers. The message is clear: He's your problem, but what a great problem to have. Has he charmed he sense out of the staff here, too? If he started stealing kids' lunch money, would they also giggle at that? I growl through clenched teeth and stomp out of the office. Galen is waiting for me right outside the door, and I almost barrel into him. He chuckles and catches my arm. "This is becoming a habit for you, I think." After I'm steady-after Galen steadies me, that is-I poke my finger into his chest and back him against the wall, which only makes him grin wider. "You...are...irritating...me," I tell him. "I noticed. I'll work on it." "You can start by giving me my backpack." "Nope." "Nope?" "Right-nope. I'm carrying it for you. It's the least I can do." "Well, can't argue with that, can I?" I reach around for it, but he moves to block me. "Galen, I don't want you to carry it. Now knock it off. I'm late for class." "I'm late for it too, remember?" Oh, that's right. I've let him distract me from my agenda. "Actually, I need to go back to the office." "No problem. I'll wait for you here, then I'll walk you to class." I pinch the bridge of my nose. "That's the thing. I'm changing my schedule. I won't be in your class anymore, so you really should just go. You're seriously violating Rule Numero Uno." He crosses his arms. "Why are you changing your schedule? Is it because of me?" "No." "Liar." "Sort of." "Emma-" "Look, I don't want you to take this personally. It's just that...well, something bad happens every time I'm around you." He raises a brow. "Are you sure it's me? I mean, from where I stood, it looked like your flip-flops-" "What were we arguing about anyway? We were arguing, right?" "You...you don't remember?" I shake my head. "Dr. Morton said I might have some short-term memory loss. I do remember being mad at you, though." He looks at me like I'm a criminal. "You're saying you don't remember anything I said. Anything you said." The way I cross my arms reminds me of my mother. "That's what I'm saying, yes." "You swear?" "If you're not going to tell me, then give me my backpack. I have a concussion, not broken arms. I'm not helpless." His smile could land him a cover shoot for any magazine in the country. "We were arguing about which beach you wanted me to take you to. We were going swimming after school." "Liar." With a capital L. Swimming-drowning-falls on my to-do list somewhere below giving birth to porcupines. "Oh, wait. You're right. We were arguing about when the Titanic actually sank. We had already agreed to go to my house to swim.
Anna Banks (Of Poseidon (The Syrena Legacy, #1))
En numerosas ocasiones me he preguntado hasta qué punto el tonelaje referencial que algunos músicos incorporan a su cancionero tiene la capacidad de distraer o antagonizar al oyente. Era una cuestión que solía hacerme a principios de los noventa, cuando Los Flechazos llegaron a un público relativamente amplio cantando sobre referencias cripto-modernistas que solo una minúscula parte de la audiencia pudo acertar a comprender: el Scotch of St. James Club, Georgie Fame, Mel Ramos... Lo que es indiscutible es que la gente seguía cantando esas canciones, conociesen o no las arcanas citas al Swinging London de Alejandro Diez. Así que asumo que la respuesta es que el exceso de cita o guiño no tiene un peso específico tan grande como yo le atribuía entonces y que, como en toda disciplina o género, todo objeto creado posee diversos planos de significado y uno puede limitarse a entender uno, dos o varios de ellos sin que la canción se resienta por ello
Kiko Amat (Stephin Merritt & The Magnetic Fields: The Book Of Love. 100 Canciones)
—¿Por qué es tan duro perder a la persona amada? Ante mi silencio, mi abuelo prosiguió: —Debe de ser porque ya amabas a esa persona antes. No es que la separación o la ausencia sean, en sí mismas, tristes. El amor hacia esa persona, que ya existía previamente, es el que hace tan dolorosa la separación y el que te hace perseguir su recuerdo con nostalgia. Y ese dolor nunca desaparece. ¿No se puede afirmar, por lo tanto, que el dolor y la tristeza no son más que una manifestación parcial de esa gran emoción que es nuestro amor por alguien? —No lo sé. —Piensa en la desaparición de una persona. Si se trata de alguien que no te importa, no sientes nada. No tienes conciencia de haberla perdido. En realidad, sólo sientes que pierdes a alguien cuando es alguien a quien no quieres perder. Es decir que, posiblemente, la sensación de pérdida es una parte del amor que se siente por alguien. Como se ama a una persona, su ausencia se convierte en un problema, su ausencia produce dolor en la persona que ha dejado atrás. Y la tristeza siempre le lleva a uno a la misma conclusión: "La despedida ha sido dura, pero algún día volveremos a reencontrarnos".
Kyōichi Katayama (Socrates In Love)
El afecto, ya lo dije, no se da importancia. La caridad —decía san Pablo— no es engreída. El afecto puede amar lo que no es atractivo: Dios y sus santos aman lo que no es amable. El afecto «no espera demasiado», hace la vista gorda ante los errores ajenos, se rehace fácilmente después de una pelea, como la caridad sufre pacientemente, y es bondadoso y perdona. El afecto nos descubre el bien que podríamos no haber visto o que, sin él, podríamos no haber apreciado. Lo mismo hace la santa humildad. Pero si nos detuviéramos sólo en estas semejanzas, podríamos llegar a creer que este afecto no es simplemente uno de los amores naturales sino el Amor en sí mismo, obrando en nuestros corazones humanos y cumpliendo su ley. ¿Tendrían razón entonces los novelistas ingleses de la época victoriana, al decir que es suficiente este tipo de amor? ¿Son «los afectos caseros», cuando están en su mejor momento y en su desarrollo más pleno, lo mismo que la vida cristiana? La respuesta a estas preguntas, lo sé con seguridad, es decididamente No. No digo solamente que esos novelistas escribieron a veces como si nunca hubieran conocido ese texto evangélico sobre el «odiar» a la esposa y a la madre y aun la propia vida —aunque, por supuesto, sea así—, sino que la enemistad entre los amores naturales y el amor de Dios es algo que un cristiano procura no olvidar. Dios es el gran Rival, que en cualquier momento me puede robar —al menos a mí me parece un robo— el corazón de mi esposa, de mi marido o de mi hija.
C.S. Lewis (The Four Loves)
-Y tampoco nada de consoladores -dijo-, aun que se lo mucho que deseas uno. Lo cual no es ninguna sorpresa, ya que... -¿Quieres dejarlo de lado de una vez? -De lado...Encima...Debajo... -Bram le acaricio la curvatura del labio superior -. Dentro... una ráfaga de calor recorrió el cuerpo de Georgie. Estaba a punto de derretirse.
Susan Elizabeth Phillips (What I Did for Love (Wynette, Texas, #4))
Nuestro miedo mas profundo no es ser inadecuados, nuestro miedo mayor es nuestro poder inconmensurable, es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que nos aterra. Optar por la mezquindad no sirve al mundo, no hay lucidez en encogerse para que los demás no se sientan inseguros junto a ti, nuestro destino es brillar como los niños, no es el de unos cuantos, es el de todos, y conforme dejamos que nuestra luz propia alumbre, inconcientemente permitimos lo mismo en los demás y al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros.
Marianne Williamson (A Return to Love)
No puede haber amor si no se es uno mismo con todas sus fuerzas.
Italo Calvino (The Baron in the Trees)
Cuando ames a alguien, díselo. incluso si esa persona te decepcionaría, entiende que no es tu culpa si la otra persona no puede amarte... Uno sólo puede dar lo que tiene.
Maike Marquez (Juhani:)
-Sono qui, adesso per te… Perché domani è il 14 febbraio, il giorno di San Valentino, il giorno degli innamorati… Sono qui, perché io sono uno di quelli: gli innamorati, sono innamorato perso di te, e sono qui per dimostrartelo, anche se quello che ho preparato per stasera non è altro che una minuscola, insignificante goccia nell’immenso oceano d’amore che mi lega a te... - dice fissandomi negli occhi. Fissandomi come solo lui sa fare, leggendo la mia mente, con sguardi così profondi che a volte penso che voglia trasmettermi dei messaggi usando il pensiero.
