Agradecimiento Quotes

We've searched our database for all the quotes and captions related to Agradecimiento. Here they are! All 100 of them:

Y no me invade la pena, sino el agradecimiento, porque al menos tuve la oportunidad de pasar nueve años junto a él. Hay personas que nunca encuentran al amor de su vida, otras que tropiezan con una pared porque no es correspondido, algunas que lo pierden antes de poder empezar. Pero yo lo tuve. Lo tuve, lo sentí, lo cuidé. Y ahora se ha ido, pero en el fondo siempre seguirá conmigo.
Alice Kellen (Las alas de Sophie)
mucha diferencia hay de las obras que se hacen por amor a las que se hacen por agradecimiento.
Miguel de Cervantes Saavedra (Don Quijote de la Mancha: Edición de Francisco Rico)
Lo peor de todo era que Karris realmente se sentía agradecida. Un poco. Hijo de perra.
Brent Weeks (The Black Prism (Lightbringer, #1))
No quedó tiempo para recordar, ni para volver a descubrirse el uno en los ojos del otro y perderse en una inmensa mirada de amor y agradecimiento.
Nieves García Bautista (El amor huele a café)
La oración en medio de los buenos tiempos expresa agradecimiento a nuestro Creador.
Coalición por el evangelio (Textos fuera de contexto)
El agradecimiento es uno de los mayores promotores de lealtad que existen en el mundo
Santiago Posteguillo (Y Julia retó a los dioses: Cuando el enemigo es tu propio hijo..., ¿existe la victoria? (Autores Españoles e Iberoamericanos) (Spanish Edition))
— Mira, Sancho —dijo don Quijote—, mucha diferencia hay de las obras que se hacen por amor a las que se hacen por agradecimiento.
Miguel de Cervantes Saavedra (Don Quijote)
-Señor, yo sólo he cumplido con mi deber y, ade­más, no he de callar que los pasajeros tienen más dere­cho que yo a recibir su agradecimiento.
Jules Verne (El rayo verde)
Si eres el dueño de un negocio, el valor de tu negocio aumentará o disminuirá según tu gratitud. Cuanto más agradecimiento sientas por tu negocio, por tus clientes, y por tus empleados, más crecerá y aumentará tu negocio. Cuando los empresarios dejan de estar agradecidos y sustituyen la gratitud por la preocupación, su negocio experimenta un descenso en espiral. Si
Rhonda Byrne (La magia (Crecimiento personal) (Spanish Edition))
¿Os habéis preguntado alguna vez cuántas veces en la vida habéis dado realmente las gracias? Unas gracias sinceras. La expresión de vuestra gratitud, de vuestro agradecimiento, de vuestra deuda.
Delphine de Vigan (Las gratitudes)
—Betsie, no hay ningún modo de que ni siquiera el mismo Dios pueda hacerme sentir agradecimiento por una pulga. —«Dad gracias por todo» –citó–. No dice «en circunstancias agradables». Y las pulgas forman parte de este lugar donde Dios nos ha puesto.
Corrie ten Boom (El refugio secreto (Astor))
Uno mira hacia atrás con agradecimiento a los maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos humanos. El plan de estudios es tanto la materia prima necesaria, pero el calor es el elemento vital de la planta en crecimiento y para el alma del niño
C.G. Jung
porque, por la mayor parte, los que reciben son inferiores a los que dan; y así, es Dios sobre todos, porque es dador sobre todos y no pueden corresponder las dádivas del hombre a las de Dios con igualdad, por infinita distancia; y esta estrecheza y cortedad, en cierto modo, la suple el agradecimiento.
Miguel de Cervantes Saavedra (Don Quijote)
Cuando estoy contigo y estamos bien juntos no deseo nada más. Consigues que me guste quién soy y en lo que me convierto cuando estás conmigo, Oliver. Si existe la verdad en el mundo, esta miente cuando estoy contigo, y si algún día encuentro el coraje para decirte mi verdad, recuérdame que encienda una vela de agradecimiento en todos los altares de Roma.
André Aciman (Llámame por tu nombre)
El maestro sonrió cómplicemente y le respondió: «Lo único que ha cambiado es mi actitud frente a ella. Antes de la iluminación sufría mucho y me pasaba el día perturbado porque luchaba contra la depresión. En cambio, después de la iluminación comprehendo la naturaleza de la depresión, la acepto y dejo que siga su curso. Ya no me importa si se va a ir o cuándo se va a ir. Y desde entonces siento paz y agradecimiento».
Borja Vilaseca (Las casualidades no existen: Espiritualidad para escépticos)
Lo que voy a deciros se os antojará extraño a vosotros, señores socialistas, progresistas, humanitaristas, y es que yo no me ocupo nunca de mi prójimo, no procuro nunca proteger a la sociedad que no me protege, y diré aún más, que no se ocupa generalmente de mí, sino para perjudicarme, y retirándoles mi estimación y guardando la neutralidad frente a ellos, es aún la sociedad y mi prójimo quienes me deben agradecimiento.
Alexandre Dumas (The Count of Monte Cristo)
De mí sé decir que después que soy caballero andante soy valiente, comedido, liberal, biencriado, generoso, cortés, atrevido, blando, paciente, sufridor de trabajos, de prisiones, de encantos; y aunque ha tan poco que me vi encerrado en una jaula como loco, pienso, por el valor de mi brazo, favoreciéndome el cielo y no me siendo contraria la fortuna, en pocos días verme rey de algún reino, adonde pueda mostrar el agradecimiento y la liberalidad que mi pecho encierra.
Miguel de Cervantes Saavedra (Don Quixote)
Por esta floristería pasan hombres y mujeres que necesitan comunicar una emoción o enviar un mensaje para el que no encuentran las palabras: respeto, agradecimiento, admiración, desamor, pérdida, amor, celebración... Unos compran flores para un nacimiento y otros por una muerte. Unos las encargan para restar sobriedad a sus despachos, otros para dar vida a sus casas. Algunos las prefieren vivas, aún prendidas de la tierra, otros muertas o disecadas. En unos casos las prefieren a punto de abrirse para que duren más, a otros en cambio les gustan perecederas como las margaritas que empiezan a deshojarse. De una en una o de cien en cien... a veces las enviamos al camerino del teatro español, otras forman coronas en la iglesia de San Sebastián, las compras madres a sus madres, infieles a sus mujeres, amantes a sus amantes, el Palace para su retretes, las ancianas para sus balcones... Yo tengo la teoría de que a cada persona le corresponde una flor. Y a cada etapa de su vida, también. Hay mujeres que compran flores y otras que no. Eso es todo
Vanessa Montfort (Mujeres que compran flores)
Si fuera madre, no daría por hecho ni un sólo momento de la vida de mi hijo. Estaría agradecida por cada segundo que se quejaran, lloraran, se enfermaran o me respondieran. Apreciaría cada segundo que estuvieran en casa durante el verano y los extrañaría cada segundo que estuvieran en la escuela.
