Olvides Quotes

We've searched our database for all the quotes and captions related to Olvides. Here they are! All 200 of them:

Nunca olvides qué eres, porque desde luego el mundo no lo va a olvidar. Conviértelo en tu mejor arma, así nunca será tu punto débil. Úsalo como armadura y nadie podrá utilizarlo para herirte.
George R.R. Martin (A Game of Thrones (A Song of Ice and Fire, #1))
Bienvenida" Se me ocurre que vas a llegar distinta no exactamente más linda ni más fuerte ni más dócil ni más cauta tan solo que vas a llegar distinta como si esta temporada de no verme te hubiera sorprendido a vos también quizá porque sabes cómo te pienso y te enumero después de todo la nostalgia existe aunque no lloremos en los andenes fantasmales ni sobre las almohadas de candor ni bajo el cielo opaco yo nostalgio tu nostalgias y cómo me revienta que él nostalgie tu rostro es la vanguardia tal vez llega primero porque lo pinto en las paredes con trazos invisibles y seguros no olvides que tu rostro me mira como pueblo sonríe y rabia y canta como pueblo y eso te da una lumbre inapagable ahora no tengo dudas vas a llegar distinta y con señales con nuevas con hondura con franqueza sé que voy a quererte sin preguntas sé que vas a quererme sin respuestas.
Mario Benedetti
Que lo que quieres no haga que se te olvide lo que mereces.
Elísabet Benavent (La magia de ser Sofía (La magia de ser... #1))
No importa tener miedo, Sara. El miedo es bueno,El miedo nos hace ser valientes, si no tuvieramos miedo, ¿ que tendria de valiente un acto? El miedo nos activa y nos ayuda a sobrevivir, no lo olvides nunca, El miedo te hace sentir viva, Sara.¿ No lo sientes ahora?...
Neïra (Valiente Vera, pequeña Sara)
—Siempre que te acercas a una respuesta, el Universo juega contigo para que olvides la pregunta.
Albert Espinosa (El mundo azul. Ama tu caos)
No existe un lugar al margen del mundo, pero hay momentos que hacen que te olvides completamente de él.
Chris Pueyo (El chico de las estrellas)
¿Por qué me lo cuentas ahora? -Porque no quiero que olvides lo distintas que son nuestras circunstancias. Si mueres y yo vivo, no quedará nada para mí en el Distrito 12. Tú lo eres todo para mí -me dice-. Nunca volvería a ser feliz. [pp. 367]
Suzanne Collins (Catching Fire (The Hunger Games, #2))
A veces basta con mirar las cosas de frente para que empiecen a existir,a veces lo que parece imposible está al alcance de la mano
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Le amaba como amamos sistemáticamente aquello que se nos escapa.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
La eternidad no hace que se olvide lo que has perdido, sólo que soportes la pérdida.
Cassandra Clare (City of Heavenly Fire (The Mortal Instruments, #6))
Recuerda esto, hijo mío, aunque olvides todo lo demás: un poeta es un músico que no sabe cantar. Las palabras tienen que encontrar la mente de un hombre si pretenden llegar a su corazón, y la mente de algunos hombres es lamentablemente pequeña. La música llega al corazón por pequeña o acérrima que sea la mente de quien la escucha.
Patrick Rothfuss (The Name of the Wind (The Kingkiller Chronicle, #1))
Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no escucha música, quien no halla encanto en si mismo. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar. Muere lentamente quien se transforma en esclavo del habito, repitiendo todos los días los mismos senderos, quien no cambia de rutina, no se arriesga a vestir un nuevo color o no conversa con desconocidos. Muere lentamente quien evita una pasión Y su remolino de emociones, Aquellas que rescatan el brillo en los ojos y los corazones decaidos. Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor, Quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite al menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos… ¡Vive hoy! - ¡Haz hoy! ¡Ariesga hoy! ¡No te dejes morir lentamente! ¡No te olvides de ser feliz!
Pablo Neruda
Y querría muchas cosas más pero el alfabeto no es suficientemente largo.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Cuando aceptas la maravilla la aceptas sin concesiones. Y toda maravilla tiene dos caras, Ariadna. No lo olvides nunca.
José Antonio Cotrina (La canción secreta del mundo)
Te amo. Lo suficiente como para camuflarte en mi piel. Nunca pares. Nunca olvides.
Colleen Hoover (Never Never: Part Three (Never Never, #3))
Sé que querías decirme que siempre me recordarías, Cassia, pero tengo miedo de que me olvides.
Ally Condie (Crossed (Matched, #2))
No olvides nunca que puedes tener al mejor compañero a tu lado, pero serás infeliz si no estás enamorada de tu propia vida.
Augusto Cury
Prometo rozar tu alas cuando olvides que sabes volar.
Chris Pueyo (Aquí dentro siempre llueve)
Todos somos parte del mundo, hija. Nosotros somos el mundo. Si dañamos a Tara, nos dañamos a nosotros mismos. No lo olvides nunca. Ten fe en ti misma y no te rindas.
Laura Gallego García (Las hijas de Tara)
Ahora conozco las penas del amor: unas penas tan extrañas que te quieren matar pero no te matan nunca.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Pero no olvide tampoco que lo primero que se aprende en el Ejército es a ser hombres. Los hombres fuman, se emborrachan, tiran contra, culean. Los cadetes saben que, si son descubiertos, se les expulsa. Ya han salido varios. Para hacerse hombre hay que correr riesgo, hay que ser audaz. Eso es el Ejército, Gamboa, no sólo la disciplina.
Mario Vargas Llosa (La ciudad y los perros)
Uno de estos días, te enamorarás, hijo. No te conformes con cualquier persona. Elige a la chica que no sea fácil, una por la que tengas que luchar, y después nunca dejes de pelear. Nunca... —Toma un suspiro profundo—, dejes de luchar por lo que quieres. Y nunca... —Frunció el ceño—, olvides que mami te ama. Incluso si no puedes verme. —Una lágrima cayó por su mejilla—. Siempre, siempre te amaré.
Jamie McGuire (Walking Disaster (Beautiful, #2))
Nada que temer, nada que cambiar Por ti me olvide de quien yo era en realidad Contigo me quede, como un diamante sin brillar No quiero ser así, espejo de tu vanidad Prefiero ser de mí Sin nada que temer, nada que cambiar Na na na Yo me siento así Bella y auténtica Na na na No seré por ti Una fuerte mental, no no [Chorus] Dices, que soy imperfecta, Que tu eres mi dueño, Quien no te madura todo el tiempo. Dices que hablo cosas tontas, Que no te merezco, Quien te crees que eres, dime quien. Te pido por favor, Que no me quieras controlar, Entregame tu amor, Sin condiciones nada mas. Permíteme vivir, soñando ésta realidad No ves que soy asi, distinta sin igual Na na na Yo me siento así Bella y auténtica Na na na No seré por ti Una fuerte mental, no no [Chorus] Dices, que soy imperfecta, Que tu eres mi dueño, Quien no te madura todo el tiempo. Dices que hablo cosas tontas, Que no te merezco, Quien te crees que eres, dime quien. [Bridge] Dices que soy una niña, Que me tienen consentida. Dices que soy diferente, Ciertamente, ciertamente. Soy lo que me gusta ser, No me intentes detener. Mírame bien, no estoy hecha de papel. Dices! [Chorus] Dices, que soy imperfecta, Que tu eres mi dueño, Quien no te madura todo el tiempo. Dices que hablo cosas tontas, Que no te merezco, Quien te crees que eres, dime quien. Eue soy imperfecta, Que tu eres mi dueño, Quien no te madura todo el tiempo. Dices que hablo cosas tontas, Que no te merezco, Quien te crees que eres, dime quien.
Selena Gómez
Te figuras que existe algo llamado la naturaleza humana, que se irritará por lo que hacemos y se volverá contra nosotros. Pero no olvides que nosotros creamos la naturaleza humana.
George Orwell (1984)
Nunca olvides que, en mano de Dios, simplemente eres un granito de arena.
Omran Omais
La verdad no podrá ser derrotada nunca, Sarene. Aunque la gente la olvide temporalmente. -Eventeo-
Brandon Sanderson (Elantris (Elantris, #1))
«Amo quien fuiste y quien eres, porque si hay algo cierto en esta vida, mo anam, es que nací solo para amarte. Cuando mi corazón se silencie con mi muerte, nunca olvides que mi alma te seguirá amando.»
Caroline March (No todo fue un sueño)
El amor y el odio son sentimientos fáciles de confundir: ni uno ni el otro tienen la menor piedad.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Señor Furia, susúrreme palabras de amor. —Te amo, Rafaela. Te amo de esta manera inefable que es difícil de comprender. Durante estos nueve años, jamás te olvidé. Estabas en mi cabeza en cada maldito minuto de cada maldito día. Tu recuerdo era una maldición. Te confieso que quería deshacerme de él porque estaba volviéndome loco. La noche en que Elisabetta y yo nos comprometimos, tu rostro me perseguía como un fantasma y tu voz me repetía: No me olvide, señor Furia. No me olvide, señor Furia. ¡Rafaela, nunca vuelvas a dejarme! Ya no podría soportarlo. —¡Nunca, amor mío! Prométeme que moriremos juntos. —Lo prometo.