Alex Astrid (Guardami)
Sí, ya sé que Gudrun, salvo en los momentos de excitación, sentía un vacío en su interior. Sentíase insegura. Últimamente, sin embargo, había tenido la impresión de que, mediante el amor fuerte y violento de Gerald, vivía con plenitud. Pero cuando se comparaba con Úrsula, el alma de Gudrum se sentía instatisfecha y celosa. Gudrun no estaba satisfecha, jamás lo estaría. ¿Qué le faltaba? El matrimonio, la maravillosa estabilidad del matrimonio. Dijera lo que dijese, quería esa estabilidad. Había mentido. La vieja idea del matrimonio era correcta. El matrimonio y el hogar. Sin embargo, en sus labios se formaba una mueca cuando pronunciaba estas dos palabras. Pensó en Gerald y en Shortlands, en el matrimonio y en el hogar. Bueno, más valía dejarlo. Gerald significaba mucho para Gudrun, pero... Quizá no fuera mujer apta para el matrimonio. Quizá fuera uno de esos seres exiliados de la vida, una de esas vidas errabundas y sin raíces. No, no, eso no podía ser verdad. De repente, Gudrun imaginó una estancia de color de rosa, en la que un hombre apuesto, vestido de etiqueta, la tomaba en sus brazos, yendo ella con un hermoso vestido de noche, y la besaba a la luz del fuego del hogar. Dio el título «Hogar» a ese cuadro. La factura del cuadro era académica".
D.H. Lawrence (Women in Love (Illustrated Edition))
Jack prese la lettera, borbottò uno «scusami» e si ritirò. Tornò poco dopo, più alto, più dritto nella persona, il volto raggiante. «Signore Iddio, Stephen, è la lettera più bella che io abbia mai ricevuto. Grazie, grazie tante!» Afferrò la mano di Stephen, fissandolo con infinita benevolenza. «È scritta benissimo anche, una mano così delicata!» Si guardò intorno in uno stato di frastornata felicità, poi estrasse il violino dalla custodia, il violino rimasto a lungo in ozio, e si lanciò in un virtuosismo straordinario, interrotto dal fischietto del nostromo quando il comandante Fanshawe fu accolto a bordo.
Patrick O'Brian (The Yellow Admiral (Aubrey & Maturin #18))
El sexo es el consuelo que le queda a uno cuando ya no le alcanza el amor.
Gabriel García Márquez (Memories of My Melancholy Whores)
¿Pero qué incidente que implique adulación, incluso de naturaleza dudosa, se cierra para una mujer alguna vez? ¿Qué episodio en el que se la admire, aunque sea de un modo indirecto, concluye alguna vez? Ella reabrirá lo que para uno es un capítulo terminado y se las ingeniará, de una u otra manera, para agregar un epílogo desconcertante al drama que uno suponía atrás extinto.
Alfred Hayes (In Love)
En la amistad creemos haber elegido a nuestros iguales, y en realidad cualquier casualidad podría habernos mantenido separados. Pero para un cristiano, estrictamente hablando, no hay casualidades. Un secreto Maestro de Ceremonias ha entrado en acción. Cristo, que dijo a sus discípulos: «Vosotros no me habéis elegido a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros», puede realmente decir a cada grupo de amigos cristianos: «Vosotros no os habéis elegido unos a otros, sino que Yo os he elegido a unos para otros». La amistad no es una recompensa por nuestra capacidad de elegir y por nuestro buen gusto de encontrarnos unos a otros, es el instrumento mediante el cual Dios revela a cada uno las bellezas de todos los demás. Como todas las bellezas, estas proceden de Él. En este festín es Él quien ha preparado la mesa y elegido a los invitados. Es Él, nos atrevemos a esperar, quien a veces preside, y siempre tendría que poder hacerlo. No somos nada sin nuestro Huésped.
C.S. Lewis (The Four Loves)
soledad es devastadora para la psique humana. Es por eso que el confinamiento solitario se considera uno de los castigos más crueles. En el corazón de la existencia del género humano está el deseo de tener intimidad con otro y de que nos ame.
Gary Chapman (Los 5 Lenguajes del Amar/The 5 Languages of Love)
Cada vez que uno ama es la única vez que ha amado jamás.
Oscar Wilde (The Picture of Dorian Gray)
«Querer a alguien es como mudarse a una casa —solía decir Sonja—. Al principio nos encanta la novedad, nos asombra a diario el hecho de que sea nuestro todo aquello, como si temiéramos que alguien pudiera entrar de pronto y avisarnos de que se ha cometido un grave error y que de ninguna manera podemos quedarnos a vivir en un sitio tan bonito. Pero a medida que pasan los años, se deteriora la fachada, la madera se resquebraja aquí y allá, y uno empieza a tenerle cariño a la casa no por su perfección, sino por todas las imperfecciones. Aprendemos a conocer sus ángulos y rincones. Cómo evitar que la llave se quede encajada en la cerradura cuando hace mucho frío. Qué listones del suelo son los que ceden bajo nuestro peso al pisarlos y el modo exacto en que hay que abrir las puertas del armario para que no crujan. Y son todos esos pequeños secretos los que la hacen tuya».
Fredrik Backman (A Man Called Ove)
Tardé tiempo en comprender que la libertad nunca está donde uno cree, que los barrotes de mi cárcel podían ser los muslos adorados, pero qué dulce cárcel.
David Trueba (Cuatro amigos)
Yo amo a los zombies porque uno siempre sabe a qué atenerse con ellos... Mientras que en la gente... simplemente no se puede confiar.
César Oropeza (I Love Zombies)
Los padres de Tom son docentes e intelectuales. Su padre dio clases de Literatura en el Connecticut College durante treinta años. Su madre trabajaba en la secretaría de exalumnos. Vivían y respiraban universidad, y se ufanaban de ser cultos, cosa que se reflejaba en todo lo que hacían y eran. En gran parte era inofensivo, y hasta beneficioso, para Tom y su hermana pequeña, Kathy. Las vacaciones eran siempre de acampada familiar. No les dejaban ver la tele sin supervisión, y solo los fines de semana. Imaginaos lo insulso que era el contenido autorizado. Tenían que leer diez libros por verano, y a colonias nunca iban. Nada de quedarse a dormir en casa de un amigo. Toque de queda estricto, y cada domingo a la iglesia, aunque de religión se hablaba más en términos de teoría y sociología que de pasión y fe. Lo evaluaban y lo analizaban todo, despojándolo de las influencias emocionales que pudieran llevar a creer en una mentira o a actuar de modo erróneo. Seguro que conocéis a gente de este tipo. A los no tan disciplinados les despiertan ganas de zarandearlos hasta que se desprenda alguna emoción, aunque se queden inconscientes. No parecen humanos, a pesar de su tan buen comportamiento. ¿En qué se traducía todo esto para Tom? Si llegaba a casa con sobresalientes, no había euforia, abrazos, besos ni llamadas por teléfono a los abuelos. Nada de monedas para la hucha, ni de postre especial, ni de saltarse una práctica de piano. No pegaban las notas a la nevera, no; las evaluaban y las comentaban, y a Tom le recordaban que sus notas eran un reflejo de lo mucho que había trabajado, y que no se pensara que era mejor o más listo que los otros. Y cuando cantaba en la obra de fin de curso, o anotaba una carrera en el partido de béisbol, o traía un animal de barro pintado de la asignatura de arte, con un vago parecido a una jirafa… Todo lo que hacía Tom era objeto de valoración sincera y desapasionada. En el segundo estribillo has desafinado un poco, Tom. A la primera base has llegado más que nada por suerte, Tom. No te creas que te volverá a pasar. Tienes que practicar más. Hombre, se nota que te has divertido haciéndolo. Sí, ¿verdad? Exacto. Un poco adelantados a su tiempo, precursores de los consejos educativos que nos han endosado durante la pasada década. No hay que estar orgulloso de los hijos. Son ellos los que tienen que enorgullecerse. Tampoco hay que hacer falsos elogios, porque entonces dejan de fiarse de nuestras opiniones. No hay que dejarlos por el mundo creyéndose mejores de lo que son, porque solo servirá para que se lleven una decepción. La verdadera autoestima es la que viene de tener unos padres sinceros. Yo estos disparates los rechazo desde siempre. En eso soy un caso aparte. Somos seres pequeños e insignificantes. Lo único que nos llena, lo que nos da un horizonte, orgullo, sentido del yo, es el lugar que ocupamos en los corazones de la gente. Necesitamos que nos quieran nuestros padres sin condicionantes, sin lógica ni racionalidad. Necesitamos que nos vean a través de un cristal distorsionado por su amor y que nos digan de todas las maneras posibles que los llena de felicidad el mero hecho de que estemos en el mundo. De acuerdo, algún día nos daremos cuenta de que nuestras jirafas de barro no eran magistrales, pero es necesario que nos hagan llorar siempre que las bajemos de nuestros desvanes, sabiendo que cuando nuestros padres veían estos trozos de yeso tan feos sentían un orgullo absurdo y ganas de abrazarnos hasta que nos dolieran los huesos. Es lo que necesitamos de los padres, más que la verdad sobre lo pequeños que somos. Ya habrá gente de sobra que nos lo recuerde y nos ofrezca evaluaciones desapasionadas de nuestra mediocridad.