Colleen Hoover (All Your Perfects)
«Pues bien – dije –, si Dios no me va a abandonar, ¿qué puede ocurrirme o qué importancia puede tener el que todo el mundo me haya abandonado, cuando pienso que la pérdida sería mucho mayor si tuviese el mundo entero a mi disposición y perdiese el favor y la bendición de Dios?». Desde ese momento, comencé a convencerme de que, posiblemente, era más feliz en esta situación de soledad y abandono que en cualquier otro estado en el mundo. Con estos pensamientos le di gracias a Dios por haberme traído a este lugar. No se qué ocurrió, pero algo me turbó y me impidió pronunciar las palabras de agradecimiento. «¿Cómo puedes ser tan hipócrita – me dije en voz alta – y fingirte agradecido por una situación de la cual, a pesar por tus esfuerzos por resignarte a ella, deseas liberarte con todas las fuerzas de tu corazón?».
Daniel Defoe (Robinson Crusoe)
el que haya gustado aquellos días infernales, ese ha de estar muy contento con estos días normales y mediocres como el de hoy; lleno de agradecimiento se sentará junto a la amable chimenea y con agradecimiento comprobará, al leer el periódico de la mañana, que no se ha declarado ninguna nueva guerra ni se ha erigido en ninguna parte ninguna nueva dictadura, ni se ha descubierto en política ni en el mundo de los negocios ningún chanchullo de importancia especial; con agradecimiento habrá de templar las cuerdas de su lira enmohecida para entonar un salmo de gratitud mesurado, regularmente alegre y casi placentero, con el que aburrir a su callado y tranquilo dios contentadizo y mediocre, como anestesiado con un poco de bromuro; y en el ambiente de tibia pesadez de este aburrimiento medio satisfecho, de esta carencia de dolor tan de agradecer, se parecen los dos como hermanos gemelos, el monótono y adormilado dios de la mediocridad y el hombre mediocre algo encanecido que entona el salmo amortiguado.
Hermann Hesse (El Lobo Estepario)
¿Qué me motivaba? Creo que la mayoría de las personas creativas quieren expresar su agradecimiento por ser capaces de aprovechar el trabajo que otros han llevado a cabo antes que ellos. Yo no inventé el lenguaje ni las matemáticas que utilizo. Produzco solo una pequeña parte de mis alimentos, y ninguna de mis prendas de ropa está hecha por mí. Todo lo que hago depende de otros miembros de nuestra especie y de los hombros a los que nos subimos. Y muchos de nosotros queremos contribuir con algo para devolverle el favor a nuestra especie y para añadir algo nuevo al flujo de la humanidad. Es algo que tiene que ver con el intento de expresar una idea de la única forma en que muchos sabemos, porque no podemos escribir canciones como Bob Dylan u obras como Tom Stoppard. Tratamos de utilizar el talento que sí tenemos para expresar nuestros sentimientos más profundos, para mostrar nuestro aprecio por todas las aportaciones que vinieron antes que nosotros y para añadir algo a toda esa corriente. Eso es lo que me ha motivado. C
Walter Isaacson (Steve Jobs La biografía)
No tienes razón -replicó el demonio-; lejos de amenazar, me limito a razonar contigo. Soy malvado porque soy desgraciado. ¿No me odia y me rehúye la humanidad? Tú, mi creador, me despedazarías y te alegrarías, tenlo presente; así que dime, ¿Por qué tengo yo que compadecerme del hombre más de lo que se compadece él de mí? Si pudieses arrojarme a uno de esos precipicios de hielo y destruir mi cuerpo, obra de tus propias manos, no lo llamarías homicidio. ¿Y debo respetar yo al hombre, cuando él me condena? Que intercambie sus amabilidades conmigo, y en vez de daño derramaré sobre él todos los beneficios con lágrimas de agradecimiento por su aceptación. Pero no; los sentimientos humanos son barreras insalvables para nuestra unión. Sin embargo, no obtendrás de mí una sumisión de abyecta esclavitud. Vengaré mis ofensas; si no puedo inspirar afecto, inspiraré terror; y a ti, mi mayor enemigo, por ser mi creador, te juro un odio inextinguible. Ten cuidado; buscaré tu destrucción, y no descansaré hasta desolar tu corazón, a fin de que maldigas la hora de tu nacimiento.
Mary Wollstonecraft Shelley (Frankenstein: The Modern Prometheus)
— Mira, Sancho —dijo don Quijote—, mucha diferencia hay de las obras que se hacen por amor a las que se hacen por agradecimiento. Bien puede ser que un caballero sea desamorado, pero no puede ser, hablando en todo rigor, que sea desagradecido. Quísome bien, al parecer, Altisidora; diome los tres tocadores que sabes, lloró en mi partida, maldíjome, vituperóme, quejóse, a despecho de la vergüenza, públicamente: señales todas de que me adoraba, que las iras de los amantes suelen parar en maldiciones. Yo no tuve esperanzas que darle, ni tesoros que ofrecerle, porque las mías las tengo entregadas a Dulcinea, y los tesoros de los caballeros andantes son, como los de los duendes, aparentes y falsos, y sólo puedo darle estos acuerdos que della tengo, sin perjuicio, pero, de los que tengo de Dulcinea, a quien tú agravias con la remisión que tienes en azotarte y en castigar esas carnes, que vea yo comidas de lobos, que quieren guardarse antes para los gusanos que para el remedio de aquella pobre señora. — Señor —respondió Sancho—, si va a decir la verdad, yo no me puedo persuadir que los azotes de mis posaderas tengan que ver con los desencantos de los encantados, que es como si dijésemos: "Si os duele la cabeza, untaos las rodillas". A lo menos, yo osaré jurar que en cuantas historias vuesa merced ha leído que tratan de la andante caballería no ha visto algún desencantado por azotes; pero, por sí o por no, yo me los daré, cuando tenga gana y el tiempo me dé comodidad para castigarme. — Dios lo haga —respondió don Quijote—, y los cielos te den gracia para que caigas en la cuenta y en la obligación que te corre de ayudar a mi señora, que lo es tuya, pues tú eres mío.
