Visita Iglesia Quotes

We've searched our database for all the quotes and captions related to Visita Iglesia. Here they are! All 6 of them:

“
Hijo m√≠o, la Santa Madre Iglesia est√° a la derecha, pero Jesucristo siempre estuvo a la izquierda ‚ÄĒle dec√≠a enigm√°ticamente, entre sorbo y sorbo de vino de misa con que celebraba las visitas de Pedro Tercero.
‚ÄĚ
‚ÄĚ
Isabel Allende (La casa de los espíritus)
“
‚ÄĒHijo m√≠o, la Santa Madre Iglesia est√° a la derecha, pero Jesucristo siempre estuvo a la izquierda ‚ÄĒle dec√≠a enigm√°ticamente, entre sorbo y sorbo de vino de misa con que celebraba las visitas de Pedro Tercero.
‚ÄĚ
‚ÄĚ
Isabel Allende (La casa de los espíritus)
“
Para que Jesucristo sea el Se√Īor de tu vida, debes invitarlo a participar de toda tu vida, no solo que venga de visita el domingo por la ma√Īana en la iglesia.
‚ÄĚ
‚ÄĚ
Tony Evans (Oración del reino (Spanish Edition))
“
Demonio de √Āngel, yo pagu√© el precio de tu ardiente fantas√≠a. All√≠ pas√© a ser lo que soy: un medicucho que explora, d√≠a a d√≠a, la vagina de tus virgenes. Desangrar virgenes ha sido mi ocupaci√≥n durante a√Īos. De tu hermosa Virgen del Quinche, aborrecer√© cada d√≠a m√°s el cuerno sin ra√≠z en el que asienta su castidad. Al diablo con la castidad, pues la castidad la hago yo con mis tenazas. Aborrezco los prost√≠bulos con olor a sacrist√≠a, las iglesias con ambiente de prost√≠bulo. De tu misteriosa Virgen del Dedo, aborrecer√© siempre aquel gesto obsceno que parece ocultarse tras las sedas de su manto celestial. De esta Virgen sensual, provocativa, s√≥lo me queda la imagen de sus grandes senos ocultando un coraz√≥n de vidrio rojo. Un coraz√≥n donde tus parientes, a√Īo tras a√Īo, refriegan tontamente sus penurias. De tu agresiva Virgen de la Ciudad, aborrecer√° toda mi vida esa capacidad de disolverse como un arc√°ngel en las sombras del callej√≥n m√°s cercano. Reina con alas de cemento durante el d√≠a, puta crepuscular que visita los bajos de mi casa a media noche. Aborrezco a todas estas virgenes que recorren la ciudad como fantasmas, exhibiendo sus impudicias, disimulando en pan de oro su condena madre. Apenas ha cesado la vida en sus entra√Īas, cuando ya comienzan a hilar las venas de sus vientre en silencio. No hay perd√≥n, ni soluci√≥n posible. De todas estas virgenes, sin embargo, yo bebo la sangre que despiden, alimentando as√≠ la avidez de mi s√≥tano con sus pozos pestilentes. De todas estas putas, de todas estas potrancas que habitan los altares de la ciudad, las casas decentes como t√ļ dir√≠as, yo voy acumulando con sabor a muerte las monedas, los billetes, que justifican mi desgracia. Maldigo la hora en que te conoc√≠, Angelote, pues ah√≠ naci√≥ mi desgracia. Maldigo tu nefasta influencia, aunque ahora ya sea demasiado tarde. Maldigo el d√≠a en que, por primera vez, puse mis manos sobre el vientre de una mujer, puesto que esa mujer pudo haber sido mi madre.
‚ÄĚ
‚ÄĚ
Javier Vásconez (Angelote, amor mío)
“
La vida en el mundo civilizado ofrece diversas posibilidades para silenciar las voces inc√≥modas y peligrosas: la vida ordenada, las comidas, las obligaciones, la vida en familia y los fallecimientos, la prensa diaria, los juicios en el tribunal, las tertulias de antiguos compa√Īeros de estudios, las cat√°strofes y los cr√≠menes, los homenajes a los poetas, el orgullo nacional y la educaci√≥n, las visitas a la iglesia y el ¬ęCuidado con los enemigos de la patria¬Ľ, incluso un partido de f√ļtbol al s√©ptimo d√≠a; todo son est√≠mulos y distracciones hasta que la conciencia se va hundiendo en la tranquila bah√≠a y la necesidad insatisfecha y eternamente joven del coraz√≥n humano se va erdiendo con hermosa modestia.