Wendy Walker (All is Not Forgotten)
Luca leans forward, propping his elbows on the bar table, and I think he’s going to ask me something, maybe what some particularly nonsensical Coldplay lyrics mean: but instead he starts to speak in Italian, so smoothly, the words so soft and liquid, that I swiftly realize he’s quoting some lyrics. The words flow over me, winding around me like velvet: “‘Ci sono trenta modi per salvare il mondo, ma uno solo perche il mondo salvi me--che io voglia star con te, e tu voglia star con me.’” I gaze at him, and now I do feel hypnotized. I have no idea what he’s saying--he could be reading the phone book in Italian and I’d stare at him across the little bar table, unable to take my eyes from him. “That is from a song by Jovanotti. Shall I translate for you?” he asks gently. All at once, I panic. What if the words are so lovely I can’t bear them? It’s as if he’s casting a spell over me, and I need to break free before it settles so tightly around me that I’m completely in his power.
Lauren Henderson (Flirting in Italian (Flirting in Italian #1))
Quando dipendi dall'altro c'é sempre miseria. Nel momento in cui sei dipendente, cominci a sentirti miserabile, poichè la dipendenza è schiavitù. Allora cominci a vendicarti in modi sottili, perché la persona da cui devi dipendere acquista potere su di te. [...] Che cosa stanno facendo mariti e mogli? Certo, l'amore è molto raro; lottare è la regola, amare è un'eccezione. Ed essi tentano di dominare in tutti i modi, persino attraverso l'amore. Se il marito chiede alla moglie di fare l'amore, lei si nega, è subdola. Alla fine si concede, ma con molta riluttanza; vuole che tu le scodinzoli intorno. E il marito fa la stessa cosa. Quando la moglie ha bisogno del suo amore e glielo chiede, il marito dice che è stanco. In ufficio c'era troppo lavoro e lui vorrebbe andare a dormire. [...] Questi sono i modi con cui si manipola, si affama l'altro; lo si fa diventare sempre più affamato, e quindi sempre più dipendente. [...] Questo non è amore, è una continua contrattazione. E tutti contrattano continuamente sul prezzo; è una lotta perenne. [...] Il dominio ha a che fare con l'odio, con la rabbia, con l'ostilità. Come puoi pensare di dominare qualcuno che ami? Vorresti vederlo totalmente libero, indipendente; gli vorresti dare maggiore individualità. Ecco perché lo definisco il più grande paradosso: persone simili sono insieme a tal punto da essere quasi uno, ma in quell'unità sono ancora individui. Le loro individualità non sono cancellate, si sono rafforzate. La libertà le ha arricchite entrambe.
Osho (Love, Freedom, and Aloneness: The Koan of Relationships)
Tal vez uno quiere la idea que uno se hace
Adolfo Bioy Casares
Muerdo mi labio inferior para contenerme de sonreír tanto como quiero justo ahora. Se inclina hacia adelante y toma mi labio en su boca, apartándolo de mis dientes. Lo besa unos segundos, luego lo libera. -No muerdas tu sonrisa de nuevo -dice-. Me gusta verte sonreír. Por supuesto, vuelvo a sonreír.
Colleen Hoover (Ugly Love)
I compagni sono amici con cui condividere il cammino in vista di uno stesso obiettivo! Anzi no... non importa nemmeno che l'obiettivo sia lo stesso! Si ride insieme, ci si sostiene a vicenda, e si arriva a fidarsi l'uno dell'altro! Chiamala come vuoi... in ogni caso è il tipo di rapporto che mi ha sempre salvato!
Hiro Mashima (Fairy Tail #51)
Grace me dijo eso de que los abogados no saben de amor, menos uno de divorcios.
Isa Quintin (LadyKiller)
—¿Qué quería? —dije tan fresca como pude. Pero sin mirarla, sin girarme. —Supongo que hablar contigo, justificarse el muy gilipollas —Grace lo odiaba y de su odio hay que cuidarse. Si quería vengarme de Marc solo debía asentir y ella lo entendería. En dos días los medios hablarían de cualquier cosa que lo desprestigiara y estaría acabado. No era la periodista de más peso, el periódico del que era editora era muy respetable. Pero ella no iba a exponerse, la chica tiene enchufe. Que lo diga yo que gracias a sus contactos trabajaba donde trabajaba. —Ya. ¿Qué le dijiste? —Que se largara si no quería que clavara el tacón de mis zapatos en sus elitistas y traicioneros huevos. Tragué saliva, casi me reí. Era capaz, de Grace me esperaba todo. —¿Qué zapatos tenías? —Unos Louboutin muy puntiagudos. Imaginar la escena me hizo gracia. Seguro que Marc le miró los zapatos primero. —Los únicos que tienes e ibas a perderlos así… —Nunca podrían haber sido mejor usados, te lo aseguro. —Imagino que tu amenaza lo mantendrá a raya —soné muy borde, no era mi intención. Tampoco la de retractarme. —No lo sé, pero Salo se encargó de darle un par de dolorosas razones para no volver. Aunque ya sabemos que el cabrón tiene más cara que espalda.
Isabel Quintín (LadyKiller)
Ya sabes como es esa sensación que uno siente al esperar a alguien, y quiero decir, en verdad esperar a alguien.
Rachel Cohn (Naomi and Ely's No Kiss List)
Cuando te convertiste en actor, adquiriste la habilidad de disolver tu propio personalidad para poder encarnar cualquier personaje. Eras brillante. Descubriste la magia que se escondía detrás de la posibilidad de olvidarse de uno mismo.
Ava Dellaira (Love Letters to the Dead)
Uno suele no darse cuenta de lo buena compañía que es en sí mismo y dotamos a los demás de un poder sobre nosotros que… en realidad es nuestro.
Elísabet Benavent. Alguien como tú (Mi elección #2)
Un amigo es la parte mejor de uno mismo, y por eso es que se quiere. Porque es como quererse uno mismo, y mucho
Mario Escobar Velásquez (Cuando pase el anima sola)
«Io non ho mai fatto intendere nulla a miss Harrison – sussurrò contro la sua pelle – l'ho sempre rifiutata come avete visto voi stessa». «Forse vi devo anche ricordare che nel nostro accordo c'è la libertà di non essere fedeli l'uno all'altra?» disse ancora la donna. Ma la sua voce era roca, disturbata dal calore del corpo di Roderick e dal suo profumo. «E io non intendo avvalermi di tale clausola» confermò lui con voce rotta. «Perché non dovreste farlo?». Scese un silenzio denso durante il quale le braccia forti del conte Chesterton non la lasciarono libera e le sue labbra cominciarono a baciare le sue spalle nude per poi salire verso il collo e arrivare all'orecchio. «Perché sono innamorato di te» soffiò pianissimo. Elinor percepì il calore del suo respiro dolce e fu invasa dal suo profumo e dalla confusione. «Perché l'unica donna che mi accende i sensi – riprese lui – l'unica donna che voglio nella mia vita e nel mio letto sei tu, le altre non riesco nemmeno più a vederle». Elinor sentì che presto avrebbe ceduto al pianto. La confusione che stava straziando la sua anima stava diventando insopportabile. Avrebbe voluto dirgli che anche lei era innamorata di lui, che lui era l'unico che occupava i suoi pensieri e le sue fantasie ma sapeva che se voleva mantenere fede a se stessa e provare a diventare la persona che aveva sempre desiderato diventare avrebbe dovuto lasciarlo, partire per Parigi, andare lontano da lui. La lontananza avrebbe procurato uno strappo tra di loro che sarebbe stato forse impossibile ricucire, anche se si fossero impegnati a mantenere un contatto attraverso il debole filo di un rapporto epistolare. Le lettere, però, erano solamente parole scritte su un pezzo di carta. Roderick Chesterton aveva chiaramente dichiarato di non essere incline a comunicare attraverso missive e lei sapeva che il motivo era il fatto che le parole, seppur scritte, non potevano compensare la presenza fisica di una persona, non potevano compensare il contatto di due corpi, i baci o gli abbracci, non potevano rendere forti le fondamenta di una relazione. Quelle stesse parole con il tempo sarebbero diventate solo simboli svuotati del loro stesso significato. In quel momento lui avrebbe sentito il bisogno di cercare il calore di un'altra donna, di un'altra relazione, sarebbe stato in quel momento che lo avrebbe perso definitivamente, senza possibilità di recupero. Le labbra del conte raggiunsero le sue baciandole con passione. Il sapore di crema della bocca di lei si mischiò ai baci bollenti e intensi che lui non interrompeva, mentre le sue braccia stringevano il corpo di Elinor quasi soffocandola. «Io amo te – concluse l'uomo con voce rotta senza smettere di baciarla – io voglio solo te».