Miguel de Cervantes Saavedra (Don Quijote de la Mancha (Spanish Edition))
Este distinguido Hotel es muy antiguo. Ya en la época del rey Clodoveo se podía morir en algunos lechos. Ahora se muere en quinientas cincuenta y nueve camas. En serie, naturalmente. Es evidente que, a causa de una producción tan intensa, cada muerte individual no queda tan bien acabada, pero esto importa poco. El número es lo que cuenta. ¿Quién concede todavía importancia a una muerte bien acabada? Nadie. Hasta los ricos, que podrían sin embargo permitirse ese lujo, comienzan a hacerse descuidados e indiferentes; el deseo de tener una muerte propia es cada vez más raro. Dentro de poco será tan raro como una vida personal. Dios mío, es que está todo hecho. Se llega, se encuentra una existencia ya preparada; no hay más que revestirse con ella. Si se quiere partir, o si se está obligado a marcharse: sobre todo ¡nada de esfuerzos! "Voilà votre mort, monsieur." Se muere según viene la cosa, se muere de la muerte que forma parte de la enfermedad que se sufre. (Pues desde que se conocen todas las enfermedades se sabe perfectamente que las diferentes salidas mortales dependen de las enfermedades, y no de los hombres: y el enfermo, por decirlo así, no tiene nada que hacer.) En los sanatorios, donde se muere tan a gusto y con tanto agradecimiento hacia los médicos y las enfermeras, se muere habitualmente de una de las muertes asignadas al establecimiento; está muy bien visto. Cuando se muere en casa, es natural que se escoja esa muerte cortés de la buena sociedad, con la que en cierto modo se inaugura ya un entierro de primera clase y toda la serie de sus admirables tradiciones. Entonces, los pobres se paran delante de estas casas y se sacian con estos espectáculos. Su muerte propia es, naturalmente, trivial, sin todos los requisitos. Se sienten dichosos encontrando una que más o menos les viene bien. Puede ser quizá demasiado ancha: siempre se crece todavía un poco. Solamente resulta molesto cuando no cierra sobre el pecho o ahoga.
Rainer Maria Rilke
Una vez que se ha dado ese primer paso hacia abajo, el siguiente llega a ser más fácil. El segundo paso es la ingratitud, es decir, no ser agradecidos con Dios. Pablo está señalando en específico el espíritu que tenía esa gente hacia Dios. La ingratitud fue lo que enfureció al Señor contra los israelitas mientras los conducía a la tierra prometida. Ellos estaban descontentos con lo que Dios les había dado. Murmuraban contra el Señor. Aun después de que los había rescatado de forma milagrosa de las manos de sus crueles opresores, ellos todavía tenían la audacia de quejarse. Su falta de agradecimiento casi llevó a Dios al punto de aniquilarlos. Es esta actitud la que se introduce con mucha sutileza una vez que la persona retira los ojos de Dios. Si la sola presencia maravillosa de Dios no captura su devoción, ¿cómo van a sentirse satisfechos con algo más? Esta clase de descontento conduce a la gente a buscar otras formas de satisfacer sus necesidades. Es un estado peligroso, porque si las disposiciones maravillosas de Dios no son suficientes para retener la atención de una persona, ¿qué tomará su lugar? La vida de Guillermo es un ejemplo perfecto de lo que le pasa a la persona que vive en el descontento. Educado en un hogar cristiano y mimado de muchas maneras, él no le dio ninguna importancia a su senda cristiana. Amaba a Dios, o al menos pensaba que lo amaba, y quería servirle. No obstante, cometió el error de no valorar su salvación por ser algo a lo que no le daba importancia ya que siempre la había tenido. Al transcurrir los años, Guillermo empezó a desarrollar una fascinación con la idea de tener una relación homosexual. Al principio alejaba con rapidez esos pensamientos de su mente. Pero poco a poco este deseo comenzó a establecerse en el corazón de Guillermo, y al final abandonó a su esposa por otro hombre. Estaba convencido de que solo esa fantasía satisfaría en verdad sus necesidades. Guillermo nunca cultivó una actitud de agradecimiento a Dios, y de ese modo lo sedujo con facilidad el pecado que él creía que le ofrecía verdadera satisfacción. Después de varios meses en el pecado y gracias al ayuno y la oración de su dedicada esposa, Guillermo al fin se dio cuenta de que había sido engañado por una mentira. Percibió el vacío del estilo de vida gay y regresó a casa.
Anonymous (En el altar de la idolatría sexual (Spanish Edition))
con agradecimiento habrá de templar las cuerdas de su lira enmohecida para entonar un salmo de gratitud mesurado, regularmente alegre y casi placentero, con el que aburrir a su callado y tranquilo dios contentadizo y mediocre, como anestesiado con un poco de bromuro; y en el ambiente de tibia pesadez de este aburrimiento medio satisfecho, de esta carencia de dolor tan de agradecer, se parecen los dos como hermanos gemelos, el monótono y adormilado dios de la mediocridad y el hombre mediocre algo encanecido que entona el salmo amortiguado.
Anonymous
El experto pintor de paisajes murales Arthur Rimbaud les ha dejado - a modo de agradecimiento - una delicada marina de varios metros cuadrados en una pared del desván. Su técnica favorita: mierda de poeta al grosso impasto
Alexánder Obando (Teoría del caos)
No se amaba a sí mismo y tal vez por eso pensaba que no merecía el amor de los demás. La menor demostración de solicitud o agradecimiento hacia él, lo avergonzaba y lo hacía sufrir.
Anonymous
Muchos Soles atrás donde el cielo se encuentra con el cielo la lluvia más hermosa caída comenzó su viaje de noche. Brillando como un diamante al entrar en la luz del sol y aterrizar justo después del arco iris Yo veo en mis sueños...   Me acerqué ... fui perdonado por mis pecados y nos encontramos con el jardín más hermoso cuyas flores estaban cantando y los árboles, sonriendo...   Luego me llevó por un camino de lirios por la brisa más suave que se hacía llamar Amor sin decir una palabra...   y más allá de las rosas color celeste, jamás antes vistas en la parte inferior del arco iris estaba el ángel más hermoso cuidando a un abejorro curando su ala…   Lloré no de tristeza, sino de felicidad y cuando sentí una lágrima llegar a mi mejilla empezó a llover, el ángel se fue pero mantuvo su voz baja...   Me guió hasta un arco hecho de fragante vid en donde se sentó con una sonrisa suspendida en el tiempo ...   Capturado por su belleza Me senté a su lado Tomó mi mano, me besó suavemente Y probé la miel en sus labios que la abeja le había dado como un regalo de agradecimiento.   Le pregunté su nombre, ella se limitó a sonreír por última vez   Entonces me desperté y en el momento entre el sueño y la conciencia, la escuché responder aún con más dulzura… ‘’Mi nombre es Yaneira…’’   Te amo, mi Ángel.
Akachi Sun (POEMAS DE AMOR: Cómo escribir poemas de amor que harán llorar a tu ser amado (Spanish Edition))
La «queja» por no conseguir lo que quieres, la «avaricia» de retener lo que posees, así como la «codicia» de desear siempre más, son un déficit de «agradecimiento».
Clay Newman (El prozac de Séneca: Claves para afrontar problemas existenciales con sabiduría (Spanish Edition))
descubrirse el uno en los ojos del otro y perderse en una inmensa mirada de amor y agradecimiento.