Florencia Bonelli (Me llaman Artemio Furia)
Te lo entrego no para que recuerdes el tiempo, sino para que de vez en cuando lo olvides durante un instante y no agotes tus fuerzas intentando someterlo. Porque nunca se gana una batalla dijo. Ni siquiera se libran. El campo de batalla solamente revela al hombre su propia estupidez y desesperación, y la victoria es una ilusión de filósofos e imbéciles.
William Faulkner (The Sound and the Fury)
A veces basta con mirar las cosas de frente para que empiecen a existir.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
No olvides, Eragon, que nadie se ve a sí mismo como un villano y son pocos los que toman decisiones sabiendo que se equivocan.
Christopher Paolini (Eldest (The Inheritance Cycle, #2))
Dicen que las mujeres muy bellas son inolvidables, espero que aprendas a vivir sin ella, aunque no la olvides.
Isabel Allende (Retrato en sepia)
Te querría en cualquier cuerpo, en cualquier mundo, con cualquier pasado. No lo olvides nunca.
Claudia Gray (A Thousand Pieces of You (Firebird, #1))
—Haces que me olvide de todo —susurró a su oído y notó como ella se estremecía. —No parece un mal don —replicó ella con la voz entrecortada.
Altea Morgan (De Bombay a ti)
La vida es un regalo; no te olvides de vivirla.
Nicola Yoon (Everything, Everything)
Ser diferente y pensar diferente hace que la persona sea inolvidable. La historia no recuerda el olvidable. Honra la minoría única la mayoría no puede olvidar.
Suzy Kassem (Rise Up and Salute the Sun: The Writings of Suzy Kassem)
«Mira desde los cielos y ve cómo nos hemos convertido en el desprecio y la burla de las naciones; somos contados como ganado y llevados al matadero para ser degollados y destruidos o para ser golpeados y acusados. Sin embargo, a pesar de todo esto, no hemos olvidado Tu nombre; te lo imploramos: no nos olvides…»
Leon Uris (Éxodo)
Sé diferente. Ser original. Nadie se acordará de una flor específica en el jardín cargado con miles de la misma flor amarilla, pero recordará el que logró cambiar su color a púrpura. Ser diferente y pensar diferente hace que la persona sea inolvidable. La historia no recuerda el olvidable. Honra la minoría única la mayoría no puede olvidar.
Suzy Kassem (Rise Up and Salute the Sun: The Writings of Suzy Kassem)
Si la juventud supiera, si la vejez pudiera.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Aunque olvides todo lo demás, acuérdate de esto: la inspiración que viene de fuera de uno mismo es igual que el calor en el horno. De él salen panecillos mediocres. Pero la inspiración que proviene de tu interior es como un volcán: puede cambiar el mundo.
Alan Bradley (The Weed That Strings the Hangman's Bag (Flavia de Luce, #2))
Estas pláticas que yo tengo con mi conciencia son a veces muy largas, duran días enteros; por eso no resulta que me ponga a contártelas en esta pobre carta. De verdad, cuídate mucho, come y duerme bien y sueña con los angelitos y no en esta cosa maligna que soy yo. Pero no me olvides.
Juan Rulfo (Cartas a Clara)
Consideraba cada segundo de más a su lado como un segundo menos de sufrimiento.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
- ¿Ya hacemos bien en comer sushi delante de tantos tiburones? - recapacitó Sheena. - Tranquila, solo un tiburón te devorará esta noche.
Lisa Suñé (No me olvides (Generación,#1))
-No olvides este momento-añadió mi padre-, porque de los millares de manos que estreches en tu vida, tal vez no haya ni diez que valgan como la suya.
Edmondo de Amicis (Cuore)
No olvides que lo que llamamos hoy realidad fue imaginación.
José Saramago
Está cerca que tú te olvides de todo y también lo está que todos te olviden.
Marcus Aurelius (Meditaciones)
No olvides que la belleza está en el exterior porque florece desde el interior, y que quien se mira y se sonríe, encuentra la belleza y la libertad en sí mismo.
Andrea Compton (Y luego ganas tú: 5 historias contra el bullying)
La eternidad no hace que se olvide lo que has perdido, solo que soportes la pérdida.
Cassandra Clare (City of Heavenly Fire (The Mortal Instruments, #6))
Pero a la felicidad le gusta vivir con quien sabe guardar su honor y dignidad. No lo olvides y compórtate...
Chinguiz Aitmatov
No digo que se lo merezcan. Y no te pido que olvides ni que finjas que no ocurrió nada. Sólo te pido que lo pienses.
Sylvain Reynard (Gabriel's Redemption (Gabriel's Inferno, #3))
Se le puede decir a una mujer que es linda varias veces sin que se lo crea, pero basta decirle que es fea sólo una para que jamás lo olvide.
Carolina Pineda
Cuando olvides todo lo que has aprendido, y sólo entonces, estarás en la miseria
Odin Dupeyron (Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado)
No me olvides, Laura. Estaré contigo mientras me recuerdes. Te lo prometo.
Laia Soler Conangla (Nosotros después de las doce)
«No te olvides en las tinieblas de lo que aprendiste en la luz»,
Philip Yancey (Disappointment with God)
A quien recuerde el pasado que le arranque un ojo. A quien lo olvide que le arranquen los dos.
Sophie Goldberg (El jardín del mar)
Pero no olvides que la sabiduría nunca es peligrosa. Lo verdaderamente peligroso es el modo en que se usa.
Michael Scott (The Warlock (The Secrets of the Immortal Nicholas Flamel, #5))
Los únicos malditos son los hombres; su ambición y egoísmo desmedidos, Pete, no lo olvides jamás.
Miguel Ángel Naharro
Y no olvide lo peor: que este país es la hostia, y nosotros, usted,yo, tendremos que espabilarnos igual. El enemigo del pueblo es siempre el poder.
Jordi Sierra i Fabra (Dos días de mayo (Inspector Mascarell, #4))
Siempre y cuando uno no olvide que lo que antes era invisible -la cuota de intimidad de cada uno, la vida interior de todos- ahora es expuesto en la escena pública, uno comprenderá que quienes procuran la invisibilidad están condenados al rechazo, a la exclusión, condenados a ser sospechosos de algún crimen. La desnudez física, social y psíquica está a la orden del día.
Zygmunt Bauman (Consuming Life)
Ahora ya sé que te he perdido, que lo he perdido todo. Y aun así no puedo dejar que te vayas para siempre y me olvides sin que sepas que no te guardo rencor, que yo lo sabía desde el principio, que sabía que te iba a perder y que tú nunca ibas a ver en mí lo que yo en tí. Quiero que sepas que te quise desde el primer día y que te sigo queriendo, ahora más que nunca, aunque te pese. No deseo nada más en el mundo que seas feliz, que todo a lo que aspiras se haga realidad y que, aunque me olvides con el tiempo, algún día llegues a comprender lo mucho que te quise''.
Carlos Ruiz Zafón (The Shadow of the Wind (The Cemetery of Forgotten Books, #1))
— Míralo por el lado positivo. Encuentro que eres muy valiente. Y... ¡te quiero! — ¿Puedes decirlo otra vez, por favor? ¿Y luego besarme para que me olvide de todo lo demás? — Puedo intentarlo.
Kerstin Gier (Smaragdgrün (Edelstein-Trilogie, #3))
Nunca olvides qué eres, porque, desde luego, el mundo no lo va a olvidar. Conviértelo en tu mejor arma, así nunca será tu punto débil. Úsalo como armadura y nadie podrá utilizarlo para herirte.
George R.R. Martin (Juego de tronos (Canción de hielo y fuego, #1))
Parece ser que a veces se sueña lo que más se desea en el mundo. Puede sonar extraño pero nunca había soñado con tu vuelta. La creía posible y no soñaba con ella. Me pregunto si este sueño es una señal, la señal de que yo también te abandono. De que necesito soñar, puesto que ya no espero.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
—Tatiana... Tatiana... Ta... tiana... —Calla, por favor. —No lo olvides. Dondequiera que estés, si puedes mirar al cielo y ver la constelación de Verseo, si ves su sonrisa y oyes cómo el viento estelar susurra tu nombre, sabrás que te estoy llamando para que vuelvas a Lazarevo. —No tendrás que llamarme, soldado —dice Tatiana, apoyando la cara en el brazo deAlexander—. Nunca me iré de aquí.
Paullina Simons (Tatiana and Alexander (The Bronze Horseman, #2))
Los recuerdos son material sensible, volátil. Los recuerdos son partículas en constante y creciente alteración. Los recuerdos han hecho arder neuronas. Los recuerdos pueden hacer que lo olvides todo.
Rodrigo Fresán (El fondo del cielo)
Durante un rato nos encontramos mirando la pared, absortos en nuestros pensamientos. Sobre el revoque alguien había pintado con letras negras una secuencia en latín. —¿Qué significa eso? —preguntó Leslie finalmente—. ¿No te olvides de llenar la nevera? —No —dijo Raphael—. Es una cita de Leonardo Da Vinci y los De Villiers se la robaron para usarla como lema familiar. —Oh, entonces seguro que traducido es algo así como «No es que seamos unos fanfarrones, es que realmente somos geniales». O «¡Lo sabemos todo y siempre tenemos razón!». Solté una risita. —«Unce tu carro a una estrella» —dijo Raphael—: eso significa. [...]