Carragh Sheridan (Fin de Siècle. Dove prendono casa gli Angeli)
Si uno está concentrado, poco importa qué está haciendo; las cosas importantes, tanto como las insignificantes, toman una nueva dimensión de la realidad, porque están llenas de la propia atención.
Erich Fromm (The Art of Loving)
La norma judeo-cristiana de amor fraternal es totalmente diferente de la ética de la equidad. Significa amar al prójimo, es decir, sentirse responsable por él y uno con él, mientras que la ética equitativa significa no sentirse responsable y unido, sino distante y separado; significa respetar los derechos del prójimo, pero no amarlo.
Erich Fromm (The Art of Loving)
-Por él habría cambiado mi naturaleza. Me habría olvidado del titilar de las estrellas y de la música de la aurora, no habría vuelto a volar en mi vida (...)pero uno no puede cambiar lo que es, lo único que puede cambiar es lo que hace.
Philip Pullman (The Golden Compass)
Si uno, para que otro le guste, tuviera que esperar a conocerlo, no le bastaría la vida entera.
José Saramago
Primo giorno di navigazione 1 gennaio 1900, al largo della Costa Orientale degli Stati Uniti «Mr Benton, l’accompagno al suo posto al tavolo del comandante.» Con un piccolo cenno di ringraziamento, Ken seguì lo steward nella sfarzosa sala da pranzo dell’Oceanic II, tutta marmi, specchi e lampadari di cristallo, sino al tavolo centrale imbandito con una tale quantità di bicchieri e posate da mettere probabilmente in soggezione più di un commensale. Durante la traversata avrebbe diviso i pasti con il comandante, Mr Cameron, il suo vice, il medico di bordo e una ventina di passeggeri di prima classe, considerati, per varie ragioni a lui poco comprensibili, importanti.Ne aveva ricevuto l’elenco completo solo pochi minuti prima dal valletto che era andato a prelevarlo nel suo alloggio, per scortarlo, come un secondino, sino alla sala da pranzo: un trattamento di riguardo per i viaggiatori importantiche occupavano le suite del ponte principale del transatlantico. In realtà, Ken aveva sperato di poter trascorrere i cinque giorni della traversata da solo, a elaborare la delusione e a piangere sulla sua vita che non sarebbe trascorsa al fianco della donna che ancora amava disperatamente. E invece… era stato catapultato in un mondo dove gli obblighi sociali sembravano essere ancora più assillanti che sulla Quinta Avenue. Forse, a pensarci meglio, da domani avrebbe deciso di consumare tutti i pasti chiuso nella sua cabina, servito da Jim, il suo valletto. Forse ci sarebbe rimasto per tutti e cinque i giorni, chiuso nella sua cabina. Con l’umore nero che si ritrovava, che a dire il vero rasentava la disperazione, non aveva alcuna voglia di sorridere e scambiare chiacchiere inutili con un gruppo di spocchiosi aristocratici britannici e di suoi connazionali milionari, tutta gente che frequentava l’alta società della East Coast e Wall Street; come lui stesso, del resto. Sperò almeno di sedere vicino a uno degli ufficiali di bordo, in modo da poter intrattenere una conversazione che andasse al di là degli ultimi pettegolezzi. Compreso quello che probabilmente si era già diffuso in tutta New York e che riguardava la patetica rottura del suo fidanzamento con Camille Brontee. Dannazione! Se qualcuno gli avesse chiesto qualcosa a proposito, o vi avesse solo accennato, la tentazione di rifilargli un bel cazzotto sul naso sarebbe stata enorme. Si guardò la mano destra, ancora dolorante a causa del pugno che solo il giorno prima aveva tirato in faccia a Frank Raleigh, l’uomo per cui Camille lo aveva lasciato.
Viviana Giorgi (Un amore di inizio secolo: La traversata)
Lo que le impactó fue que la cara de Sara irradiase felicidad. Mientras hablaba con aquel hombre, todo su rostro sonreía. Con Tsukuru nunca había mostrado una alegría tan franca. Ni una sola vez. Cuando estaba con Tsukuru parecía controlar automáticamente, en cualquier situación, todos y cada uno de sus gestos. Eso fue lo que realmente le desgarró y angustió.
Haruki Murakami (Colorless Tsukuru Tazaki and His Years of Pilgrimage)
Y así es como funciona el mundo que nos rodea. Si insistiese en decirle la verdad a la cara, eso significaría que me lo tomo en serio. Y tomarse en serio algo tan poco serio significa perder la seriedad. Yo, hermano, tengo que mentir si no quiero tomarme en serio a los locos y convertirme yo mismo en uno de los locos.
Milan Kundera (Laughable Loves)
No existe el azar en el mundo; en él todo ha sido y será siempre una serie de combinaciones necesarias que sólo pueden ser entendidas a través de la ciencia de los números, cuyos principios son al mismo tiempo tan abstractos y tan profundos que no pueden ser aprehendidos si no se es guiado por un maestro; pero es preciso haber sabido proporcionárselo y unirse a él. No puedo describiros este conocimiento sublime más que por una imagen. El encadenamiento de los números forma la cadencia del universo, regula los llamados sucesos fortuitos y supuestamente determinados obligándolos mediante balancines invisibles a caer cada uno a su vez, desde lo que de importante ocurre en las esferas alejadas hasta las miserables pequeñas probabilidades que hoy os han despojado de vuestro dinero.
Jacques Cazotte (The Devil In Love)
—¿Somos siempre dueños de no contrariar? Soy mujer por propia elección, Álvaro, pero mujer al fin, expuesta a sentir todo género de impresiones; no soy de mármol. He escogido entre las zonas la materia elemental que compone mi cuerpo: es muy susceptible; si no lo fuese, carecería de sensibilidad, no me harías sentir nada y me volvería insípida para ti. Perdóname por haber corrido el riesgo de tomar todas las imperfecciones de mi sexo para reunir, si podía, todas sus gracias; pero la locura ya está hecha y, constituida como lo estoy ahora, mis sensaciones son de una vivacidad a la que nada se acerca: mi imaginación es un volcán. Tengo, en una palabra, pasiones de una violencia tal que debería asustarte, si no fueses el objeto de la más arrebatada de todas y si no conociésemos mejor los principios y efectos de esos impulsos naturales de lo que se los conoce en Salamanca. Allí les dan nombres odiosos; hablan, por lo menos, de reprimirlos. ¡Reprimir una llama celeste, resorte único mediante el cual el alma y el cuerpo pueden actuar recíprocamente uno sobre otro y forzarse a colaborar en el mantenimiento necesario de su unión! ¡Es una completa idiotez, mi querido Álvaro! Debemos controlar esos impulsos, pero de cuando en cuando debemos ceder ante ellos; si los contrariamos, si los sublevamos, escapan todos a la vez y la razón no sabe ya dónde sentarse para gobernar. Cuida de mí en estos momentos, Álvaro; no tengo más que seis meses, estoy entusiasmada con todo lo que siento; piensa que una de tus negativas, una palabra que me digas desconsideradamente, indignan al amor, rebelan al orgullo, despiertan el desprecio, la desconfianza, el temor.
Jacques Cazotte (The Devil In Love)
.... pensavo a tutte le cose finte con cui ci riempiamo la vita per rispondere a principî assurdi che più andiamo avanti più somigliano al regolamento di un carcere. Il pensiero libero muore quando viene trasformato in legge. La fede muore quando diventa religione. La scienza ha un arresto quando un'ipotesi diventa teorema. Siamo tutti diversi, ma la nostra diversità viene compromessa quando la incaselliamo in uno schema..