Nieves García Bautista (El amor huele a café)
Tu estado de salud actual te indica el agradecimiento que has sentido hasta ahora. Cada día te has de sentir increíblemente bien. Si te sientes pesado y la vida te supone un verdadero esfuerzo, o si no te sientes más joven de la edad que tienes, es porque tu salud ha disminuido. Una de las principales causas de esta pérdida de vitalidad es la falta de gratitud.
Rhonda Byrne (La magia (Crecimiento personal) (Spanish Edition))
Pero lo cierto es que la mitología antifranquista es una de las ridiculeces que con Zapatero como sumo sacerdote se ha convertido en plaga y negocio a un tiempo. Aquí son ya antifranquistas no sólo lo que nacieron después de la muerte de Franco, sino también, y sobre todo, los que durante el franquismo supieron esconder tan hábilmente su militancia contra el régimen que fueron condecorados por éste en agradecimiento a los servicios prestados. Al parecer eran legión los antifranquistas tan clandestinos que apenas ellos mismos conocían su condición.
Hermann Tertsch (Libelo contra la secta (Actualidad (esfera)) (Spanish Edition))
La oración y el agradecimiento son dos pilares sobre los que se construye una vida espiritual íntegra. ¿Quieres prepararte para las fiestas que vienen? Dedica tiempo a rezar, tiempo de calidad; y no dejes de dar gracias a Dios por el inmenso don de la entrega de sí mismo en Belén. Gracias, gracias, gracias, Jesús… que nunca me canse de darte gracias, que nunca me acostumbre a verte tan cercano.
Fulgencio Espa (Adviento-Navidad 2015, con Él (Spanish Edition))
La oración es un impulso del corazón, una simple mirada hacia el cielo, un grito de agradecimiento y amor en medio de la prueba o en medio del gozo. En fin, es algo [25vº] grande, sobrenatural que me dilata el alma y me une a Jesús.
Thérèse of Lisieux (Story of a Soul: The Autobiography of St. Thérèse of Lisieux)
Lo que me había pasado con el ciego. Su ejemplo había hecho aumentar en mí la devoción y el amor al Señor. La oración interior del corazón me hacía sentir tan feliz, que no podía pensar en una felicidad mayor sobre la tierra. Y no se trataba únicamente de una realidad interior; el mismo mundo exterior tenía para mí algo diverso; todo lo miraba con una luz especial. ¡Todo me llevaba a alabar más al Señor, y a darle gracias! Los hombres, las plantas, los animales... todo me parecía tener una presencia del Señor, que yo antes no descubría. Ahora todo se me hacía más familiar. A veces, parecía como si el cuerpo perdiese su peso natural y yo me sintiese liviano y ágil, sin notar la pesadez del cuerpo. Otras veces entraba de tal manera en mi interior, que admiraba la disposición del cuerpo, de todos sus miembros, de su hermosura... Y daba por ello gracias a Dios. A veces sentía una gran alegría, como si me hubieran nombrado zar... A veces, deseaba experimentar pronto la muerte, para poder testimoniarle mi agradecimiento en el mundo de los espíritus puros.
Anonymous (The Way of a Pilgrim)
Después de unas tres semanas comencé a sentir un dolor en el corazón, pero acompañado de un gran gozo y una feliz sensación de serenidad. Esto me dio más fuerza para intensificar la oración; dominaba mis pensamientos, sentía un gran gozo y parecía como si mi cuerpo estuviera libre de la ley de la gravedad. Me veía arrebatado y transformado, invadido por el entusiasmo. Sentía un amor ardiente por la persona de Jesús y por toda la creación. A veces las lágrimas se derramaban por mis mejillas, sin yo quererlo, eran un instrumento de agradecimiento a Dios, que había tenido realmente misericordia de mí, miserable pecador. A veces se iluminaba mi pobre entendimiento, y comprendía lo que en otros momentos me había parecido sumamente oscuro. Otras veces mi corazón se hacía eco de un sentido particular de presencia. Con sólo pronunciar el nombre de Jesús me sentía feliz. Entonces comprendí lo que significan las palabras del Evangelio: «El reino de Dios está en medio de vosotros» (Lc 17,21)
Anonymous (The Way of a Pilgrim)
El principio básico es que una nueva generación les debe cierto agradecimiento a todos los miembros de la generación anterior. Nuestros mayores sembraron los campos y combatieron en guerras; hicieron avanzar las artes y las ciencias y, en general, se sacrificaron por nosotros. Así pues, con sus esfuerzos, por humildes que fueran, se han ganado un poco de nuestra gratitud y nuestro respeto.
Amor Towles (Un caballero en Moscú (Spanish Edition))
Cuando recibió la carta no supo què decir, pero tampoco tenía a quien decírselo. Pensó que haría como una madre: entraría en el mundo, se presentaría entre las mujeres y reclamaría un reflejo de agradecimiento a cambio de la gratitud que demostraría al criar una persona. Se propondría hacer del niño un hombre amable. Lo vería crecer y fromar una familia del futuro. Le legaría su parte de la salina , con las partes de su hermano y su madre, y le daría una familia del pasado
Carolina Sanin Paz
¡Hay que ser imbécil, moralmente imbécil, para suponer que es mejor vivir rodeado de pánico y crueldad que entre amor y agradecimiento!
Fernando Savater (Ética para Amador)
Algunos dan un poco de lo mucho que tienen, y lo dan buscando el agradecimiento: ese deseo oculto convierte sus dádivas en algo sin valor.
Kahlil Gibran (El profeta)
Jesús no es una declaración de agradecimiento en un discurso de premiación. Él no es un amuleto de buena suerte. Él no es una joya. Como se ha dicho a menudo, o Jesús es el Señor de todo o no es Señor en absoluto.
Rich Wilkerson Jr. (Amigo de pecadores: ¿Por qué a Jesus le importa más la relación que la perfección?)
Esto es lo que hace el fanatismo. Te pone cursi, te emociona. Lo vivo con enorme deleite y agradecimiento. Y recordémoslo: todo esto sucede gracias a una sola cosa. La música. A eso tan indescriptiblemente hermoso que es la música. Un viaje astral.
Ruben Machado (Vida alternativa en colores: Historia de un melómano (Spanish Edition))
hay una explicación para el que los padres miren a sus hijos como los miran cuando éstos ya están dormidos y con la luz apagada. Y es que un niño despierto e iluminado difícilmente podría soportar la intensidad de esa mirada tan posesiva como liberadora: su amor sin límites, su infinito agradecimiento, el terror por todo lo que puede llegar a pasarles a los pequeños grandes y, por lo tanto, a los grandes pequeños. Padres e hijos son lo mismo. Unidos hasta que la muerte los separa y proyectándose desde el pasado hacia la eternidad más allá de vientos y de desiertos que no dejan de estirarse como quien se despereza. Gritándose de un lado a otro de un abismo finalmente insalvable, pero igual, siempre y para siempre, planificando puentes en cuyos extremos, unidos pero enfrentados, , aunque se desee que el otro estuviera aquí, sin esperar, ambos emprenden una y otra vez, todas las veces que puedan y se pueda, el cruce sobre le más pleno de los vacíos
Rodrigo Fresán (The Invented Part (Trilogía las partes #1))
«Las manos femeninas hacen milagros en silencio —pensó—, él probablemente habría roto toda la vajilla, en realidad ni siquiera habría sido capaz de llevársela». Contempló a la señora Grubach con cierto agradecimiento.