Kerstin Gier (Smaragdgrün (Edelstein-Trilogie, #3))
He visto su mirada estas noches. He visto la botella de vino que se vaciaba demasiado deprisa y sus brazos alrededor de mi cuerpo intentado agarrarse pero sin encontrar dónde hacerlo puesto que ya no soy nada.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Ese aleteo de mariposa, incorrecto, que con el tiempo puede transformarse en un ciclón, si es tocado por los buenos corazones a lo largo de su recorrido, podrá llegar al fin de su vuelta convertido en brisa fresca. No lo olvides nunca, toda buena acción no sólo tiene el resultado que ves, sino que hace su aleteo mucho más allá de lo que ves, sus efectos van mucho más allá, en el mundo invisible, en el futuro de tus hijos. Su influencia se multiplica. No te conformes nunca con los ciclones que producen las malas acciones, sino combátelos con tus acciones amorosas. Pequeñas o grandes, todas tienen un valor y una influencia en el mundo intangible.
Viviana Rivero (Lo que no se dice)
Cuando me muera y me tengan que enterrar Quiero que sea con una de tus fotografaas Para que no me de miedo estar abajo Para que no se me olvide como es tu cara Para imaginar que estoy contigo Y sentirme un poquito vivo...
Saul Hernandez
En China seguramente tú eres tú y yo soy yo y, aunque nos cruzáramos, lo más probable es que no nos hiciéramos ni caso. Sin embargo, cuando nos marchamos de nuestra tierra, no te olvides que a todos se nos conoce con un mismo nombre, todos somos «chinos».
Sanmao (Diarios de las Canarias)
Era una estupidez total, yo tenía solo veinticuatro años; pero por no perderla habría hecho lo que fuera, un hijo, una boda, endeudarme durante treinta años, el coquetón piso de tres habitaciones y el monovolumen, por sus preciosos ojos habría acelerado mi vida.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
—Ni siquiera sé por qué vine—dijo ahora con furia después de mirarme intensamente —Simplemente sé que cuando lo supe, tú eras la única persona en la que podía pensar, la primera persona que apareció en mi mente. —Aquí estoy para ti, nunca olvides eso, yo jamás te voy a dejar. —¿Por qué? No deberías hacerlo, yo solo te he hecho sufrir, no me merezco que me apoyes, deberías echarme, odiarme, burlarte de mí desgracia. —Porque yo nuca podría dejarte, ni burlarme de ti, te amo y no importa lo que hagas no voy a dejar de hacerlo. —Lo lamento, pero yo no puedo.
Lolo Mayaya (Play With Me)
—Por cierto, antes de que se me olvide. —Él rompió el silencio—. Creo que debería decírtelo, es algo que no puedo ocultar y que acabarás por enterarte. Ella se inquietó, por la forma en que lo decía no podía presagiar nada bueno. Lo miró en silencio, esperando que, fuera lo que fuese, no cambiara las cosas. Pero él parecía más ocupado en excitarla y no podía concentrarse si estaba pensando en lo que tenía que decir. Pero es que sus manos... sus manos estaban por todas partes, presionando un pezón, acariciando sus labios vaginales... Por no hablar de su boca, que la besaba en el cuello, en el hombro... Oh, qué delicia. Pero esa inquietud hacía que no pudiera disfrutar al cien por cien. Colocó la mano sobre la de él para detenerlo. —¿Qué eso tan importante que tienes que decirme? —Bah, nada, poca cosa. —Él intentó de nuevo meter la mano entre sus piernas. —¡Habla! —Pues nada, que te quiero —dijo él con ese tono pedante, como si dijera la hora. Ella se quedó inmóvil al escucharlo. ¿Cómo podía ser tan retorcido? Aunque... era «su retorcido» y lo quería por eso; así que sonrió, le dio acceso y buscó una réplica contundente. —Sólo tú puedes decir algo importante de forma tan enrevesada —le respondió alegre.
Noe Casado (Treinta noches con Olivia)
Puedes hacer que la gente olvide antes las murmuraciones siendo excelente en tu trabajo. Si les demuestras tu valía, no habrá rumor en el mundo capaz de contrarrestarlo. Probablemente siempre tengas que trabajar más que los demás para obtener el mismo resultado, pero no me parece que seas de las que se arrugan ante el trabajo duro. ¿Me equivoco?
Sylvain Reynard (Gabriel's Redemption (Gabriel's Inferno, #3))
¿Tú crees que una relación tiene como objetivo destrozar los sueños del otro?
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
No creo que alguien que tiene lágrimas dentro pueda ser realmente malo.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
- Siento como si fuera mi primera vez - confesó Matt. - Que sea nuestra primera vez, cambiemos el pasado ahora - respondió excitada y sincera -. Hazlo realidad.
Lisa Suñé (No me olvides (Generación,#1))
Ya está. La cagaste otra vez. Hoy tampoco pudiste. Olvidate. Quedate en cama, revolcate en tu sueño como un cerdo, no salgas ni veas a nadie. Esta noche, cuando el insomnio te tenga levantado hasta el amanecer y sientas que te estás convirtiendo en un extraterrestre que ya no puede salir al mundo exterior, te vas a acordar de lo que te dije hoy. Ahora, seguí. Ni se te ocurra levantarte: el mal ya está hecho y por lo menos disfrutá –ja– de un par de horitas de sueño más.
Carlos Gamerro (Las islas)
De tantos líos que me meto, el tuyo ha sido tan total. Pero ahora busco la forma mejor, de que olvides y olvidarme yo. Ya no encajo, no te engañes, en tu guión. No pares aún que sigue el aplauso, si el mundo paró sólo un instante en mis manos ya no se va a parar más. No quiero seguir ensayando en mi cuarto para hacer un papel, que me negaron los años el tiempo no ha perdonado. Y me he portado, como un actor casi acabado sé que al bajar del escenario me partiré por ti las manos a golpes contra el decorado.
Alejandro Sanz
Creo que ni cuando sea una viejecita hecha y derecha conseguiré comprender por qué las personas se matan unas a otras por nada, es decir, por petróleo, poder, fronteras, dioses que se parecen como dos gotas de agua, lo único que no tienen el mismo nombre.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
—Antes de que se me olvide. ¿Te he dicho ya, lucero del alba, lo mucho que te quiero? Ella puso los ojos en blanco. James, por increíble que pareciera, se había empeñado en agasajarla con constantes frases románticas, a cual más cursi. Incluso le sorprendió un día en su despacho leyendo un libro de poesía y copiando versos en un papel para dedicárselos. Samantha sabía que era su forma de castigarla por obligarle a declararse de aquella manera. Ahora tendría que aguantar indefinidamente las cursilerías de su marido.
Noe Casado (A contracorriente (Familia Boston, #2))
«No es lo que ha sucedido lo que molesta a un hombre, dado que lo mismo puede no molestar a otro. Es su juicio sobre lo sucedido». En un contexto distinto, Epicteto apunta en una dirección similar: «No olvides que no es el hombre que te envilece o golpea aquel que te insulta, sino tu propio juicio de que este hombre te insulta. Por lo tanto, cuando alguien te irrita, ten por seguro que es tu propia opinión la que te ha irritado. Y comprométete a no dejarte llevar por las impresiones externas, dado que una vez que ganes tiempo y postergues tu reacción, podrás más fácilmente llegar a ser el amo de ti mismo».
Rafael Echeverría (Ontología del lenguaje (Spanish Edition))
-Mi meta en la vida es llegar a ser un adjetivo -dijo-. Que la gente vaya por ahí diciendo: «Eso era tan bankheadiano», o «Un poco demasiado bankheadiano para mi gusto». -Bankheadiano suena bien -dijo Madeleine. -Es mejor que bankheadesco. -O bankheadino. -La terminación en «ino» es horrible la mires por donde la mires. Hay joyciano, shakesperiano, faulkneriano. Pero en «ino». ¿Quién hay por ahí que sea algo terminado en «ino»? -¿Thoma Mannino? -Kafesco -dijo-. ¡Pynchonesco! Mira, Pynchon es ya un adjetivo. Gaddis. ¿Cómo sería para Gaddis? ¿Gaddiesco? ¿Gaddisio? -No, con Gaddis no se puede hacer —dijo Madeleine. -No -dijo Leonard- Ha tenido mala suerte, Gaddis. ¿Te gusta Gaddis? -Leí un poco de Los reconocimientos -dijo Madeleine. Doblaron Planet Street y subieron por la pendiente. -Belloviano -dijo Leonard-. Es superbonito cuando se cambia alguna letra. Con nabokoviano no pasa: Nabokov ya tiene la «v». Y Chéjov también: chejoviano. Los rusos lo tienen fácil. ¡Tolstoiano! El tal Tolstói era un adjetivo a la espera de formarse. -No te olvides del tolstoianismo -dijo Madeleine. -¡Dios mío! -dijo Leonard-. ¡Un nombre! Jamás había soñado con llegar a ser un nombre. -¿Qué significaría bankheadiano? Leonard se quedó pensativo unos segundos. -De o relativo a Leonard Bankhead (norteamericano, nacido en 1959). Caracterizado por una introspección o inquietud excesiva. Sombrío, depresivo. Véase caso perdido. Madeleine reía. Leonard se detuvo y la cogió del brazo, mirándola con seriedad. -Te estoy llevando a mi casa -dijo. -¿Qué? -Todo este tiempo que llevamos andando. Te he estado llevando hacia mi casa. Eso es lo que hago normalmente, al parecer. Es vergonzoso. Vergonzoso. No quiero que sea así. No contigo. Así que te lo estoy diciendo. -Ya me lo había figurado, que íbamos a tu casa. -¿Sí? -Te lo iba a decir. Cuando estuviéramos más cerca. -Ya estamos cerca. -No puedo subir. -Por favor. -No. Esta noche no. -Hannaesco -dijo Leonard-. Testarudo. Dado a posturas inamovibles. -Hannaesco -dijo Madeleine-. Peligroso. Algo con lo que no se juega. -Quedo advertido. Se quedaron de pie, mirándose, en el frío y la oscuridad de Planet Street. Leonard sacó las manos de los bolsillos para encajarse la melena detrás de las orejas. -Puede que suba sólo un minuto -dijo Madeleine.