Nicolai Lilin (Spy story love story)
Quando sei venuta a Tara la prima volta, eri nascosta dietro uno spesso strato di make-up, con quelle sciocche unghie, i capelli biondi tinti e i vestiti firmati. Era la Darcy che volevi mostrare al mondo, la tua versione di Darcy. Quella che non poteva mai farsi male. Ma da quando sei qui ho potuto conoscere la vera Darcy, quella dietro la maschera, ed è molto più bella così, senza tutti quei travestimenti.
Ali McNamara (Breakfast at Darcy's)
Dall'archivio magnetico del signor Alex D. Alla fine, l'equilibrio interiore non é da cercare. Forse ce l'abbiamo già, e più ci muoviamo o agitiamo o altro, e più ce ne alltonatniamo. Il fatto é che a parlare di equlibrio interiore mi sento un povero stronzo. Mi sembra uno di quei termini che si usano nelle sedute di psicoanalisi liberatoria collettiva o nei rifugi per donne violentate. Okay. Tutto mi dice di essere forte, determinato negli scopi, capace di andare avanti nella Vita, ma se uno sente che é arrivato il momento di cambiare un pò rotta o anche solo il bisogno di fermarsi a ragionare sul serio per proprio conto? Voglio dire: e i cazzi di sette e mezzo in latino, per esempio, che da semplici strumenti sono diventati una specie di fine ultimo?... Insomma, a quanto ne so dovrei studiare per strappare un titolo di studio che a sua volta mi permetta di strappare un buon lavoro che a sua volta mi permetta di strappare abbastanza soldi per strappare una qualche cavolo di serenità tutta guerregiata e ferita e massacrata dagli sforzi inauditi per raggiungerla. Cioè, uno dei fini ultimi é questa cavolo di serenità martoriata. Il ragionamento é così. Non ci vuole un genio. E allora, perché dovrei sacrificare i momenti di serenità che mi vengono incontro spontaneamente lungo la strada? Perché dovrei buttarli in un pozzo, se fanno parte anche loro del fine a cui tendere? Se un pomeriggio posso andare a suonare o uscire con una ragazza che mi piace, perché cavolo devo starmene in casa a trascrivere le versioni dal traduttore o far finta di leggereil sunto di filosofia? La realtà é che mi trovo a sacrificare il me diciassettenne felice di oggi pomeriggio a un eventuale me stesso calvo e sovrappeso, cinquantenne soddisfatto, che apre la porta del garage col comando a distanza e dentro c'ha una bella macchina, una moglie che probabilmente gli fa le corna col commercialista e due figli gemelli con i capelli a caschetto identici in tutto ai bambini nazisti della kinders. Tutti dentro il garage, magari, no. Diciamo più o meno intorno. Cioè, circondato. Dovunque la domanda è: un orrore di queste proporzioni vale più del sole e del gelato di oggi pomeriggio? Più di qualunque ragazza? Più di Valentina che arriva sorridendo all'appuntamento con dieci minuti di ritardo e una maglietta blu con dentro quel ben di Dio sorprendente?
Enrico Brizzi (Jack Frusciante Has Left the Band: A Love Story- with Rock 'n' Roll)
«Alex, non ti capita mai di pensare come la nostra storia sia assolutamente folle e fuori da tutti i canoni, e di come la gente non la capisca e di come nessuno la potrà mai capire?» «Se è per questo, ci penso praticamente tutti i giorni. Anzi, spesso mi domando quanto ne capisco io» «Un sacco di gente mi chiede perché non stiamo insieme e… non so, è strano, a pensarci bene. Effettivamente, visti dal di fuori dobbiamo dare l'idea di due che stanno insieme.» «Io non sto con te perché… perché va bene così, perché giugno è fantastico, e sapere che c'è l'America che arriva, e allora dirsi tutto perché tra una settimana è troppo tardi, è magnifico. Qualcosa mi manca, e lo sai. Io vorrei baciarti e tutto il resto, ma non tanto per il gesto in sé… Davvero. E’ difficile… E’ come mettere le basi per addomesticarti un po’ di più. Farai più fatica a dimenticarti di me, così. Resteremo più attaccati ogni cosa in più che faremo. Io ho paura, per l'anno prossimo. Bacerò cento ragazze, andrò a letto con gente di cui non m'importa, ma non sarà come uscire con te e non dirsi niente per tutto il pomeriggio. Io so già che l'anno prossimo farò le cose più facili, più banali. E con te è tutto così trasparente e da ragazzini… Se penso che non ti ho mai baciata, Aidi…» «Lo sai, bisogna sempre fare solo Quello Che Ci Si Sente.» «Certo, dicevo così. Dicevo Quello Che Mi Sento.» «E cosa ti senti, ancora?» «Sento che questo giugno, questo scoprirsi ogni giorno di più, e ogni pezzo di me che scopro trovarne uno nuovo di te, e ogni pezzo di me che ti regalo trovarne in cambio uno che tu mi lasci nel calzino di lana di fianco al camino mentre dormo, è bello. A me non era mai successo. E vedere crescere Aidi e Alex, ogni giorno, ogni mattina di sole, che per il resto della gente non vuol dire niente di particolare, è sovvertire tutti i pronostici, è ridere di fronte all'Uomo con le Previsioni Sicure, quello che era certo che la Danimarca avrebbe preso una vagonata di gol e sarebbe stata eliminata nelle qualificazioni e invece si è qualificata e agli Europei giocherà con squadre molto più forti, e l'Uomo con le Previsioni Sicure non si raccapezza. La Gente capisce solo quando le cose sono già successe, mai mentre accadono. E per noi due è lo stesso. La Gente che non capisce come sia possibile, visto che l'Uomo dei Sondaggi aveva negato categoricamente che due come noi potessero avere una pazza storia del genere.» «Fantastico. E la Danimarca come gioca?» «Bene. Si vede che si divertono.» «Alex», aveva detto lei, stringendogli le mani con una strana intensità che l'aveva turbato. «Io voglio che la Danimarca vinca.»
Enrico Brizzi (Jack Frusciante Has Left the Band: A Love Story- with Rock 'n' Roll)
AMIGA DE TODOS Y AMOR DE SOLO UNO.
SPILLTHEBEANS
La mayor desgracia posible es un matrimonio feliz; no le queda a uno la menor esperanza de divorciarse
Milan Kundera (Laughable Loves)
Pero en esto yerran los jóvenes tan a menudo y tan gravemente. Ellos, en cuya naturaleza está el no tener paciencia, se arrojan y se entregan, unos en brazos de otros, cuando les sobrecoge el amor. Se prodigan y desparraman tal como son, aun sin desbrozar, con todo su desorden y su confusión... Mas ¿qué ha de suceder luego? Qué ha de hacer la vida con ese montón de afanes truncos, que ellos llaman su convivir, su unión, y que, de ser posible, desearían poder llamar su felicidad, y aún más: ¡su porvenir! Ahí se pierde cada cual a sí mismo por amor al otro. Pierde igualmente al otro, y a muchos más que aun habían de llegar. Pierde también un sin fin de horizontes y de posibilidades, trocando el flujo y reflujo de posibilidades de sutil presentimiento por un estéril desconcierto, del cual ya nada puede brotar.
Rainer Maria Rilke (Letters to a Young Poet)
Siempre he considerado la felicidad como una especie de balanza. Las cosas buenas y malas se van repartiendo a uno u otro lado y siempre podemos manipular el peso de las malas si nos tomamos la vida con la misma seriedad con la que ella nos toma a nosotros.
Elísabet Benavent (La magia de ser Sofía (La magia de ser... #1))
Non sia maleducata, signorina. Le propongo uno scambio equo: lei tiene il mio cuore... ma io vorrei il suo.
Alex Astrid (Vuoi conoscere un casino?)
Le miré de reojo mientras jugueteaba con la taza de café entre mis manos. Si antes me había llamado la atención el misticismo que envolvía a Jareth, ahora sin duda me intrigaba seriamente. Era el primer escritor que conocía, y el simple hecho de que sus escritos no estuviesen a mi alcance me llenaba de curiosidad. ¿Y si lo que escribía era realmente bueno? ¿Y si era mejor que todo cuanto había leído anteriormente? —Bueno... —dudé, con una sonrisa inocentona en la boca—, quizá algún día puedas dejarme leer algo. Jareth disimuló una risita que ronroneó en su pecho mientras sus ojos relucían, fijos en mí. —Tal vez —concedió, casi en un susurro—, pero tiene una condición. Se inclinó ligeramente sobre la mesa, acercándose a mí. Elevé una ceja observándole y le imité, quedando separados por unos pocos centímetros. Su sonrisa se amplió y sus ojos azules parecieron ver a través de mí. —Debes leerlo únicamente durante el día —susurró siniestro—. Bajo ningún concepto lo leas por la noche. Mis labios se curvaron lentamente en una sonrisa y me aparté ligeramente de él. —¿Es una historia de miedo, o algo así? —bromeé—. ¿Temes que no logre conciliar el sueño? Él se incorporó también y me observó con detenimiento a través de sus cejas negras. —Eso es. Una historia de miedo.