Franz Kafka (El proceso)
- Trabaja duro - Sé positivo - No dejes de aprender - Muestra agradecimiento - Sé amable - Olvida el rencor - Céntrate en la felicidad
Ignacio Novo
Cuando empiezas el día con agradecimiento, estás abierto a las oportunidades, no a los obstáculos
Jay Shetty (Think Like a Monk: Train Your Mind for Peace and Purpose Every Day)
El agradecimiento es la madre de todas las cualidades. Del mismo modo que una madre da a luz, el agradecimiento genera las demás cualidades, como compasión, resiliencia, confianza, pasión, etc., atributos positivos que nos ayudan a hallar sentido y a sintonizar con los demás
Jay Shetty (Think Like a Monk: Train Your Mind for Peace and Purpose Every Day)
La primicia de los portugueses en el vínculo nipón con Europa se refleja en la manera en que fueron distorsionando su agradecimiento, obrigado, hasta dar con la versión japonesa: arigato[529].
Joaquín Barañao (Historia Universal Freak: Un relato desde el Big Bang hasta el presente, a través de 1300 curiosidades (Spanish Edition))
La buena noticia es que también funciona de la manera opuesta. Es decir, cada vez que te ríes, que tienes un pensamiento positivo, que abrazas a un ser querido, haces oración o meditación, tu cuerpo empieza a segregar endorfinas, dopamina, serotonina y oxitocina. En otras palabras, generas “una sopa de felicidad” que fortalece todos tus sistemas —incluyendo el Inmunológico— y que te ayuda a sentirte bien. Entonces, los pensamientos, ni son abstractos, ni son inofensivos. Cuidar y mantener pensamientos de serenidad, agradecimientos, soluciones y metas contribuye a tener una química en tu cuerpo que fortalece tu salud y tu bienestar.
Margarita Pasos (Yo Pude ¡Tú Puedes!: Cómo tomar el control de tu bienestar emocional y convertirte en una persona imparable)
Los hombres que vivieron antes que yo han hecho tanto por mí que quiero mostrar mi agradecimiento haciendo algo por los que vendrán después. Me parece que esa es la única manera que cada persona tiene de cumplir con sus obligaciones hacia la raza humana
L.M. Montgomery (Ana, la de Avonlea (Ana, la de Tejas Verdes, #2))
Pero no hay quien se atreva a perturbar la muda y al parecer honda abstracción del maestro taciturno. Se le ve, por momentos, dejar caer sus párpados sobre la incierta mirada; y cuando, a ratos—engaño melancólico que en otro movería a sonrisa,—percibe un sonido articulado en algún grupo, suele inclinarse a medias en vago ademán de agradecimiento. Por efecto de la costumbre, la última noción consciente, que sobre su adormecimiento queda flotando, es que toda frase ante él pronunciada ha de contener una alabanza; y por eso—detalle entre ridículo y tocante—saluda en torno suyo, a la ventura. Tal se prolonga, como sobreviviéndose a sí misma, esta augusta y precaria vejez, rodeada
Paul Groussac (El viaje intelectual Segunda Serie (Spanish Edition))
que estoy moliendo café adentro de una nube de porro, que el amor ideal y el deseo, tan poderosos como el agradecimiento y la amistad, chocaron entre sí,
Mariano Blatt (Mi juventud unida: edición definitiva)
Lo único que tus padres te debían fue darte la vida, y eso ya lo hicieron. Y todo lo que no sea agradecimiento, no son más que ideas que solo engendrarán rencor. Te dieron la vida; eso es razón suficiente para estar eternamente agradecido.
Sergio Fernández (Libertad financiera: Los cinco pasos para que el dinero deje de ser un problema (Spanish Edition))
Calificar positivamente al otro produce que ese individuo también quiera mencionar algo sobre ti. El “me gusta” indirecto que tú provocaste, regresará a ti de manera directa y como una especie de agradecimiento. Sobre todo, logrará que la otra persona se enfoque plenamente en tus virtudes y competencias, porque quiere retribuirte sin
Noemí Gómez (Entre tiburones y millenials: El gran reto del liderazgo multigeneracional de nuestros días)
—Me llamo Greg... —Te llamas Elton John —dijo Aline, anotándolo. —No —insistió el licántropo—. Me llamo Greg. Greg Anderson. —Elton John —repitió Aline, cogiendo un sello—. Tienes treinta y seis años y eres un limpiachimeneas que vive en Bel Air. —Selló el papel con tinta roja: INSCRITO, y se lo devolvió. El licántropo cogió el papel, confuso. —¿Qué estás haciendo? —Esto significa que la Clave no podrá encontrarte —explicó Tavvy, que estaba bajo la mesa, jugando con un coche de juguete—. Pero que estás inscrito en el Registro. —Técnicamente —dijo Helen, esperando que él aceptara la triquiñuela. Si no lo hacía, tendrían problemas con el resto. Greg miró otra vez el papel. —Es solo mi opinión —dijo—, pero el tipo que viene detrás de mí se parece a Humphrey Bogart. —¡Pues Humphrey será! —exclamó Aline, agitando el sello—. ¿Quieres ser Humphrey Bogart? —le preguntó al siguiente subterráneo, un brujo alto y delgado con cara triste y orejas de caniche. —¿Y quién no? —repuso el brujo. La mayoría de los subterráneos se mostraban inquietos mientras avanzaba la cola, pero cooperativos. Hubo incluso algunas sonrisas y agradecimientos. Parecieron entender que Aline y Helen estaban tratando de socavar el sistema, aunque no el porqué. De pronto Aline señaló a un hada alta y rubia, con un vestido de bambula. —Esa es Taylor Swift.