Jeffrey Eugenides (The Marriage Plot)
quiero que este sea el primer recuerdo de tu padre, fíjate bien, grábalo en tu memoria, prométemelo, el primer recuerdo del salvaje, del poderoso, del terrible, del venturoso, del dichoso, del incondicional amor que te tengo y te tendré siempre porque siempre te amaré, pase lo que pase en tu futuro, seas lo que seas, siempre seré tu padre, siempre estaré dispuesto a darlo todo por ti sin que tú me des nada nunca, porque si tú me dieras algo alguna vez, solo ha de ser un beso diminuto, ni siquiera un beso grande, solo un pequeño beso, porque yo transformaré ese pequeño beso en la fortaleza más grande del universo, superior a las galaxias, superior a millones de estrellas, más grande que el mismo Dios, así te amo yo, Bra, así, no lo olvides nunca, díselo a tus hijos, y que los hijos de tus hijos lo digan a los suyos, así hasta que caiga el sol sobre la raza de los hombres y se extinga la vida, y aun cuando se extinga la vida, yo volveré a ti, te lo juro, volveré a tu sangre porque soy tu padre, y antes que tu padre fui el hijo del hombre más maravilloso de la historia de los hombres, porque mi padre fue el hombre más honesto, más bondadoso, más elegante y limpio de cuantos han existido, ese fue tu abuelo».
Manuel Vilas (Alegría: Finalista Premio Planeta 2019 (volumen independiente))
Clary Fray. - La voz en su cabeza era divertida, y también conocida. No tenía sonido, pero reconoció la forma de los pensamientos, del modo en que reconoces la forma en que alguien se ríe o respira. “Hermano Zachariah. ” Resignadamente, devolvió la estela a su sitio, y se acercó a él, deseando que Isabelle se hubiera quedado con ella.-Asumo que estás aquí para ver a Jonathan,- dijo, levantando la cabeza de su postura meditativa. Su cara todavía estaba en las sombras debajo de la capucha, aunque pudo ver la forma de unos pómulos angulosos. - A pesar de las órdenes de la Hermandad – “Por favor, llámelo Jace. Es demasiado confuso del otro modo. ” -Jonathan es buen nombre antiguo de Cazadores de Sombras, el primero de los nombres. Los Herondale siempre conservan los nombres en la familia- “Él no fue nombrado por un Herondale,” señaló Clary.“Aunque tiene una daga de su padre. Dice S.W.H. en la hoja. ” -Stephen William Herondale. - Clary dio otro paso hacia las puertas, y hacia Zachariah. “Sabes un montón sobre los Herondale,” dijo.“Y de todos los Hermanos Silenciosos, pareces el más humano. La mayoría de ellos nunca muestran ninguna emoción. Son como estatuas. Pero tú pareces sentir cosas. Recuerdas tu vida. ” -Ser un Hermano Silencioso es estar vivo, Clary Fray. Pero si te refieres a si recuerdo mi vida antes de la Hermandad, lo hago. - Clary respiró profundo.“¿Alguna vez estuviste enamorado? ¿Antes de la Hermandad? ¿Hubo alguien por quien hubieras muerto?” Hubo un largo silencio.Luego: -Dos personas,- dijo el Hermano Zachariah. – Hay recuerdos que el tiempo no borra, Clarissa. Pregúntale a tu amigo Magnus Bane, si no me crees. La eternidad no hace que olvides las pérdidas, solo las vuelve soportables.
Anonymous
Siempre que debas disparar la flecha de la verdad, no olvides mojar la punta en el tarro de miel.
Anonymous
La vida no es más que la suma de los pequeños detalles. Cualquier detalle que pases por alto será perjudicial para ti y los tuyos. Aunque nadie te vea, aunque parezca que no sirve absolutamente para nada, nunca descuides los pequeños detalles. Todo cuenta, no lo olvides.
Anonymous
Disfruta con la gloria de tus progresos. Pero no olvides las consecuencias que te depararán tus logros. ¡Siempre hay consecuencias!
R.A. Salvatore (Homeland (Forgotten Realms: The Dark Elf Trilogy, #1; Legend of Drizzt, #1))
Salmos 103 leemos: «Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre. Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios» (NVI). Qué interesante que puedas estar en una tragedia, en una adversidad, pero aun ahí reconocer la bondad de Dios.
Anonymous
No olvides que el escritor es el único animal de rapiña que se alimenta de sus entrañas. (Don´t forget that writers are the only predators who feed on their own entrails).
Eduardo Liendo
Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.
Casiodoro de Reina (Reina Valera 1960)
Nadie quiere creerme, pero si estuvieras muerta, cariño, yo lo sabría. Mi corazón se ha detenido, pero el tuyo resuena en mi vientre, muy fuerte, como un tambor. Estás en alguna parte. No sé dónde ni con quién, pero estás en alguna parte, con los pies en el suelo y la cabeza alta.
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Pocas cosas en la vida se alcanzan a través de un camino directo y sin desvíos. Lo verdaderamente grande no es llegar directamente, sino disfrutar de todos y cada uno de los instantes del camino. No olvides nunca que el éxito siempre está en el camino, en la forma de recorrerlo, y no solamente en lograr el destino.
Jose Maria Vicedo (Ahora Sí : 101 dosis de inspiración y superación personal)
Aunque haya ganado las elecciones, jamás olvide que al final va a perder el poder.
Carlos Fuentes (La silla del águila)
Si no quieres que un hombre sea políticamente desgraciado, no lo preocupes mostrándole dos aspectos de una misma cuestión. Muéstrale uno. Que olvide que existe la guerra. Es preferible que un gobierno sea ineficiente, autoritario y aficionado a los impuestos, a que la gente se preocupe por esas cosas. Paz, Montag. Que la gente intervenga en concursos donde haya que recordar las palabras de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de los Estados, o cuánto maíz cosechó Iowa el último año. Llénalos de noticias incombustibles. Sentirán que la información los ahoga, pero se creerán inteligentes. Les parecerá que están pensando, tendrán una sensación de movimiento sin moverse. Y serán felices, pues los hechos de esa especie no cambian. No les des materias resbaladizas, como filosofía o psicología, que engendran hombres melancólicos. El que pueda instalar en su casa una pared de TV, y hoy está al alcance de cualquiera, es más feliz que aquel que pretende medir el universo, o reducirlo a una ecuación. Las medidas y las ecuaciones, cuando se refieren al universo, dan al hombre una sensación de inferioridad y soledad. Lo sé, lo he probado. Al diablo con esas cosas. ¿Qué necesitamos entonces? Más reuniones y clubes, acróbatas y magos, automóviles de reacción, helicópteros, sexo y heroína. Todo lo que pueda hacerse con reflejos automáticos.
Ray Bradbury (Fahrenheit 451)
Pues no olvides que en nombre de la religión más exacerbada en este mismo valle se persiguió y condenó a docenas de mujeres que murieron en la hoguera en el auto de fe de 1610, por culpa de creencias tan absurdas como ésa, y que por suerte la evolución ha dejado atrás.
Dolores Redondo (El guardián invisible (Trilogía del Baztán #1))
Queridos sacerdotes, queridos seminaristas, no nos dejemos llevar por la precipitación, el activismo y la superficialidad de una vida que da prioridad al compromiso social o ecológico, como si el tiempo consagrado a Cristo en el silencio fuese un tiempo perdido. Es precisamente en la oración y en la adoración ante el sagrario donde encontramos el apoyo indispensable para nuestra virginidad y nuestro celibato sacerdotal. No nos desanimemos: la oración exige un esfuerzo. Obliga a un cuerpo a cuerpo, a un arduo combate con Dios, semejante al de Jacob, que luchó toda la noche hasta el alba (Gn 32, 23-33). A veces tenemos la dolorosa impresión de que Jesús calla, porque obra en lo más escondido. Perseveremos en la oración de adoración y enseñémosla a los fieles cristianos con el ejemplo de nuestra vida. Para animar a los sacerdotes a una relación íntima con el Señor, san Carlos Borromeo repetía: «No podrás curar las almas de los demás si dejas que la tuya se marchite. Acabarás no haciendo nada, ni siquiera por los demás. Debes tener tiempo para ti, para estar con Dios […]. ¿Ejerces la cura de almas? No olvides por eso el cuidado de ti mismo, y no te entregues a los demás hasta el punto de que no quede nada tuyo para ti mismo. Debes tener ciertamente presente a las almas,
Cardenal Robert Sarah (Desde lo más hondo de nuestros corazones)
Pero a veces hay que perdonar, aunque no olvides; es bueno para uno mismo, el odio hace daño.