‚ÄĚ
‚ÄĚ
Annemarie Schwarzenbach (Das Gl√ľckliche Tal)
“
Un poderoso avivamiento en Gales Cuando George ten√≠a 15 a√Īos, su vida cambi√≥ radicalmente, al igual que la vida de su hermano Stephen. Un joven lleno del Esp√≠ritu llamado Evan Roberts comenz√≥ a predicar en todo el territorio de Gales, trayendo un poderoso movimiento del Esp√≠ritu Santo por donde quiera que fuera. Desde la edad de 13 a√Īos, Roberts hab√≠a clamado por una visita de Dios. Durante diez a√Īos, hab√≠a orado para que el avivamiento viniera a Gales. Entonces, en 1903, a la edad de 25 a√Īos, comenz√≥ a orar por un poderoso movimiento del Esp√≠ritu Santo. Ese a√Īo, despu√©s de escuchar un mensaje acerca de rendirse a Dios, cay√≥ de rodillas y le pidi√≥ al Se√Īor que lo doblegara y lo usara para su gloria. Sinti√≥ que la paz y el poder de Dios lo visitaban, as√≠ como un deseo ardiente de llevar el Evangelio de Cristo a la gente en todo ese pa√≠s. A partir de noviembre de 1904, cuando Roberts predicaba en iglesias y en reuniones al aire libre, el Esp√≠ritu Santo se derramaba. Hab√≠a llanto y quebrantamiento, confesi√≥n de pecado y arrepentimiento en cada reuni√≥n. El avivamiento gal√©s hab√≠a comenzado. Las sesiones de avivamiento se llevaban a cabo donde sea que aquel fuera llevado a ministrar. Las multitudes ven√≠an y el Esp√≠ritu Santo se mov√≠a en oleadas sobre los corazones de la gente. El canto y la alabanza continuaban, a veces durante horas, seguidos de la confesi√≥n de pecados y el santo arrepentimiento. La oraci√≥n era levantada al un√≠sono, y los miembros de la congregaci√≥n a menudo interrump√≠an las oraciones con una palabra del Se√Īor. Estas reuniones continuaban hasta las primeras horas de la ma√Īana, con el Esp√≠ritu movi√©ndose en los corazones de las personas, incluso cuando hab√≠a poca o ninguna predicaci√≥n. Decenas de miles llegaban a las sesiones diarias y eran convertidos por el poder de Dios. El efecto en Gales fue enorme. Los bares y las casas p√ļblicas se cerraron; las ventas de licores se redujeron en un 75%. Las capillas estaban abiertas, y el n√ļmero de iglesias estaba creciendo. Durante el curso del avivamiento en este pa√≠s, cientos de miles de personas se convirtieron. El avivamiento se extendi√≥ como un reguero de p√≥lvora, y una de las √°reas m√°s afectadas fue Maesteg, la ciudad natal de George y Stephen Jeffreys. Roberts y sus obreros visitaron el √°rea en tres ocasiones distintas y trajeron m√°s de cinco mil personas al Reino de Dios. El 20 de noviembre de 1904, el reverendo Glasnant Jones se puso de pie delante de la congregaci√≥n de Siloh y predic√≥ un mensaje de salvaci√≥n. Antes de esta fecha, George y Stephen hab√≠an asistido a la iglesia en alguna ocasi√≥n. Esa ma√Īana, experimentaron una conversi√≥n din√°mica y fueron bautizados en el Esp√≠ritu Santo. Inmediatamente despu√©s, comenzaron a servir al Se√Īor en la iglesia en todas las maneras que pudieron. Para la consternaci√≥n de estos hermanos y de gran parte de Gales, el avivamiento gal√©s dur√≥ solo dos a√Īos antes de que cayera en decadencia.
‚ÄĚ
‚ÄĚ
Roberts Liardon (Los generales de Dios 4: Los evangelistas de sanidad (Spanish Edition))