Cassandra Clare (Queen of Air and Darkness (The Dark Artifices, #3))
El principio básico es que una nueva generación les debe cierto agradecimiento a todos los miembros de la generación anterior. Nuestros mayores sembraron los campos y combatieron en guerras; hicieron avanzar las artes y las ciencias y, en general, se sacrificaron por nosotros. Así pues, con sus esfuerzos, por humildes que fueran, se han ganado un poco de nuestra gratitud y nuestro
Amor Towles (Un caballero en Moscú (Spanish Edition))
Hoy, mi chiquito lindo, te regalo mi fe, mi fe de saber que no has muerto, mi fe de confiar que has emprendido un viaje maravilloso, mi fe de confiar en que estás bien, en que estás mejor que yo. 2. Hoy te regalo esperanza, la esperanza de saber que cuando a mí me toque hacer ese viaje, tú estarás al final del camino para recibirme. 3. Hoy te regalo agradecimiento; agradezco cada día que estoy viva, agradezco por la vida de tus hermanos, agradezco por la vida de tu papi, de la familia, agradezco ¡tu vida! 4.
Úrsula Barboza (Me gané el cielo: La muerte de mi hijo, el inicio de una transformación)
My parents pulled memories from the root and packed them into their suitcase when we immigrated here. Stories told enthusiastically embellished con amor y agradecimiento for growth, healing, conflict, and trauma. Recuerdos I'll retell when I remember how I reached my American dream. El destino final. And how my ancestors know that.
Kelsey Milian Lopez (The Sociology of A Miami Girl)
Si algo provoca en nosotros nuestra comprensión de la soberanía de Dios, debería ser una intensa vida de oración de agradecimiento
R.C. Sproul (¿Puede la oración cambiar las cosas? (Preguntas Cruciales #3))
Eso es amor, hijo de los espinos. Agradecemos los golpes más crueles, y cuando nos hacen sangrar, susurramos nuestro agradecimiento.
Cassandra Clare (Lord of Shadows (The Dark Artifices, #2))
—Ven, chico. La joven no está interesada. Mientras Digger lo alejaba de allí, Tater le lanzó por encima del hombro una mirada de adolescente enamorado. Daisy no sabía si sentir temor o agradecimiento por gustarle al menos a alguien de ese horrible circo.
Susan Elizabeth Phillips (Kiss an Angel)
- Recuerda siempre... todo lo que hiciste por mí. -No hice nada por ti. - Me amaste y tu amor me hizo... humana.
Isaac Asimov
He luchado por conseguir cosas para quienes no me han permitido disfrutarlas con ellos; he abogado por personas que me han pagado con mal; he enaltecido a quienes me menosprecian; he dado la mano sin que me agradezcan; pero ninguna de esas cosas ha hecho que me sienta rezagada, sino una mejor persona, y más consciente del verdadero significado de la palabra: "vida
Jasmina Alexander
Aprendí a no esperar reconocimiento por los logros, ni agradecimiento por mi ayuda; simplemente disfruto lo que hago, por qué lo hago, y por quién lo hago; lo demás, adquiere menos relevancia a medida que envejezco.
Jasmina Alexander
Aprendí a no esperar reconocimiento por los logros, ni agradecimiento por mi ayuda; simplemente disfruto lo que hago, por qué lo hago, y por quién lo hago; lo demás, adquiere menos relevancia a medida que envejezca.
Jasmina Alexander
No te permitas acercarte a Dios solo en momentos de desesperación o peligro. Si tienes una relación de amor y agradecimiento con Él, siempre te sentirás protegida y lista para empezar el día con tranquilidad.
Catalina Echeverría (Libertad Emocional Ahora | 9 Técnicas Comprobadas para Recobrar tu Libertad Emocional: Novela de superación que te guiará en el proceso de lograr la independencia ... (Sin Ataduras nº 2) (Spanish Edition))
Finalmente, todo el mundo lucha con uñas y dientes por diferenciarse de su crianza. Todo el mundo, por exceso o por defecto, es víctima de la profunda contradicción filial: el agradecimiento y el resentimiento de las decisiones ajenas sobre el cuerpo propio, sobre la propia humanidad.
María del Mar Ramón (La manada)
empecé a practicar el agradecimiento retomando la conciencia que había empezado a sentir a los nueve años y sintiendo gratitud por lo que ya era mío: mi vida y mi salud, mi comodidad y mi seguridad, y la certeza de que no me faltarían comida, techo ni amor. Todo ello era un regalo.
Jay Shetty (Piensa como un monje: Entrena tu mente para la paz interior y consigue una vida plena (Spanish Edition))
—Ay, Liza, no tenía ni idea de que este sitio estaba aquí. ¡Mira! Eso es una orquídea, aquellas son flores de Bach, esa es una bromelia… Se parece a un sitio al que íbamos en California, ¡qué bonito! ¡Ojalá hubiera más flores en Nueva York! ¡Más cosas verdes! En cuanto me acordé de eso al día siguiente, en medio de la rampa en espiral que recorre el centro del Guggenheim, supe lo que iba a hacer: iba a comprarle una planta a Annie y llevársela a su piso como regalo de agradecimiento. No sabía a santo de qué venía el agradecimiento, pero tampoco me preocupó mucho mientras me apresuraba a salir para buscar una floristería.
Nancy Garden (Annie on My Mind)
lo hizo, no habría esperanza para los pecadores. Cuando tomamos la Cena del Señor, debemos expresar nuestro agradecimiento, nuestra gratitud.
Richard C. Barcellos (La Cena del Señor como medio de gracia: Más que un recordatorio (Spanish Edition))
El principio básico es que una nueva generación les debe cierto agradecimiento a todos los miembros de la generación anterior.
Amor Towles (Un caballero en Moscú (Spanish Edition))
Una buena forma de salir del yo y sus vanidades es el agradecimiento: tomar y alegrarse cada día de lo que trae la vida. La gratitud, la conjugación del verbo agradecer, es un fertilizador y una escalera que nos acerca más y más al bienestar y a una vida real y gozosa. Esta gratitud tiene que ver con la conformidad, que no significa resignación ni conformismo burdo, sino aceptación trabajada de lo que es. O, si se quiere, de lo que ya ha sido y ya no puede ser cambiado. Así, las personas más felices son las más agradecidas, y las más agradecidas son las más capaces de tomar lo que la vida les da a cada momento y agradecerlo. Y cuando agradecen, aumenta su tomar, y cuando aumenta su tomar, aumenta su agradecimiento, con lo cual se produce un bucle de gozo, un más y más en alegría.
Joan Garriga (La llave de la buena vida: Saber ganar sin perderse a uno mismo y saber peder ganándose a uno mismo (Imago Mundi) (Spanish Edition))
al quichua le faltaban vocablos “que permitieran expresar ideas abstractas y universales”, como “tiempo, duración, espacio, ser, sustancia, materia, cuerpo, virtud, justicia, libertad, agradecimiento, ingratitud y muchas más,
Osvaldo Hurtado (Las costumbres de los ecuatorianos (Spanish Edition))
No he debido traer al niño. No le conviene este espectáculo. A mí misma, que voy a cumplir treinta años, me perjudica este ambiente enrarecido por la presencia del cadáver. Podríamos salir ahora. Podríamos decir a papá que no nos sentimos bien en un cuarto en el que se han acumulado, durante diecisiete años, los residuos de un hombre desvinculado de todo lo que pueda ser considerado como afecto o agradecimiento. Quizás ha sido mi padre la única persona que ha sentido por él alguna simpatía. Una inexplicable simpatía que ahora le sirve para no pudrirse dentro de estas cuatro paredes.