María José Tirado (Corazones de acero)
Por que esta botella de vino no se termine, por que nunca se haga de día y por que no te olvides de esto jamás.
Elísabet Benavent (Valeria al desnudo (Valeria, #4))
La siguiente vez que hagas planes, no se te olvide incluirte en ellos.
Daniel Habif (Inquebrantables (Unbreakable))
Breve es la vida. No olvides lo más importante que hay en ella, como es vivir para el prójimo y obrar bien por él.
Robin S. Sharma (Audaz, productivo y feliz: Una guía para conseguir objetivos increíbles y dominar tu vida personal y profesional)
No olvides las cenizas aunque veas un poco de seda...
Brandon Sanderson (Mistborn: The Final Empire (Mistborn, #1))
Hacía tantos años que no alzaba la cara, que me olvide del cielo. Y aunque lo hubiera hecho, ¿qué habría ganado? El cielo está tan alto, y mis ojos tan sin mirada, que vivía contenta con saber dónde quedaba la Tierra.
Juan Rulfo
¡Qué 10 hábitos vas a introducir? No es necesario introducir cambios GRANDES. Los hábitos que mis clientes introducen suelen ser: • Hacer ejercicio 3 veces por semana. • Centrarse en lo positivo. • Trabajar en sus objetivos durante 30 minutos cada día. • Dar un paseo. • Pasar más tiempo con sus familias y sus amigos. • Comer más fruta y verdura. • Leer 30 minutos cada día. • Dedicar 15 minutos a ellos mismos cada día, etc. ¡Es útil tener una representación visual! ¡Y no olvides recompensarte por tus éxitos! Comienza ahora mismo haciendo una lista de los 10 hábitos diarios que introducirás en tu vida a partir de hoy.
Marc Reklau (30 Días - Cambia de hábitos, cambia de vida: Algunos pasos simples cada día para crear la vida que deseas (Hábitos que cambiarán tu vida nº 1))
competir. No te dejes avasallar por nadie y aunque hayas nacido en un hogar humilde, no te consideres por ello indigno. Si luchas con esfuerzo, conseguirás todo lo que te propongas. Y por último, cuida y protege a tus hermanas, llevan tu misma sangre... Hijo mío, jamás olvides que tuviste un padre que te quiso más que a nada en el mundo, y que un día, orgulloso, te mirará desde el cielo.» Delante
Gonzalo Giner (El sanador de caballos)
¿Qué es lo que te atrae de ese mundo? Que es real, le contesté, que está vivo y agregué con cierta tristeza que no pude disimular, y supongo que lo vivo duele.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
Mucho de lo suyo pudo desmoronarse, menos las cosas que le dieron identidad.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
La historia se ha escrito al margen de nosotras, pero nosotras mismas la hemos moldeado desde atrás.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
Las mujeres de mi especie saben entornar los ojos y les quedó el hábito ancestral de mirar por sobre el hombro. Es que una rara y contradictoria seguridad va plasmada a esos ojos y eso es lo único que hace tolerable la inseguridad cósmica que da el existir.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
-Entonces, Sofía, ¿cuál sería la forma correcta de ser mujer? Y la sonrisa compasiva de Sofía. -Ninguna. O todas.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
Después de todo Blanca, ¿no es ése el sentido del amor: la transformación? Míranos a Sofía, a ti y a mí. Lo bello de nuestra amistad es cuánto hemos transformado una en la otra.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano, y eso era amor.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
Quedaban sus palabras, adiós, que tengáis suerte, adiós, te quiero más que nunca, adiós, me voy con la alegría de haberte conocido, adiós, habla a mis hijos de mí, de las ideas por las que voy a morir, adiós, busca a un buen hombre, cásate con éñ y sé feliz, pero no me olvides, adiós, mi amor, cuánto te he querido y qué poco tiempo hemos tenido para estar juntos, adiós, hijos míos, sed muy buenos y ayudad mucho a vuestra madre, adiós, cariño, adiós, vida mía, adiós, adiós, adiós, y todas las despedidas eran parecidas, pero todas distintas, distintas as mujeres que no podían terminar de leer en vox alta el papel que temblaba entre sus manos, idéntico el hueco que cada nueva carta abría en mi cuerpo agujereado, incapaz de abrigar tanto adioses
Almudena Grandes (Las tres bodas de Manolita (Episodios de una guerra interminable, #3))
Sí, sobrino, hay libros malos, malísimos. No me refiero a los libros mal hechos o ridículos, los tristes libros escritos por una persona que sufrió sin que eso fuera útil, los libros que hacen daño y atacan a otros libros. No es fácil reconocerlos porque son astutos y esconden su verdadero mensaje. Si los lees, te pueden parecer agradables, pero hacen que olvides lo que dicen otros libros. Los grandes lectores no se dejan engañar, pero a veces hasta ellos aceptan ese veneno, hecho de olvido y malas intenciones.
Juan Villoro (El libro salvaje)
Por que sera que las palabras son para los amantes y los silencios para los esposos?
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
-No olvide lo que le digo, el primer hijo embaraza tanto al padre como a la madre.
Miguel Delibes (La sombra del ciprés es alargada)
«La espiritualidad de cada ser humano es una riqueza individual que todo prójimo debe respetar; nunca olvides que se trata de algo sagrado», me repitió muchas veces mi padre.
María Vallejo-Nágera (De María a María: Puerta del Cielo)
Las cosas que amamos siempre acaban por destruirnos, muchacho, no lo olvides.
George R.R. Martin (Juego de tronos (Canción de hielo y fuego, #1))
Violeta... ¿Violeta? Hay una historia que te voy a seguir contando. Voy a seguir contándotela. Tú eres esa historia. No quiero que olvides. Cuando despiertes, quiero que te recuerdes. Yo voy a acordarme. Existes mientras te recuerde. Mientras alguien te conozca. Yo te conozco tan bien que podría manejar un simulador. Ésta es la historia.
M.T. Anderson (Feed)
¿Odiaba Gamarra únicamente a Sucre? También detestaba a Bolívar; pero en esto último había algo más que circunstancias políticas o militares. Una carta del mariscal (18 de septiembre de 1828) revela el secreto: Antes que me olvide, diré que Gamarra es acérrimo enemigo de usted. Procuré indagar los motivos, y por un conducto muy secreto supe que sobre su aspiración a la presidencia añadía como pretexto que habiendo hecho tantos obsequios a usted en el Cuzco, le enamoró su mujer, que esta misma se lo ha dicho. Presenta esta cosa como un comprobante de que a usted le faltan virtudes sociales para el mando, no respetando ni lo más sagrado de sus súbditos más amigos. Aunque doña Panchita es una buena pieza, y que realmente ha hecho esta delación, no sé la verdad. Allá hallará usted en su conciencia lo cierto.[231
Alfonso Rumazo González (Antonio José de Sucre, Gran Mariscal de Ayacucho)
¡No sé qué otros asuntos tenga Bolívar en el mundo! Trate usted de desvanecer la idea de viaje y de abandono, porque puede hacer mucho mal. El pueblo es tonto en todas partes; sólo usted quiere que no lo sea en América, y tiene razón. No olvide usted que para el hombre vulgar todo lo que no esté en práctica es paradoja.[128
Alfonso Rumazo González (Simón Rodríguez, Maestro de América)
El mundo en un lugar hermoso", dijo. "No lo olvides, y no te lo pierdas", dijo. "Buena chica", dijo. Ella dijo todas esas cosas, todas, porque era real.
A.J. Finn
nunca olvides a aquellos que vieron grandeza en ti, incluso en tus momentos más oscuros
yung pueblo (Hacia dentro (Crecimiento personal))
El corazón es lo que nos mantiene vivos, ratita, no lo olvides. En él nacerá tu verdadera familia.
Saray García (Estamos hechos de polvo de estrellas)
Deberías mirarte al espejo de vez en cuando y hacer unas aserciones. —¿Aserqué? —Aserciones. Mirarte y decirte que eres bonita por dentro y por fuera… para que no se te olvide. Lo otro… sencillamente se te pasará.