Hellen Cauldron (Baile de Sombras (Segunda Edición))
Uno de los secretos del universo era que nuestros instintos a veces eran más fuertes que nuestras mentes.
Benjamin Alire Sáenz (Aristotle and Dante Discover the Secrets of the Universe (Aristotle and Dante, #1))
No pudo evitarlo. Su primer instinto fue desear que fuera ella, llamarla. Ansiar que, aunque pareciera increíble, ella estuviera ahí, esperándolo, a unos pocos metros de distancia.
James Dashner (The Scorch Trials (The Maze Runner, #2))
uno siempre es el producto de sus decisiones, no de sus circunstancias,
Andrea Longarela (Amor se escribe con H y otras formas de decirte que te quiero)
Cabe ser sensible con respecto a uno mismo. Tener conciencia, por ejemplo, de una sensación de cansancio o depresión, y en lugar de entregarse a ella y aumentarla por medio de pensamientos deprimentes que siempre están a mano, preguntarse «¿qué ocurre?» «¿Por qué estoy deprimido?» Lo mismo sucede al observar que uno está irritado o enojado, o con tendencia a los ensueños u otras actividades escapistas. En cada uno de esos casos, lo que importa es tener conciencia de ellos y no racionalizarlos en las mil formas en que es factible hacerlo; además estar atentos a nuestra voz interior, que nos dice —por lo general inmediatamente—por qué estamos angustiados, deprimidos, irritados.
Erich Fromm (The Art of Loving)
Habían dormido con las cabezas tocándose y ahí, en esa inmediatez física, en la coincidencia casi total de las actitudes, las posiciones, el aliento, la misma habitación, la misma almohada, la misma oscuridad, el mismo tictac, los mismos estímulos de la calle y la ciudad, las mismas radiaciones magnéticas, la misma marca de café, la misma conjunción estelar, la misma noche para los dos, ahí estrechamente abrazados, habían soñado sueños distintos, habían vivido aventuras disímiles, el uno había sonreído mientras la otra huía aterrada, el uno había vuelto a rendir un examen de álgebra mientras la otra llegaba a una ciudad de piedras blandas.
Julio Cortázar (Rayuela)
Es cierto que el lenguaje no es una guía infalible, pero encierra, aun con todos sus defectos, un gran depósito de saber de realidad y de experiencia. Si uno empieza a desvirtuarlo, el lenguaje acaba vengándose. Es mejor no forzar las palabras para que signifiquen lo que a uno le apetezca.
C.S. Lewis (The Four Loves)
Los momentos de oportunidades que se perdieron en el camino, los momentos de tiempo que simplemente se fueron volando, las estaciones que llegaron y se fueron en un abrir y cerrar de ojos, los colores del arco iris y los destellos en el cielo. La lluvia que lavó las lágrimas de mis ojos, la luz del sol que llenó mi corazón, la brisa del mar que ayudó a aclarar mi mente y mis momentos mágicos solos que consolaron mi alma. Los momentos para recordar que nunca se perderán. Han habido momentos buenos y no tan buenos Como el sol y la luna Llenos de momentos y sentimientos de dudas y miedos, comprensión de la frustración y la ira al ver la tristeza y la soledad experimentando las lágrimas y la risa Todo en un día, todo en una noche , todo en un momento a medida que pasaron los días y las semanas antes de nuestras propias vidas. Momentos en los que dos mundos diferentes se unieron, cada uno especial y único en su propia forma especial. Compartir, cuidar, enseñar, comprender. comportamiento. ¡Gente que toca nuestros corazones y siempre será recordada! Agradeciendo y agradecido de que haya llegado un nuevo día Nuevas lecciones, nueva vida, nuevos comienzos y viajes para seguir hasta el final de nuestros propios arcoíris especiales. Sin arrepentimientos, sin tristeza, nunca estamos solos donde el sol siempre brilla al ritmo de un latido al baile del viento Donde la felicidad nunca termina y la risa se desborda Deja que la sonrisa siempre te siga a donde quiera que vayas. Lo que se hizo, lo que se dijo, fue un paso del tiempo, se aprendieron lecciones difíciles, era parte de la obra y del gran plan maestro. No se perdió nada, solo se conservan muchos tesoros. En un viaje de momentos que nunca volverán. Por Natasha
Luisa Natasha Parker (Natasha a Journey to Freedom, Love and Happiness)
Estar concentrado significa vivir plenamente en el presente, en el aquí y el ahora, y no pensar en la tarea siguiente mientras estoy realizando otra. Es innecesario decir que la concentración debe ser sobre todo practicada por personas que se aman mutuamente. Deben aprender a estar el uno cerca del otro, sin escapar de las múltiples formas acostumbradas.
Erich Fromm (The Art of Loving)
El amor sólo es posible cuando dos personas se comunican entre sí desde el centro de sus existencias, por lo tanto, cuando cada una de ellas se experimenta a sí misma desde el centro de su existencia. Experimentado en esa forma, el amor es un desafío constante; no un lugar de reposo, sino un moverse, crecer, trabajar juntos; que haya armonía o conflicto, alegría o tristeza, es secundario con respecto al hecho fundamental de que dos seres se experimentan desde la esencia de su existencia, de que son el uno con el otro al ser uno consigo mismo y no al huir de sí mismos. Sólo hay una prueba de la presencia de amor: la hondura de la relación y la vitalidad y la fuerza de cada una de las personas implicadas; es por tales frutos por los que se reconoce al amor.
Erich Fromm (The Art of Loving)
Di solito è così: i minuti prima di incontrare l'amore uno se ne sta a pensare ad altro, a qualcosa di inutile, di cretino che gli scappa di mente l'attimo dopo.
Marco Marsullo
De acuerdo con las líneas sugeridas por san Agustín, no hay escapatoria. Ni tampoco de acuerdo con otras líneas. No hay inversión segura. Amar, de cualquier manera, es ser vulnerable. Basta con que amemos algo para que nuestro corazón, con seguridad, se retuerza, y posiblemente se rompa. Si uno quiere estar seguro de mantenerlo intacto, no debe dar su corazón a nadie, ni siquiera a un animal. Hay que rodearlo cuidadosamente de caprichos y de pequeños lujos; evitar todo compromiso; guardarlo a buen recaudo bajo llave en el cofre o en el ataúd de nuestro egoísmo. Pero en ese cofre —seguro, oscuro, inmóvil, sin aire— cambiará, no se romperá, se volverá irrompible, impenetrable, irredimible. La alternativa de la tragedia, o al menos del riesgo de la tragedia, es la condenación. El único sitio, aparte del Cielo, donde se puede estar perfectamente a salvo de todos los peligros y perturbaciones del amor es el Infierno.