Gabriel García Márquez (La hojarasca)
El agradecimiento es una flecha que no siempre vuelve al que un día nos cobijó en su corazón. Una flecha hacia el futuro, hacia unos otros necesitados algún día de nosotros, para hacer del mundo un sitio mejor.
María Teresa Andruetto (Extraño oficio (Spanish Edition))
Dedicado a mi Familia, especialmente a mi esposa, mis hijos, mis nietos, mis hermanas y hermanos como constancia que estuve aquí. Mi agradecimiento a los poetas y escritores: Carlos Perezalonso y Alberto Juárez. A los colaboradores: Rafael Sosa, Ricardo Balcaceres y al equipo de Impresos TESORO.
Obed Morazán (Tancredo Altavilla: En el pueblo de los delicados (Spanish Edition))
Fe es movimiento, es acción. Fe es determinar lo que no es como si fuera. Fe es agradecimiento porque uno sabe que todo lo que se ha propuesto alcanzar vendrá a sus manos; por ese motivo, una persona de fe sabe decir: ¡GRACIAS… GRACIAS… GRACIAS!
Tuti Furlan (Vivir a Colores: Disfruta la grandeza de las cosas simples de la vida (Spanish Edition))
Y hacia ese tiempo hubo una monja, sor Martina del Corazón de Jesús, abadesa del monasterio de los Remedios, que se enamoró de Sucre con romanticismo total. El mariscal recibió de la religiosa esta carta: Después de mi agradecimiento, paso a suplicar a S. E. ¿Será posible, señor, que estando mi corazón lleno de júbilo y con la dulzura en el pecho, llegue a tener el acíbar en los labios, para una exigente despedida, sin verme? Y si es así el caso, llenaré con lágrimas los pavimentos de mis coros. El “no” masculino suele ser tan frecuente como el “sí” femenino.
Alfonso Rumazo González (Antonio José de Sucre, Gran Mariscal de Ayacucho (Spanish Edition))
¡Cómo he conseguido conocer a gente así...! Puede que haya momentos en los que no conectemos del todo, pero siempre los hemos superado mediante la comunicación y me siento bendecido por haberles conocido en esta vida.
BTS (Beyond The Story: 10-Year Record of BTS)
—¡Agradecimiento! En política nada se agradece, puesto que nada se da. El favor o el servicio que se hacen son siempre los que a uno le convienen. El político, conscientemente, no obra nunca contra su interés. ¿Qué puede entonces agradecerse?
Martín Luis Guzmán (La Sombra del Caudillo (Spanish Edition))
Ya le he dicho –respondió el padre Arrupe– que no se preocupe. Ya sabe, por mis declaraciones, que me dedico a predicar el Evangelio de Jesús y que he venido a Japón para sufrir por los japoneses. Para un cristiano el sufrimiento no es objeto de vergüenza ni odio. Jesucristo sufrió mucho más que cualquier hombre. Un creyente no tiene miedo de sufrir con y como él. Usted es la persona que más me ha ayudado para eso. No le guardo rencor. Sepa que siento hacia usted agradecimiento como a alguien que me ha hecho bien.
Pedro Miguel Lamet (ARRUPE. Testigo del siglo XX, profeta del XXI (Jesuitas) (Spanish Edition))
«Nada es más práctico que encontrar a Dios; que amarlo de un modo absoluto, y hasta el final. Aquello de lo que estés enamorado, y arrebate tu imaginación, lo afectará todo. Determinará lo que te haga levantar por la mañana y lo que hagas con tus atardeceres; cómo pases los fines de semana, lo que leas y a quien conozcas; lo que te rompa el corazón y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento. Enamórate, permanece enamorado, y eso lo decidirá todo»[
Pedro Miguel Lamet (ARRUPE. Testigo del siglo XX, profeta del XXI (Jesuitas) (Spanish Edition))
Hitler desprecia a los españoles, a los que considera racialmente inferiores; y, por supuesto, pretende que Franco lo secunde a cambio de nada, solo en agradecimiento por la ayuda prestada durante la guerra civil. Franco, por el contrario, se cree un gran estadista y piensa que puede codearse con Hitler en términos casi de igualdad, salvadas las diferencias.
Juan Eslava Galán (La segunda guerra mundial contada para escépticos)
¿Cómo sabemos si estamos preparados para recibir esas luces superiores? Las luces superiores las podemos recibir cuando aceptamos y agradecemos cada minuto de nuestra existencia. La única forma de valorar nuestra existencia es con el agradecimiento constante. Cada vez que agradecemos a Dios y a los demás estamos valorando que eso que estamos agradeciendo nos está enseñando algo específico para nuestra alma.
Mario Sabán (KETER (Spanish Edition))
Husmead en vuestras admiraciones, escrutad a los beneficiarios de vuestro culto y a los que se aprovechan de vuestros abandonos: bajo sus pensamientos más desinteresados descubriréis el amor propio, el aguijón de la gloria, la sed de dominio y de poder. Todos los pensadores son fracasados de la acción que se vengan de su fracaso por medio de conceptos. Nacidos más acá de los actos, los exaltan o los menosprecian, según aspiren al agradecimiento de los hombres o a la otra forma de gloria: su odio; elevan indebidamente sus propias deficiencias, sus propias miserias, al rango de leyes, su futilidad a nivel de principios.
CIORAN E.M.
Que los hombres no se engañen, mientras las mujeres necesitemos protección, ni nosotras mismas sabremos cuándo nos entregamos al sexo por amor, temor o agradecimiento
Sara Sanz del Pozo (Sexo, protección y otros chantajes: Pozos de pasión. Acto 3 (Spanish Edition))
Da las gracias. En cuanto hayas terminado tu plegaria, acuérdate de dar las gracias de antemano a la mente universal por la realidad que se materializará en tu vida. Así envías la señal al campo cuántico de que tu intención ya ha dado fruto. El agradecimiento es el estado supremo del que recibe.
Joe Dispenza (Deja de ser tú: La mente crea la realidad)
Siempre he admirado a los creyentes. Pensaba que estaban dotados de un don especial de percepción ultra sensorial del que yo carecía. Algo así como los videntes. Pero mi hijo me demuestra que creer realidad muy fácil. Cuando estaba en apuros, le echaron una mano los católicos y de pronto apareció la fe. Es posible que haya decidido creer por agradecimiento. Las decisiones de los hombres son muy simples
Milan Kundera (The Unbearable Lightness of Being)
—Seas o no de naturaleza divina, te expreso mi más absoluto agradecimiento.