Elísabet Benavent (Martina con vistas al mar)
y otra vez trataba de apartar su mente de todo aquello. “Piensa en algo bonito, piensa en algo bonito”, se decía a sí misma, meciéndose con un leve movimiento adelante y atrás. Con cautela miró a su alrededor tratando de identificar el lugar donde se encontraba. Estaba demasiado oscuro y los ojos le dolían de tanto llorar. De vez en cuando, el terror por la posible reaparición de aquellos hombres le provocaba escalofríos que le recorrían toda la espalda y la hacían que abrazara aún con más fuerza sus piernas llenas de rasguños y sangre.               Que la oscuridad fuese absoluta no impidió que se diera cuenta de la escasa ropa que en esos instantes cubría su cuerpo. Tocó su pelo y se dio cuenta de que estaba enmarañado y lleno de barro. De repente oyó el sonido de la llave en la cerradura de aquel lugar. El pánico se apoderó inmediatamente de ella y, con mucha dificultad por el dolor, se fue hasta una esquina, apoyó la espalda en la pared y bajó la cabeza protegiéndose entre sus rodillas.               Instantes después escuchó unos pasos que se acercaban. No hacía más que temblar y respirar con dificultad. Trató de recordar una oración, pero la cabeza le daba vueltas y el horror no la dejaba pensar. Notó una presencia enfrente de ella. Lentamente, con un miedo atroz, alzó la vista y en la oscuridad, con dificultad, le pareció adivinar la silueta de un hombre. Rompió a llorar suplicante.               La figura se acuclilló a su altura, le tocó el brazo con suavidad y con voz dulce le dijo:               —Tranquila, no te haré daño, no soy uno de ellos.               Le dejó un vaso de agua a su lado y añadió:               —Ahora me tengo que marchar. No olvides que estoy de tu parte.               17     —He vendido la hacienda con los animales incluidos. Pasado mañana nos trasladamos —dijo Zarik sin mirarle a la cara mientras permanecía sentado en una silla del salón.               Ismiliya acababa de entrar a la vivienda después de acomodar al ganado en los establos.
Neo Coslado (Ashia, la niña somalí (Basada en hechos reales))
No caigas en esa enfermedad del carácter que tiene por síntomas la falta de fijeza para todo, la ligereza en el obrar y en el decir, el atolondramiento…: la frivolidad, en una palabra.  Y la frivolidad –no lo olvides– que te hace tener esos planes de cada día tan vacíos (“tan llenos de vacío”), si no reaccionas a tiempo –no mañana: ¡ahora!–, hará de tu vida un pelele muerto e inútil.
Scriptor S. A. (San Josemaría. Sus libros)
No olvides que el estado natural del hombre es una postura erguida, una mente intransigente y un paso vivaz capaz de recorrer caminos ilimitados. No permitas que se extinga tu fuego, chispa a chispa, cada una de ellas irremplazable, en los pantanos sin esperanza de lo aproximado, lo casi, lo no aún, lo nunca jamás. No permitas que perezca el héroe que llevas en tu alma, en solitaria frustración por la vida que merecías pero que nunca pudiste alcanzar.
Ayn Rand (La Rebelión de Atlas)
Todo saldrá bien, no te olvides de orar y vivir la vida que Dios te dio, al máximo; uno nunca sabe quién va a conocer. ¡Dios te bendiga!
Diana Baker (Ángeles En La Tierra: Historias reales de personas que han tenido experiencias sobrenaturales con un ángel)
En cambio, es un triunfo de la vida que la memoria de los viejos se pierda para las cosas que no son esenciales, pero que raras veces falle para las que de verdad nos interesan. Cicerón lo ilustró de una plumada: «no hay un anciano que olvide dónde escondió su tesoro».
Gabriel García Márquez (Memories of My Melancholy Whores)
Nunca olvides que una vez, en el momento más inesperado, te viste a ti misma como una amiga.
Elizabeth Gilbert (Come, reza, ama)
En el Año Nuevo nunca te olvides de agradecer a tus últimos años ya que te permitieron llegar a hoy! Sin las escaleras del pasado no se puede llegar al futuro!
Mehmet Murat ildan
Sobretodo, no olvides, que un solo pensamiento puede llevar a una gran idea. Y una sola idea puede ser el comienzo de una gran victoria. Sembremos ideas, y viviremos para siempre.
Rafael Olivero
...esperaba que apreciara el detalle. Si hubiera tenido el mundo, le habría regalado el mundo, hecho realidad sus sueños dorados, alcanzado para ella las estrellas polares y las Américas, ¡pero no era más que un libro!
Delphine Bertholon (Nunca olvides que te quiero)
Y la segunda cosa que le tengo que pedir es que si usted no gana, cumpla. Que nos enseñe de una vez cómo es una oposición responsable, que se olvide para siempre del y tú más. Que se acuerde de la gente que aun sabiendo que no iba a ganar, le votaron. Ellos merecen alguien que les dé su voz en el Congreso.
Risto Mejide (X)
Las mentes millonarias tienen dos únicas reglas: regla n.º 1) no pongas límites a tus ingresos. Regla n.º 2) nunca olvides la regla número uno.
Raimon Samsó (El código del dinero (EXITO))
Aunque a ratos de olvides de mi, ingrato elctor, yo sigo manejando los hilos. Estoy al acecho detrás de las palabras y guío tus pasos -y también tus emociones- a través de esta historia. Pero sigo aquí y cuando me convenga apareceré, sin que tú puedas evitarlo.
Care Santos (El dueño de las sombras)
-¿Se van las cicatrices, mami? -me pregunta mi cachorro por una herida en su rodilla. -Nunca olvides a los malos. Nunca olvides a los buenos. Pero sí, mi amor, las cicatrices se curan.
Magdalena Tecles (No serás civilizada como los alemanes (La Malquerida, #2))
Es ésta una buena moral: récese para salvar el alma, pero no se olvide que es preciso distraer y alimentar al cuerpo.
José Saramago (Viaje a Portugal)
Nunca olvides la hermosa costumbre de enviar a al mierda a quien no te trate como te mereces.
Efrat Cybulkiewicz
Cada día te levantas y haces lo urgente, pero no haces lo importante. Cada mañana piensas en lo que tienes que hacer durante la jornada, pero tal vez te olvides de ti, que eres lo más importante. ¿Cuánto tiempo hace que no te preparas un buen desayuno?, ¿que no lees un buen libro?, ¿Cuánto hace que no accionas hacia lo que proyectas desde hace tanto tiempo? ¿Cuál es el beneficio de vivir a expensas de las demandas ajetas, de satisfaceras sin separar tiempo para lo que realmente es importante? Una de las cosas que hemos perdido, en esa bendita urgencia por cumplir con lo que se nos pide a diario, es el hábito de apartar el tiempo que necesitamos para capacitarnos y mejorar continuamente. Piensa que si hoy no estás creciendo, estás decreciendo. Tal vez, cuando te graduaste, estabas lleno de sueños y de proyectos, pero luego te sumergiste en la vorágine diaria y todo aquello que tenías planificado comenzó a difuminarse. Entonces te llenaste de miedos y de inseguridades y te paralizaste. Sin darte cuenta, subiste al tren y seguiste a la manada, y hoy corres y vas hacia donde todos van, sin ver que muchos van hacia la nada o, simplemente, hacia el lugar donde todo está en calma, pero nada pasa. En el paisaje del conformismo, de los eternos letargos e infinitos sueños donde el vacío se hace cada vez más grande y las ilusiones se desvanecen. Es por eso que no tienes respuestas, o que siempre alcanzas los mismos resultados. Paul Meyer decía: “El noventa por ciento de los que fracasan no han sido derrotados, sino que en realidad ellos han renunciado” ¿Tienes miedo de arriesgar y perder? No importa afróntalo y avanza igual. El temor es parte de nuestra naturaleza, Desde el génesis, el principio de todo, el hombre sintió temor ante lo desconocido. Hasta los que alcanzaron el éxito, en algún momento, también sintieron temor. La diferencia es que esa emoción no los detuvo ni los paralizo.
STAMATEAS BERNARDO
—Recuerda todo lo que has visto en tu vida. Los olores, los sonidos, las luces y las sombras de todo lo que alguna vez tocaste. Recuerda los paisajes que has visitado. Recuerda todo eso, hija, porque ya forman parte de tu pasado. Nunca debes olvidar que vienes de aquí, de este planeta maravilloso. Que fuiste criada con amor bajo un techo azul y diste tus primeros pasos en el verde. No olvides que tus alimentos fueron frutas que cayeron de los árboles y vegetales que crecieron en nuestros suelos —el ascensor se detuvo—. Recuerda el calor del sol en tu frente y el sonido de las cigarras por la noche. Recuerda a la tierra de los insectos y animales más maravillosos que puedas ver jamás. —Papá hizo una pausa. —Tan solo recuerda todo esto.
TOMAS ANDREI
Cuando alguien te dice que está demasiado 'ocupado' para quedar contigo, no es un reflejo de su agenda sino del lugar que tú ocupas en ella. No te olvides.
Ignacio Novo
Nunca olvides lo lejos que has llegado ni tu esfuerzo, incluso cuando sentías que no podías más, ni las mañanas que te levantaste de la cama sin importar lo difícil que era o las veces que quisiste darte por vencido, pero luchaste por continuar. Nunca olvides lo grande que eres.
Ignacio Novo
Nunca olvides las interminables maneras en las que te amo y ten presente que nunca dejaré de luchar por ti, sin importar dónde me encuentre o a lo que me dedique. Siempre mantendré tus alas en vuelo
J.L. Berg
Si no quieres que un hombre sea políticamente desgraciado, no lo preocupes mostrándole dos aspectos de una misma cuestión. Muéstrale uno. Que olvide que existe la guerra. Es preferible que un gobierno sea ineficiente, autoritario y aficionado a los impuestos, a que la gente se preocupe por esas cosas.
Ray Bradbury (Fahrenheit 451)
—Ah, amigo mío, no entiendes nada. Crees que no estoy triste porque me río. Lloraba mientras me ahogaba de risa. Tampoco creas que solo experimento tristeza cuando lloro. No olvides jamás que la risa que llama a la puerta y que pregunta: «¿Puedo entrar?», no es la verdadera risa. No, la risa es un rey que llega cuando y como le place. No pide permiso, ya que solo el suyo importa.