C.S. Lewis (The Four Loves)
«E quanto alla Brexit… Alcuni sono convinti che i cambiamenti radicali offrano anche grandi opportunità.» «Quindi, secondo te, noi due staremmo meglio se ci separassimo?» «Oddio, no. Stavo parlando del Paese.» Attraversano la strada. «Allora quali sarebbero le opportunità offerte dai cambiamenti radicali di cui parli?» chiede Louise. «Be’, non saremo più impantanati in tutta quella burocrazia. Potremo fare affari per conto nostro.» «Okay, adesso mi sono completamente persa. Non mi va di continuare a parlare del Paese. Sto cercando di capire perché, secondo te, una Brexit coniugale dovrebbe costituire una grande opportunità.» Tom alza le spalle. Ha lo sguardo sfuggente. «Con chi dovresti fare affari, tu? Per quanto ne so, non stai frequentando donne italiane o tedesche. E non credo che potresti avere più fortuna con delle cinesi o delle americane. Mi pare tutta una stupidaggine.» Sono arrivati alla porta di Canyon. «Voglio dire che non deve per forza essere la catastrofe di cui parla il Guardian.» Louise si ferma e lo guarda. Lui evita il suo sguardo, poi alza la mano per suonare il campanello. «Tu hai votato a favore della stramaledetta Brexit! Non toccare quel campanello! Ecco perché ti sei registrato per il referendum. Nonostante tutte le discussioni che abbiamo avuto sull’argomento.» «E ci sono volute due palle così, credimi. Perché tutti quelli che conosco continuavano a insistere che sarebbe stato un disastro.» «Ed è per questo che l’hai fatto? Perché tutti quelli che conosci la pensavano in maniera diversa?» «Era parte dell’attrattiva, sì. Però anche per alcuni complicati, ma molto difendibili, punti di vista socio-economici.» «Prova a difenderli.» «Non ho intenzione di difenderli fuori della porta di ‘Canyon’ un attimo prima della seduta.» Louise alza gli occhi al cielo, sentendogli sottolineare «Canyon». «Difendine almeno uno. Uno piccolo.» «Be’, nessuno è piccolo. Credimi, vorrei che lo fossero. Ma sono grandi. Grandi punti di vista. Grandi idee. Ma soprattutto volevo fare incazzare i tuoi amici.» «Ah, ci sei riuscito. Non ti rivolgeranno mai più la parola» dice Louise. «Non è un argomento di conversazione con gli amici. Come ti ho detto, si tratta di una faccenda privata.» «Come fai a fare incazzare i miei amici, se io non glielo dico?» «Li ho fatti incazzare in quel momento. Mentre votavo. Non voglio sbatterglielo in faccia. La nazione deve andare avanti. Guarire.» «Okay, ci vai tu a lavorare in un ospizio, con il minimo salariale, per rimpiazzare tutti quelli dell’Europa dell’Est che abbiamo perso.» «Sono pronto a fare la mia parte. Anche se non sono di grande utilità, quando c’è di mezzo la morte. O le malattie. O qualunque altra cosa abbia a che fare con un gabinetto.»
Nick Hornby (State of the Union: A Marriage in Ten Parts)
En el momento en el que uno dice, sintiéndolo de verdad, que pese a no ser «mi tipo» es alguien muy bueno «a su modo», se da una especie de liberación. Ese «a su modo» quiere decir que estamos saliendo de nuestro propio modo de ser, que estamos aprendiendo a valorar la bondad o la inteligencia en sí mismas, y no la bondad e inteligencia preparadas y servidas para gustar solamente a nuestro propio paladar. Y el afecto ensancha nuestra mente; de entre todos los amores naturales, ese es el más católico, el menos afectado, el más abierto. El afecto nos enseña primero a saber observar a las personas que «están ahí», luego a soportarlas, después a sonreírles, luego a que nos sean gratas, y al fin a apreciarlas. ¿Que están hechas para nosotros? ¡Gracias a Dios, no! No son más que ellas mismas, más raras de lo que uno hubiera creído, y mucho más valiosas de lo que suponíamos.
C.S. Lewis (The Four Loves)
I capelli le uscivano dal casco, e al vecchio Alex era venuta in mente quella canzone degli Smiths, There’s A Light That Never Goes Out, dall’album The Queen Is Dead, quando più o meno dice Non portarmi a casa, stasera, perché non è più la mia casa, ma la loro, e io non sono più il benvenuto. E se un autobus a due piani si schiantasse contro di noi, sarebbe unmodo sublime di morire, e se un camion ci uccidesse tutti e due morire al tuo fianco sarebbe un piacere e un onore, per me. [...] Non che sperasse che Aidi tirasse dritto alla prossima curva in modo da volare giù belli sparati per la scarpata, però tornava fuori un’altra volta la magia di essere insieme, e il fascino di non capire esattamente cosa volessero uno dall’altro, perché soltanto dandosi la mano - uh - avevano già tutto.
Enrico Brizzi (Jack Frusciante Has Left the Band: A Love Story- with Rock 'n' Roll)
Quando vedi il mare e sai che se chiudi gli occhi non lo rivedrai mai più, allora cerchi di tenere gli occhi aperti il più a lungo possibile. Lo capisco. Allora resti a guardare persino se ti viene incontro uno tsunami. Quando sei innamorato è esattamente la stessa cosa. Tutto ti sembra nuovo. Vedi cose che hai già visto migliaia di volte, ma per la prima volta le vedi insieme. E quando si guarda con quattro occhi tutto appare più bello.
Sjoerd Kuyper (Hotel De Grote L)
I due agenti si divisero, Uno fece un cenno d’assenso a Due che andò verso la porta dell’ufficio. Abbassò la maniglia, la porta era chiusa a chiave. Scivolò lungo la parete attento a non fare rumore. Li avrebbero presi questa volta. Si trattava di giovani non schedati, ladri adolescenti, secondo l’informatore, e nessuno voleva che la cosa si trasformasse in un bagno di sangue. Le armi dovevano restare nella fondina, gli ordini erano chiari, niente sparatorie da far west e cadaveri che facessero “strillare" la stampa sulla crudeltà delle forze dell’ordine. Ma andavano fermati. Piccoli bastardi (.............) E fu mentre formulava questo pensiero che un rumore metallico gli fece alzare gli occhi, un’ombra uscita dal nulla balzò oltre la ringhiera, atterrando a quattro zampe sulla pila di cassoni, poi si raccolse come un gatto e saltò verso il montacarichi, si afferrò a una delle rotaie verticali, s’inarcò come un saltatore con l’asta, la testa in giù. Le gambe descrissero un’ellisse impossibile, le ginocchia si piegarono e con una spinta delle reni il ragazzo superò la ringhiera del ballatoio, parve rimbalzare in su, sullo scaffale di ferro e scomparve nell’oscurità del soffitto (..........) I due agenti spinsero la porta a vetri e a balzi risalirono la scala di emergenza esterna, che finiva però a due metri dal tetto. Uno, più agile, si issò sui pali di sostegno, mentre Due abbaiava alla radio. Quindi anche lui si inerpicò ansando e guadagnò la cima. Rimasero là qualche istante, interdetti, scrutando nel buio. - Laggiù! – Gridò Due. L’ombra correva sul tetto del magazzino, un essere magrissimo, un nulla in movimento che sparì dietro la sagoma dell’abbaino. Uno estrasse la pistola dalla fondina, fece fuoco in aria e subito la volante accese la sirena. I due agenti corsero, girarono attorno all’abbaino e non videro nessuno. Si voltarono, niente. Pareva evaporato. Giunti al limite del tetto si fermarono. L’edificio accanto, un deposito chiuso, era a vari metri di distanza. Sotto c’erano tre piani e il cortile asfaltato. Si guardarono intorno, era saltato di là? Quei due depositi erano gli unici edifici vicini. Più in là, oltre un campo abbandonato che sembrava una palude c’era solo un enorme ammasso di rottami, la strada a quattro corsie e il mare. Il fuggitivo non aveva scampo, si trattava solo di evitare la tragedia. La figura riapparve correndo piegata sul tetto dello stabile di fronte, oltre il quale non c’era niente, il vuoto, la notte. Uno fece fuoco in aria un’altra volta, ma lui non parve accorgersene, giunse al parapetto, vi salì sopra e rimase accovacciato come un animale. - Ma che diavolo fa? – Disse Due. Il ladro si alzò in piedi e per alcuni secondi rimase dritto, silhouette nera contro il cielo chiaro di nubi. Poi, senza guardarsi indietro, si lanciò nel vuoto. da B-Loved
P.D. Blacksmith
-Merece la pena correr el riesgo por ti, Josie. ¿Por mí no? -No estoy.. dispuesta a correr el riesgo de perder a uno de mis únicos amigos.
Erin McCahan (Love and Other Foreign Words)
Tiene miedo. Es mucho mas fácil cerrarse a las personas que amarlas. Si uno se rodea el corazón con un sólido muro, nadie puede acercarse lo bastante para romperlo. ¿No le parece?
Julia Quinn
El cuerpo humano no está hecho para los años que uno podría vivir.
Gabriel García Márquez (Of Love and Other Demons)
Passione, Nostalgia e Dolore mi abitano e mi consumano: possono rendere uno spettro questo corpo che divorano. Tu che amo di un amore che mi domina come un tiranno, come il vino che si mesce sposa la coppa che lo accoglie, l'ora della separazione, che tanto temevo, è suonata, dimmi, quest'ora, tu che amo di una passione che aderisce, come denso liquore, alle pareti del mio corpo?