Marcos Chicot (El asesinato de Platón)
Durante el sueño también se almacenan emociones, ya sean de agradecimiento o de resentimiento y rabia. Por eso es tan importante poder traer a la mente pensamientos alegres o positivos antes de acostarse.
Marian Rojas Estapé (Cómo hacer que te pasen cosas buenas)
Cuándo la persona que amamos nos quiere a medias, con limitaciones y dudas, la sensación que queda es más de agradecimiento que de alegría, como si estuvieran haciendo un favor. *Una buena relación no permite reparos afectivos.* Cuando el sentimiento vale la pena, es tangible, incuestionable y casi axiomático. Y seguido no pasa desapercibido, no requiere de terapias especializadas ni de reflexiones profundas. *Se destaca y se nota.* Cómo decía Teilhard de Chardin: “¿En qué momento llegan los amantes a poseerse a sí mismos plenamente, si no es cuando están perdidos el uno en el otro?” Si hay dudas, el afecto está enfermo. *Sanarlo implica correr el riesgo de que se acabe; dejarlo cómo está es hacer que el virus se propague.*
Walter Riso (AMAR O DEPENDER)
Si resuelves un problema, todo el mundo te aplaudirá, sin importar quien seas, porque has hecho algo por la humanidad. Si has ayudado a resolver un pequeño problema, recibirás admiración, recibirás agradecimiento. Si ayudas a resolver un gran problema, entonces todo el mundo estará a tus pies, porque has hecho algo por el mundo que no se había hecho antes. Entonces, ésa es la parte importante, que si tú haces algo como persona, como compañía, la gente no lo olvidará.
Andrés Oppenheimer (Crear o morir: (Create or Die) (Spanish Edition))
Existe un bello cuento sufí. Un gran emperador iba al pueblo todos los días en su caballo, en la mañana, cuando estaba saliendo el sol. Era un hermoso ejercicio para él y también una manera de constatar cuánto había crecido su ciudad, cuán bella se estaba volviendo su capital. Había soñado con convertirla en el lugar más bello de la Tierra. Pero algo lo dejaba perplejo… detenía su caballo y observaba a un anciano, que debía tener unos ciento veinte años. El anciano siempre estaba trabajando en su jardín, sembrando semillas, regando los árboles, árboles que durarían cientos de años en llegar a la juventud, árboles que vivirían cuatro mil años. El emperador se sentía perplejo, pensaba: «Este hombre ya casi está en la tumba; ¿para quién está sembrando esas semillas? Nunca verá las flores ni los frutos. Es imposible que el hombre llegue a ver los resultados de su labor». Un día no pudo resistir la tentación. Se bajó de su caballo y se dirigió al anciano: —He estado pasando por aquí todos los días y la misma pregunta me surge cada vez. Pero ahora se me ha hecho imposible no interrumpir su trabajo por sólo un momento. Quiero saber: ¿para quién está sembrando esas semillas? Los árboles madurarán cuando usted ya no se encuentre aquí. El anciano miró al emperador y se rio. Dijo: —Si ésa hubiera sido la lógica de mis ancestros, yo no hubiera podido disfrutar las flores y los frutos de este bello jardín. Yo soy jardinero por tradición, mi padre y mi abuelo sembraban semillas y yo he comido los frutos. ¿Y qué de mis hijos? ¿Y qué de los hijos de mis hijos? Si mi padre y mi abuelo hubieran pensado como usted, no existiría este jardín. La gente viene desde muy lejos a ver este lugar porque tengo árboles que tienen miles de años. Simplemente hago lo que puedo por agradecimiento. Y en cuanto a sembrar semillas… ver brotar las hojas verdes al llegar la primavera es un gozo tal que se me olvida completamente cuántos años tengo. Estoy más joven que nunca. He permanecido joven porque he seguido siendo creativo. La muerte se lleva a las personas que se han vuelto inútiles. Tal vez por eso he vivido tanto tiempo y sigo siendo joven. La muerte es compasiva conmigo porque sigo el ritmo de la vida. La existencia me extrañará; la existencia no es capaz de reemplazar a nadie. Tal vez es por eso que sigo vivo. Pero tú eres joven y haces las preguntas de un hombre que se está muriendo. Y la razón es que no eres creativo. La única manera de amar la vida es creando más vida, volviendo la vida más hermosa, más fructífera, más jugosa. No abandones esta Tierra hasta que no la hayas dejado un poquito mejor que de lo que era cuando naciste. Ésa es la única religión que yo conozco. Todas las otras religiones son falsas.
Osho (Háblanos del amor. Reflexiones sobre la poesía de Kahlil Gibran: El Profeta)
¿Alguna vez has besado a alguien y luego sentiste que se aleja incluso mientras lo estás besando? ¿Alguna vez has imaginado el día cuando sus labios ya no son tuyos para besar? ¿Alguna vez has cerrado los ojos y tratado desesperadamente de aferrarte a ese beso, a ese momento en tu mente y en tu corazón para que puedas recordarlo por siempre? Cada beso, no importa que intranscendente, un rápido beso de saludo, un beso de agradecimiento o un beso de “te veo pronto” es tratado como si pudiera ser el último. Es como una cicatriz permanente que tú sabes nunca podrá curarse.
Ali Harris (The First Last Kiss)
Si alguien hiere nuestros sentimientos, deberíamos devolverles una sonrisa de agradecimiento.
Satchidananda (Los Yoga Sutras De Patanjali: Traducci'on Y Comentarios Por Sri Swami Satchidananda)
Will ni una sola vez miraba a cualquier mujer de la manera en que miraba a Tessa, con alegría y agradecimiento, como si fuera un deseo viviente, hecho más allá de toda esperanza.
Cassandra Clare (Tales from the Shadowhunter Academy)
Dios llena mi pensamiento, y esta idea me atormenta. ¿Qué ocurriría si Dios no existiera, si, como afirma Rakitine, fuera sólo un concepto creado por la humanidad? En este caso el hombre sería el rey de la tierra, del universo. Perfectamente. ¿Pero puede ser el hombre virtuoso sin Dios? ¿A quién amará? ¿A quién cantará himnos de agradecimiento? Rakitine se ríe de esto; dice que se puede amar a la humanidad sin Dios. Pero esto es algo que yo no puedo comprender. La vida es fácil para Rakitine. Hoy me ha dicho: 'Lucha por la extensión de los derechos cívicos o por impedir que se eleve el precio de la carne. De este modo demostrarás más amor a la humanidad y le prestarás mejores servicios que con toda la filosofía'.
Fyodor Dostoevsky (Los Hermanos Karamazov (Spanish Edition))
alegría es un don que se acepta con agradecimiento y sin intentar pagarlo, así como no se intenta pagar la luz del sol ni el canto de los pájaros.
Morris L. West (Las sandalias del pescador)