Bram Stoker (Drácula (Los mejores clásicos))
Estás pensando en algo, querida, y eso hace que te olvides de hablar.
Lewis Carroll (Alice's Adventures in Wonderland & Other Stories)
Hay heridas que nos marcan, que nos dejan cicatrices visibles y terribles. Hay otras que solo existen dentro de nosotros, heridas que guardamos en lo profundo de nuestro corazón, heridas fáciles de ocultar y que vuelven a nosotros de forma inconsciente. Algunos las llaman recuerdos.
Roquel (Myosotis. No Me Olvides (Bouquet de Flores #1))
Donde hay soberbia, la ignorancia brilla; cuando el orgullo manda, la desgracia llega.
Roquel (Myosotis. No Me Olvides (Bouquet de Flores #1))
No olvides alimentar tu alma diariamente, vigorizará tu cuerpo.
Aharon Shlezinger (El Manantial de Frases Inspiradoras)
adquirir el hábito de tomar notas es una capacidad que se complementa de maravilla con el arte de escuchar. ¡Por favor, anote esto para que no se le olvide!
Richard Branson (El estilo Virgin)
Los actos tienen consecuencias, no lo olvides nunca.
Fernando Trujillo Sanz (Sal de mis sueños)
No está mal que seas tú, que seas quien quieras ser, lo que quieras ser, que sientas lo que quieras sentir, que no puedas evitar ser tú mismo. Eres asombroso y hermoso tal como eres. No está mal ser tú mismo. No está mal sentir. Por favor, no lo olvides nunca
Violet Pollux (Estrella de ojos azules)
Señor Nakata, este mundo es extremadamente violento. Y nadie puede escapar a la violencia. No lo olvide. Por mucho cuidado con que se ande, nunca es suficiente. Y esto es válido tanto para los gatos como para los hombres.
Haruki Murakami (Kafka on the Shore)
Que lo que quieres no haga que se te olvide lo que mereces
Elísabet Benavent (La magia de ser Sofía (La magia de ser... #1))
Debemos permitir que nos golpee el rayo del dolor. No lo olvides: este dolor es útil, el relámpago ilumina.
Julia Cameron (El camino del artista)
La clase trabajadora es más numerosa que la dirigente, y más fuerte. Dependen de nosotros para todo. Les proporcionamos la comida, construimos sus casas, les hacemos la ropa, y sin nosotros se mueren. No pueden hacer nada a menos que se lo permitamos. Nunca lo olvides.
Ken Follett (La caída de los gigantes)
Lo que trato de decirle es que antes de llegar a la sala de cirugía provista con la última tecnología, debe sacarle provecho a la mejor medicina que tiene a mano: su alimentación. Hasta que esta no cambie, nada va a cambiar. No olvide que todo lo que sucede en su cuerpo tiene relación directa con lo que se lleva a la boca.
Carlos Alberto Jaramillo Trujillo (El milagro metabólico)
Por mucho que hable de juramentos y de honor, lo que realmente quiero hacer es ponerte contra esa pared y besarte hasta que te olvides de que has conocido siquiera el nombre de otro. Así que dime que me vaya, Alina. Porque no puedo darte un título, ni un ejército, ni ninguna de las cosas que necesitas.
Leigh Bardugo (Ruin and Rising (The Shadow and Bone Trilogy, #3))
Esta es una ocasión perfecta para que los que ya entienden la virtualización establezcan unas directrices. Si usted, como experto, quiere ayudar de verdad a que los usuarios inexpertos entiendan conceptos de este tipo, debe pensar de forma un poco distinta, por ejemplo: No debería hacer suposiciones sobre los conocimientos previos de la audiencia. Utilice el lenguaje más básico que pueda. Adopte una perspectiva general para abordar el tema desde el punto de vista más claro posible. Olvide los detalles y las excepciones y céntrese en las ideas generales. Intercambie exactitud por entendimiento.
Lee LeFever (El arte de explicar. Cómo presentar y vender con éxito tus ideas, productos y servicios (Social Media))
retiró el infusor de la taza, me miró con mucha atención y dijo—: Los actos tienen consecuencias, no lo olvides nunca.
Fernando Trujillo Sanz (Sal de mis sueños)
EL EJERCICIO DE LA SEMILLA   Arrodíllese en el suelo. Siéntese después sobre sus talones y doble el cuerpo de manera que su cabeza quede en sus rodillas. Extienda los brazos para atrás. Quedará, así, en una posición fetal. Ahora descanse y olvide todas las tensiones. Respire con calma y profundamente. Poco a poco notará que es una minúscula semilla, rodeada por el bienestar que da la tierra. Todo es cálido y agradable alrededor. Duerme un sueño tranquilo. De repente, un dedo se mueve. El brote no quiere más ser semilla, quiere nacer. Lentamente, empiece a mover los brazos; después, su cuerpo irá irguiéndose hasta que quedará sentado en sus talones. Ahora comience a levantarse y, lentamente, muy lentamente, estará erecto, de rodillas en el suelo. Durante este tiempo, imagínese que es una semilla transformándose en brote y rompiendo poco a poco la tierra. Llegó el momento de romper la tierra por completo. Empiece a levantarse lentamente, colocando un pie en el suelo, después el otro, luchando contra el desequilibrio como un brote lucha para encontrar su espacio. Hasta que quede de pie. Imagine el campo a su alrededor, el sol, el agua, el viento, los pájaros. Es un brote que comienza a crecer. Levante muy despacio los brazos en dirección al cielo. Después, extiéndalos cada vez más, cada vez más, como si quisiera agarrar el inmenso sol que brilla sobre su cabeza y le da fuerzas y le atrae. Su cuerpo empieza a quedar cada vez más rígido, sus músculos se tensan todos, mientras crece y crece y se vuelve inmenso. La tensión aumenta tanto que se hace dolorosa, insoportable. Cuando no aguante más, grite y abra los ojos. Repetir este ejercicio siete días seguidos, siempre a la misma hora.
Paulo Coelho (El peregrino de Compostela (Diario de un mago))
Es imposible que yo me olvide de ti. Aunque te fueras ahora mismo muy, muy lejos, aunque no volviera a verte nunca más, siempre te llevaría muy dentro de mí.
Anonymous
A donde quiera que vayas, no me olvides. Yo nunca te voy a olvidar...
Anonymous
se te olvide, mi hijito, que mientras más importante te sientas en la vida, más pendejo serás…
Francisco Martín Moreno (En media hora... la muerte)
Las cosas buenas llegan siempre a aquellas personas que son justas, de buen corazón y que actúan de manera desinteresada, siempre ten eso en cuenta, cuida todo aquello en lo que crees y lo que representas, nunca pierdas tu esencia, nunca olvides quien eres, de dónde vienes y hacia dónde vas, esa es la clave del éxito, sobre todo, se humilde, lucha por tus sueños, tus metas, no permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo, solo tú conoces tus limitaciones, y solo tú sabrás como superarlas en el momentos oportuno o inclusive sacar provecho de ellas...
Jorge Morales-Franceschi (A Quien Ama Las Emociones)
Por eso nunca olvides que si tu necesidad es trabajo, pan, Cristo es el pan de vida que descendió del cielo y da a todos (Juan 6.35); si tu necesidad es dirección, Cristo es el camino, la verdad y la vida (Juan 14.6).
Hector Hermosillo (El aprendiz: De lo celestial a lo terrenal 1 y 2 de Timoteo)
Tú vive tu vida, que nadie va a poder hacerlo por ti. Nadie excepto tú pagará por tus equivocaciones o por tus aciertos. Jamás se te olvide esto.
Reyes Monforte (Un burka por amor)
Pathos En lo poco meritorio a nominarse conocido, y perteneciente en los aún más insólitos dogmas admitidos, existe una ley inmutable, axiomática en mi entendimiento, la cual solamente aplico para mí: «Sólo hasta que la inexistencia me demande y abrace, sólo cuando mi ‘yo’ sea destruído en pos de una realidad, sólo cuando mi esencia haya adquirido matiz y definición, sólo cuando me incinere a causa de una gelidez humanamente insufrible, y mi piel se arranque y se caiga trozo a trozo, y mis músculos se rasguen y mis huesos se trituren y de excesos mis nervios se fundan y bramen al vacío, entonces y sólo entonces, seré objeto de amor.» Porque no podré olvidarte y ruego a los cielos que no me olvides, pues mi lucha carecerá de sentido y mi conciencia de voluntad. Porque le lloro a los mares en esperanza de un camino, un universo, un destino, donde el roce de tus manos y el ceñir entre mis brazos sea el idioma más preciso que se haya conocido. Porque en mis silencios te sueño y en tus ausencias te veo, porque cada instante anhelo tenerte siquiera un momento. Y porque estoy convencido que el mayor bien siempre demanda el más costoso sacrificio, mi existencia y trascendencia, aun cansadas, maldítas; te son perennemente consagradas, intransigente, impresente, inexpugnable Moira mía.
——
Reposa como un guerrero lo hace siempre antes del combate, pero no olvides que tu corazón está junto a tu tesoro y éste tiene que ser encontrado para que todo lo que descubriste durante el camino pueda adquirir sentido.