Anonymous (Le Mille e Una Notte)
Uno debería amar solamente a aquéllos a quienes pudiera allegar algún contento, alguna alegría de vivir, alguna profundidad en la existencia, con nuestra limitada capacidad de dar, de querer, de sentir y hacer sentir.
Javier Baquea
Uno debería amar solamente a aquéllos a quienes pudiera allegar algún contento, alguna alegría de vivir, alguna profundidad en la existencia, con nuestra limitada capacidad de dar, de querer, de sentir y hacer sentir.
Javier Baquera
¿Cómo puede uno comer cuando el corazón está ocupado?
Sena Jeter Naslund (Abundance)
Volver. ¿Cómo se hace para volver? Se van cerrando puertas alrededor de las personas: un silencio cierra una, un gesto cierra otra; una palabra la última. El pretexto no sirve cuando quedan tensiones pendientes entre dos seres. Ni sirve la excusa, ni sirve la palabra, ni sirve el silencio. ¿Cómo volver? Todo hace defensa alrededor de ambos. Cada uno construye su propia defensa, y la construye con aquellas cosas en las que no cree. ¡Qué difícil es volver! ¡Qué difícil es vernos a nosotros mismos cuando nos oscurece la emoción! ¡Pero qué difícil! Se busca con cierta saña deliberada los hechos que pueden constituir mayor obstáculo, o aumentar la distancia. Se olvidan todos aquellos que podrían restablecer la unión. No se recuerda la mirada que contradijo la palabra, esa mirada que tenía pendiente una esperanza, y vibra intensa y pesada la palabra de rechazo. ¡Qué difícil, pero qué difícil es volver! Hubo algo íntimo que no encontró expresión, algo en abierta contradicción con la palabra, que tuvo, tal vez, miedo de ser expresada. Pero ese algo se refunde obstinadamente en el olvido, y cuando quiere asomar su tímida cabeza, se le da un golpe para que regrese al pasado, para que no entre al presente, para que no anude el porvenir.
Yolanda Oreamuno Unger
Por la misma ventana rasgada, rasgada por los años que han transcurrido observo por uno de los orificios que tiene el vidrio el cual pareciera que llora por las gotas que ha dejado la noche de lluvia. Veo el sendero, vacío y frío lleno de hojas marchitas a los lejos escucho un grito de dos amantes, que se gritan uno al otro ¡amor mío cúbrete que viene el frío! parpadeo, vuelvo a mirar impávida y lo único que veo son dos hojas caídas que se ha llevado el olvido.
Ivonne Yáñez Saba
El amor no esta en la mente ni en el corazón, no esta en un lugar físico, sino en uno invisible, que no se ve, que no se puede palpar o tocar, que solo se puede sentir, como si hubiera llenado un espacio que antes estaba vacío, hueco, pero que ahora al sentirlo es como si se hubiera colmado de sensaciones lindas, hermosas, como cuando alguien planta una flor en un jardín, y este espacio queda lleno de alegría y color y da sentido a su existencia.
F.J. Vizcarra (Si todos los tréboles fueran de cuatro hojas ( If all the clovers were four leaves ))
..."para intentar ser mejores o más que los otros y entender equivocadamente que el mundo es una carrera de competidores a quienes hay que vencer sin saber que no tienen nada que demostrar a nadie, que solo la valía se la da uno mismo en tanto y cuanto esta en concordancia con los valores que nos permitan ser mejores personas, respetar a los demás y vivir en comprensión y tolerancia con el mundo".
F.J. Vizcarra (Si todos los tréboles fueran de cuatro hojas ( If all the clovers were four leaves ))
Pero si pudiera hacerme unos pantalones con la hierba de este jardín lo haría
Elizabeth Gilbert (Eat, Pray, Love)
La gente cree que una alma gemela es la persona con la que encajas perfectamente, que es lo que quiere todo el mundo. Pero una alma gemela auténtica es un espejo, es la persona que saca todo lo que tienes reprimido, que te hace volver la mirada hacia dentro para que puedas cambiar tu vida. Un alma gemela es seguramente, la persona más importante que vas a conocer en tu vida, porque te tira abajo todos los muros y te despierta de un porrazo. Pero ¿vivir con un alma gemela para siempre? Ni hablar. Uno se la pasa demasiado mal.Un alma gemela llega a tu vida para quitarte un velo de los ojos y se marcha, gracias a Dios.
Elizabeth Gilbert (Eat, Pray, Love)
A meno che non traggano piacere l'uno dall'altro, perché si stringono come amanti? Senza la Terra, come fiorirebbero il fiore e la pianta? Che cosa produrrebbe l'acqua o il calore del Cielo?
Erich Fromm (The Art of Loving)
Anna Sergeevna e lui si amavano come due esseri molto vicini, affini, come marito e moglie, come se il destino li avesse destinati l'uno all'altra e non capivano perché li aveva fatti sposare con altri; erano come due uccelli migratori, maschio e femmina, catturati insieme e messi in due gabbie separate.
Anton Chekhov (The Lady with the Little Dog)
Chicago deep dish takes forever to cook and costs as much as four New York–style pizzas. Chicago deep dish is a commitment. You arrive at Uno’s, Giordano’s, Gino’s East, or Lou Malnati’s and place your order, and then you wait and wait for what seems like a lifetime. At times it feels like they are purposely tormenting you to make the deep-dish pizza seem all the more appealing. I actually make a point of not showing up hungry when I go out for a Chicago deep-dish pizza. It would be torture. To kill time, you eat a salad with provolone, salami, and pepperoncini in it and drink a pitcher of beer like you are preparing yourself for some kind of long, difficult journey of waiting. Finally your pizza arrives in a pan carried by your server with some kind of clamp contraption that I’m pretty sure is the same one they use to shape molten glass. After the first slice you are full, and you should be. You’ve eaten roughly three pounds of food that is baked on top of a crispy, cake-like crust. There is never a reason to eat more than one slice of deep dish, but you forge on. The wait has built an enthusiasm and excitement in you that can’t be quelled by just one slice. Most humans stop after two slices, but I like to think of myself as a superhuman.
Jim Gaffigan (Food: A Love Story)
El amor le hace a uno sentirse bien- Si no es así, no es amor. -Pero parece amor -Si sientes dolor muchas más veces que felicidad, no es amor. Es algo más que te obliga a estar encerrada en tu propia cárcel, incapaz de ver que la puerta hacia la libertad está delante de ti abierta de par en par.
Marcia Grad (The Princess Who Believed in Fairy Tales)
Se tendieron en la cama, uno al lado del otro, y compartieron sus rencores, mientras el mundo se iba apagando y sólo iba quedando el cositeo del comején en el artesonado.
Gabriel García Márquez
Unos minutos después, los padres de Jimmy entraron en la cocina. A few minutes later, Jimmy’s parents entered the kitchen. —Bien, estáis aquí —dijo papá. “Great, everyone’s here,” said Dad. —Estoy muy contenta de que todos estéis de tan buen humor —continuó mamá—. ¡Qué manera más maravillosa de empezar a comer! ¡No olvidéis lavaros las manos! “I’m happy that everyone’s in such a good mood,” said Mom. “What a great way for us to start lunch! Don’t forget to wash your hands!” Toda la familia se sentó a la mesa y empezaron a comer las cosas sabrosas que había sobre ella. Incluso Jimmy se terminó todo el plato. The entire happy family sat around the large table and began eating all the tasty things there. Even Jimmy finished his whole plateful. Desde ese día, a Jimmy le gusta comerse toda su fruta y verdura. A veces, todavía come algún que otro caramelo, pero sólo unos pocos y después de sus comidas. From that day on, Jimmy liked eating all his fruits and vegetables. Sometimes, he still eats candy but only a little and only ever after his meals.
Shelley Admont (Me Encanta Comer Frutas y Verduras - I Love to Eat Fruits and Vegetables)
<> disse piano. <<È molto egoista da parte mia riuscire solo a pensare che ti voglio per me?>> Mi misi a balbettare. <> Curvò la bocca in uno strano sorriso. E poi mi baciò.
S.J. Kincaid
Sei straordinaria" disse piano. È molto egoista da parte mia riuscire solo a pensare che ti voglio solo per me?" Mi misi a balbettare. "Mi vuoi... in... che senso...?" Curvò la bocca in uno strano sorriso. E poi mi baciò.
S.J. Kincaid (The Diabolic (The Diabolic, #1))