Carla Medina (Soñando Despierta)
Nunca olvides que sólo te das a ti mismo.
Helen Schucman (Un curso de milagros)
Pero el latín existía antes del cristianismo y también era anterior al cristianismo la belleza poética de esa imagen donde «perdonar» significaba ‘entregar algo por completo’. Liberarse, despojarse, sacudirse uno la carga. Poder ir más ligero, quitarse un peso de encima. Perdonar es entregar algo al olvido. ¿Y cómo? Pues, la verdad, yendo más allá de las intenciones y el buenismo. Perdonar, en este sentido que explico, se consigue cuando uno se siente a salvo de aquello que lo dañó. Cuando uno sabe que, aunque se repita, el suceso ya no le podrá volver a perjudicar. Hay algo básico en el perdón profundo y es el saberse a salvo. No lo olvides jamás: el perdón pasa por plantar cara.
Gabriel J. Martín (Quiérete mucho, maricón: Manual de éxito psicoemocional para hombres homosexuales)
Escribe historias cortas Cuando escribas tus historias, sin embargo, no olvides que deben ser cortas y precisas para poder evaluarlas. Imagina
Jeff Sutherland (Scrum: El arte de hacer el doble de trabajo en la mitad de tiempo)
Haré que mi amor no olvides, que mi nombre en tus recuerdos quede, y si es verdad que el amor con el tiempo muere, haré que el tiempo, detenido, espere”.
Elena Bowen (Tú mi hombre y yo tu mujer (amor en Panquehua))
Contemplé su voluptuoso cuerpo. Llevaba un vestido ajustadísimo de manga larga de color gris. Le perfilaba todas las curvas de su cuerpo. Siempre pensaba que tendría algún accidente con la moto en alguna curva de mala muerte, pero en ese momento deseaba estamparme contra todas las suyas…
Lisa Suñé (No me olvides (Generación, #1))
Uno mismo es la limitación más grande que pueda encontrar. Jamás lo olvides.
Pablo Andrés Wunderlich Padilla (La Guerra de los Dioses: Libros 1-3)
No quieras reproducir tal cual en tu casa, la casa que dejaste al casarte. A menos que quieras comprobarlo por ti mismo, siempre tal cosa será generadora de abundantes discusiones y distanciamientos que pueden y deben evitarse. Has comenzado una nueva etapa, a escribir una nueva historia. La clave aquí es esa palabra increíble: «nueva». No lo olvides.
Dante Gebel (El amor en los tiempos del Facebook: El mensaje de los viernes)
Si has tomado una decisión difícil, pero sientes tu corazón en paz, la decisión es correcta. No mires atrás y no olvides esta lección.
Ignacio Novo
Y si contemplas las estrellas y se te llena el alma de imposibles, es que mi soledad viene a besarte.
Marcela Serrano (Para que no me olvides)
1. BUSCA UN BUEN ESCONDITE. Recuerda que deberás pasar oculto el resto de tu vida, así que elige un sitio alejado, peligroso, inaccesible para los demás, pero no olvides que sea cómodo y que haya una fuente de alimento cerca. Se recomiendan lugares solitarios como estanques con insectos, tiraderos de basura o bibliotecas escolares, en fin, deja volar tu imaginación.
Jaime Alfonso Sandoval (Fantasmas, espectros y otros trapos sucios)
Nunca olvides qué eres, porque, desde luego, el mundo no lo va a olvidar. Conviértelo en tu mejor arma, así nunca será tu punto débil. Úsalo como armadura y nadie podrá utilizarlo para herirte.
George R.R. Martin (Juego de Tronos)
No hables tosco, torpe ni duro a quien amas. Habla suave. Habla dulce. Habla de tal manera que vengan los cambios, y no de tal forma que su corazón se cierre. Reclama cambios cuando así corresponda, pero no olvides que tú eres el primero al que no le deba costar cambiar. No pongas condiciones tales como «si no cambia…», y tú no estés dispuesto a cambiar en eso que exiges en ella cambiar. Eso es simplemente falta de autoridad.
Dante Gebel (El amor en los tiempos del Facebook: El mensaje de los viernes)
Confía en ella. Tu hija es una mujer. Quizá la Iglesia diga que representamos el pecado, que debemos ser castigadas y vosotros lo creáis y nos castiguéis por ello. Tú tal vez no, pero la gran mayoría de los hombres sí. Sufrimos. Parimos, Hugo, parimos. Damos la vida. No lo olvides nunca.
Ildefonso Falcones (Los herederos de la tierra (La catedral del mar, #2))
Habla en francés cuando no te acuerdes de alguna palabra en castellano... acuérdate bien de andar con las puntas de los pies hacia afuera... y no te olvides nunca de quien eres!
Lewis Carroll (Alice's Adventures in Wonderland / Through the Looking-Glass)
Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado;        guarda mis mandatos en tu corazón. 2 Si así lo haces, vivirás muchos años,        y tu vida te dará satisfacción.
Anonymous (La Biblia en un año NTV)
—Ustedes eran celtas miserables, sumidos en la vileza de una raza inferior y mestizados por el latinismo de Roma, lo que hacía aún más triste su situación. Afortunadamente, fueron conquistados por los godos y otros pueblos de nuestra raza, que les infundieron la dignidad de personas. No olvide usted, joven, que los vándalos fueron los abuelos de los prusianos actuales. De
Vicente Blasco Ibáñez (Los cuatro jinetes del apocalipsis)
Me han dicho que nadie canta la palabra hambre como yo. Ni la palabra amor. Tal vez yo recuerde lo que quieren decir esas palabras. Ni todos los Cadillac y visones del mundo -y he tenido unos cuantos- pueden lograr que las olvide.
Billie Holiday (Lady Sings the Blues)
La verdad no podrá ser derrotada nunca, Sarene. Aunque la gente la olvide temporalmente.” Eventeo
Brandon Sanderson (Elantris (Elantris, #1))
o ella lo sedujo a él, como Eloísa sedujo a Abelardo, ¡porque no olvides que a través de la mujer penetra el diablo en el corazón de los hombres!
Umberto Eco (El nombre de la rosa)
Mi mente quizás te olvide, pero mi corazón nunca lo hará,
Nerea Nieto (Cántame al oído)
—Si después de conocer la historia siente que vale la pena escribir sobre ello puede hacerlo —le dije suspirando. —¿Cómo? Pero el documento de confidencialidad que me hizo firmar… —Me contacté con Jeremy Hyde porque quiero que escriba sobre esto, obviamente omitiendo los nombres verdaderos y dejando que su libre albedrío decida qué será real y qué ficción en su historia total o parcial. —¿Me está ofreciendo escribir una historia y publicarla al mundo? —Le ofrezco a Jeremy la posibilidad de escribir sobre lo que voy a decirle si encuentra en mi relato algo de interés y si no, le pido a Jeremy que olvide todo después y haga de cuenta que este encuentro nunca se llegó a suscitar. Como también le pido a Ian que se abstenga de publicar algo de esto en su diario si a Jeremy no le importa. Jeremy puede sacar provecho, Ian no. —Ivonne usted me deja sin habla. —Un efecto femenino, ¿no le parece? —intenté sonreír. —Definitivamente —el calor de su mano envolvía la mía.
Itxamany Bustillo (El Broche)
Protégete. Cuida de tu cuerpo, pero nunca olvides también sanar tu mente. Cuida de tus días, de tus horas de tus proyectos y tus sueños. Cuida de tus amigos y de las personas que amas. Cuida tu vida y haz que valga mucho la pena.
Ignacio Novo
-Los viejos tenemos el conocimiento -dijo Gaernon con amabilidad, ignorando a Kim-. Los adultos tienen la seguridad. Los niños tienen la ilusión. Pero sois los jóvenes los que teneís el poder para cambiar el mundo, Keyko. No lo olvides jamás.
Laura Gallego García (Las hijas de Tara)
La música es el vehículo escogido por Dios para proyectarnos su amor. No olvides nunca que cada nota, y también cada silencio, es amor divino en estado puro.
Andrés Pascual (El compositor de tormentas)
perdonar las ofensas es reconocer que uno se vuelve mejor. Perdonad, pues, amigos míos, a fin de que Dios os perdone, porque sois duros, exigentes, inflexibles, y si además tenéis rigor por una ligera ofensa, ¿cómo queréis que Dios olvide, cuando todos los días tenéis gran necesidad de indulgencia?
Allan Kardec (El Evangelio segun los Espiritus)
Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo. Enséñame que perdonar es signo de grandeza y que la venganza es señal de bajeza. Si me quitas el éxito dame fuerzas para aprender del fracaso. Si ofendo a los demás, dame valor para disculparme. Y si los demás me ofenden, dame valor para perdonarlos. Señor, si yo me olvido de ti, ¡nunca te olvides de mí! —MAHATMA GANDHI
Ricky Martin (Me)
- Por ti, iría al infierno mil veces - acercó sus labios a los de él y lo besó.
Lisa Suñé (No me olvides (Generación,#1))
- En ese momento una hostia no era suficiente, así que mejor así, ¿no crees? - cogió su enorme mano y la apretó -. Es pasado. Yo prefiero olvidar las cosas malas y vivir las pocas cosas buenas que nos da la vida.
Lisa Suñé (No me olvides (Generación,#1))